Desde mi sillón

Un blog de «El Correo de las Indias»

Grupo de Cooperativas de las Indias

Y tras la calma ¿qué? (I)

Suele decirse eso de que tras la tormenta viene la calma, pero los de puerto de mar sabemos que a menudo la calma chicha anuncia una inminente galerna. Menciono esto último porque creo advertir una extraña calma en los ambientes económicos de todo el mundo cuyo origen no parece tener fundamento serio alguno y cuyo desenlace solo puedo esperar que no sea una galerna o, lo que sería igual de peligroso, una nueva tormenta de nieve siberiana como la que acaba de congelar Europa.

La calma es realmente calma chicha. Las primas de riesgo de la deuda de los países del sur de Europa están aparentemente estabilizadas a niveles que ya nos parecen hasta normales mientras que se mantienen los diferenciales relativos entre ellas. Las bolsas han subido una pizca que, aunque no muy grande, tampoco es pequeña y no deja de ser significativa. Los datos económicos de los USA han sido menos negativos de lo esperado y los países asiáticos poderosos, así como algunos de los árabes ricos, parecen como más receptivos a aliviar la carga de deudas tanto soberanas como privadas de esta Europa de nuestros amores. La inundación de liquidez del BCE organizada por Draghi en un momento crucial continúa de momento rindiendo sus frutos y está dando lugar a un cierto respiro del sistema bancario que, aunque todavía no se traduce en un mayor flujo del crédito, está permitiendo la mejora de sus balances y alejando la sombra de una (¿o debiera decir otra?) crisis bancaria europea. Pero a nadie se le puede escapar que nada de esto está basado en ningún análisis riguroso de los datos económicos que siguen como estaban o peor a medida que pasa el tiempo y no vemos verdaderas medidas de reactivación. El único consuelo mínimamente serio es que la canciller alemana parece dejar que en su lenguaje se filtre alguna expresión que parecería remitir a la necesidad de una cierta reactivación.

Para seguir indagando en esta impresión de peligrosa calma chicha reflexionemos sobre el último Ecofin. ¿Qué salió de Bruselas más allá de la esperpéntica paradoja del aterrizaje de los primeros ministros o, en su caso jefes de Estado, en aeropuertos privados, debido al cierre por huelga del aeropuerto internacional?. Esto es una paradoja en un mundo en el que se predica la austeridad y en el que existen los medios suficientes para manejar el orden del día a través de una conference call entre todos ellos. A mi juicio de esa reunión esperpéntica solo salió una certeza aparente y una incierta esperanza más allá de la expresiva ausencia de referencias a las modificaciones de los tratados a fin de conformar un tesoro único lo que parecería establecer un cierto límite a la intrusión de Bruselas en la soberanía nacional. Pero vayamos con la certeza y la esperanza.

La certeza está dada por la seguridad de que va a continuar, con matices pero sin marcha atrás, la consolidación fiscal que se reafirma ante las declaraciones de Bernanke de que los USA necesitan frenar, aunque sea levemente, los déficits presupuestarios. Pero a pesar de este espaldarazo a la austeridad y de la retórica del FMI en la misma dirección, esa certeza no deja de ser un poco fantasmal porque tarde o temprano se impondrá la buena teoría a la mala tal como veremos ahora. La esperanza es que los estados de la UE se pongan de acuerdo en adoptar medidas reactivadoras, en experimentar con nuevas formas de facilitar el empleo, en el establecimiento de planes de infraestructuras realmente importantes para mejorar el transporte interno de la Unión y en acudir juntos a la emisión de deuda en forma mutualizada, es decir solidaria, como sería el caso de los famosos eurobonos, medidas todas ellas sin duda factibles ahora que la inflación no parece un peligro excepto quizá para la sensibilidad alemana. Esta esperanza es, sin embargo, incierta tal como muestran los anuncios que, sobre estas materias se han realizado en el Ecofin. Pero en este punto la influencia de los EE.UU. se muestra importante. Obama necesita para renovar su mandato hacer caso a Bernanke y de paso a las posibles huidas de sus votantes hacia Romney pero también generar cifras que den confianza en la recuperación de su país. Y también necesita para conseguir lo anterior que a Europa le vaya bien. De ahí que la esperanza sea que la diplomacia americana consiga con Alemania lo que no consiguen los otros miembros de la unión. Pero esto no es seguro.

Miremos ahora lo de las teorías que he mencionado. Creo que hay que canonizar a Krugman por su capacidad de predicar en un aparente desierto cuando en realidad y aunque solo le jaleemos por lo que parece los viejos rockeros, es el único o casi el único que consistentemente ha dicho lo que la buena teoría afirma justo al revés de lo que dicen los defensores del ajuste a ultranza que se justifican en base a una teoría inexistente pero bien interesante. Esta teoría parece estar basada en la capacidad movilizadora de la confianza o la credibilidad. Esto llevaría a invertir aun sin crédito, lo que curiosamente incrementaría el apetito por el riesgo del sistema financiero, lo que sin duda haría nacer nuevos negocios, generaría un mayor empleo y potenciaría una mayor capacidad de equilibrar las cuentas públicas permitiendo una tranquila eliminación de la deuda además de una mejora de la productividad, de la competitividad y un nuevo equilibrio de las cuentas externas. Ni que decir tiene que esto incrementa la recaudación y … fin del problema.

El hecho de que semejante teoría parezca simplemente una ocurrencia ad-hoc y carezca de espesor teórico no elimina su posible interés como arma política. Miremos de cerca a esa confianza milagrosa. ¿En qué habría que confiar? ¿En la capacidad de sacrificio? Quizá, pero es cara de adquirir ex novo. ¿En los excedentes ocultos de algunas empresas? Haberlos haylos pero no hay manera de saber cómo, cuando y en donde los van a utilizar. Tendríamos que pensar con detenimiento si hay que tener confianza en que esa confianza va a generar burbujas no del todo especulativas, en que por debajo de ellas hay algo más que humo o si solo hay mentiras oportunas conducentes a qué no hay vuelta atrás ni ralentización del planteamiento desapalancador. Quizá porque Rajoy ha sido bautizado en la nueva fe en la confianza o en la confianza al cuadrado, se dejó grabar allí en Bruselas lo de la huelga general que le iban a plantear los sindicatos como reacción, se supone, a la reforma laboral que todavía estamos esperando. Somos tan desconfiados que a esto de la confianza hay que aplicarle la filosofía de la sospecha que se plasma en segundas y terceras derivadas sobre lo que cada uno sabe que el otro sabe…

Ante una calma de esta naturaleza, con los «hechos» cogidos por los pelos y la teoría menospreciada no me parece que podemos estar tranquilos pues hay escenarios plausibles poco tranquilizadores tal como veremos en la segunda parte de este artículo.

«Y tras la calma ¿qué? (I)» recibió 2 desde que se publicó el Lunes 6 de Febrero de 2012 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. javier dice:

    Ni en una novela de suspense lo hubieran hecho mejor…..

  2. Imagen de perfil de Juan Urrutia Juan Urrutia dice:

    Ya está aquí la segunda parte.La cuelgo en unos minutos

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias