• Artículos

    Menudencias 3: Una no pequeña

    Me comentan que no está clara la diferencia ente pequeñeces y menudencias. Si bien podríamos decir que todas las pequeñeces son menudencias, parece que no todas las menudencias habrían de ser pequeñeces y es cierto, pues hay menudencias que no son pequeñas y que pueden llegar ser de importancia. Ahora les pongo un ejemplo de menudencia no pequeña.

  • Artículos

    Mis años iniciales

    Mantener el orden sin ganarme la animadversión de los coleguillas. Una capacidad ésta que me ha acompañado siempre y está en el origen de mis no muy brillantes éxitos o de mis fracasos relativos con competidores más radicales que yo. Siempre he sido llamado a ocupar posiciones de responsabilidad y cuando trataba de ejercer ésta conseguí enfadar a mis colegas más críticos y radicales.

  • Glen Close en la película «The Wife»»
    Artículos

    Mi Negritud

    Volví a ver la película «The Wife» y esa historia que contiene me confrontó una vez más con la negritud. Glen Close es esa esposa que ha sido la verdadera escritora de las obras de su marido quien sólo las corregía y les daba su nombre. Era una negra que no cobraba. Pero cuando conceden el Premio Nobel a ese marido, y él le agradece en público su apoyo, salta desbocada. Parece ser que porque solo le agradece el apoyo y no su negritud. La única explicación coherente de esa actitud es, para mí, que para ella la negritud, es decir, su incógnito, su invisibilidad, había sido el verdadero precio…

  • Menudencias ¿quieres que nos veamos?
    Artículos

    Menudencias 1: ¿Quieres que nos veamos?

    La serie «Pequeñeces» que he empezado a crear contando historietitas de mi vida infantil y juvenil no me parece adecuada para dejar constancia de ideas raras que me pasan por la cabeza en mi vida diaria actual y que se evaporarán a no ser que deje constancia de ellas. Para este fin voy a comenzar otra serie que titularé «Menudencias». A continuación transcribo la primera.

  • Puente de Deusto, Bilbao
    Artículos

    Pequeñeces 2: El puente levadizo

    En aquella época llamábamos «puente levadizo» a lo que hoy se llama simplemente puente de Deusto. Hoy en día se atraviesa casi sin tener conciencia de que por debajo pasa la ría en su camino hacia el mar; pero hace unos 60 años no podíamos dejar de sentir esa función de la que se desprendía su nombre. Unía las dos márgenes del río. Si bien la denominación de «margen izquierda» hacía y hace referencia al correr de las aguas del río Nervión, y señala a la parte relativamente pobre de esta zona que produjo tanta riqueza industrial, en el cogollo de Bilbao, once kilómetros antes de esa desembocadura, es esa…

  • Artículos

    Pequeñeces 1. El meñique

    mientras mis pretensiones consiguen hacerse realidad, tengo que encontrar una forma de disponer de las ocurrencias que me vienen a la mente. Es posible que estas ocurrencias pueda llegar a formar una obrita en sí misma. Por si acaso esta obrita retoza en sí misma, lo que voy a hacer, y de lejos, es usar el nombre de la novela del Padre Coloma que recuerdo entre los libros de la biblioteca de mis padres: Pequeñeces.

  • Tarde de lluvia
    Artículos

    Una tarde de lluvia en Foixà

    Siempre llega el final de cualquier cosa y no digamos de un viaje o una estancia fuera del domicilio familiar. Pero no siempre llega de una forma como oficial, acompañada de lluvia y una bajada de temperatura tal como ha sido el caso esta vez en Foixà. Si en general este pueblo ampurdanés es silencioso, especialmente alrededor de la Iglesia, un día de esos del final de la primavera no hay nadie por la calle y el sonido de los pájaros se ahoga por los golpecitos sobre los adoquines de las gotas de lluvia.

  • Artículos

    Foixà

    Desde mi primer paseo desde casa hacia el Castillo comienzo a considerar la posibilidad de hacer de Foixà el lugar de mi retiro en el que construir la que es para mí mi obra póstuma. ¿Es Foixá un no-lugar? ¿soy yo en este pueblo del Bajo Empordà realmente un no-alguien,un nadie?

  • Breves

    Iparralde

    Pienso que el último post, el titulado Nobody Nowhere, necesita o merece otro complementario que lo matice. Lo he denominado Iparralde por razones que explicaré a continuación dejando para el final las matizaciones a la idea apuntada en ese post anterior.

  • Hotel Orfila en Madrid
    Breves

    Nobody-Nowhere

    No hace falta acudir a un país extranjero o exótico a fin de desaparecer y sentirse muy bien. A menudo, un lugar inesperado te permite llegar a ser nobody-nowhere.