Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Windham Lewis

El descubrimiento de Windham Lewis muestra mi ignorancia y me hace pensar ( ¡Oh sorpresa!) sobre el arte. El artista como esponja y el artista como productor de sublimidad. O, lo que es lo mismo, el arte como reportaje o el arte como visión. Por un lado inseparables: “también el futuro tiene historia” te dice Windham Lewis nada más cruzar el umbral de la exposición de su multifacética obra que ofrece la Fundación March. Pero, por otro lado, difíciles de reconciliar. La esponja tiene dos momentos. Primero absorbe todo y luego, si alguien la estruja, puede inundar todo, quizá escupir. El aura, indivisible proyección de lo sublime que a veces parece definir al arte, transparenta un artista que, lejos de absorber y escupir en momentos distintos, se ensimisma en lo místicamente estático. El primero es un testigo del hecho (posiblemente criminal), el segundo el autor del hecho (posiblemente criminal). El primero lee ávidamente (como hace todo) los periódicos, el segundo utiliza los periódicos para cubrir sus obra y librarla de la profanación del ojo infiel. El estrujador de la esponja habla sin parar e incluso ocasionalemente dice algo; el productor de aura y peseguidor de los sublime calla siempre comunicando así, cree él, lo inefable de su descubrimento. La pregunta es:¿puede una esponja ser sublime?

«Windham Lewis» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 7 de Febrero de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Puede algo que no sea una esponja ser bricoleur? Hay algo sublime que no nazca de un bricolage original?

  2. Juan Urrutia dice:

    Yo diría que no a ambas interrogantes, pero antes de cecirlo categóricamente tendría que pensar dos cosas.Aunque no lo preguntas quiero decir que sí, que puedo imaginar un bricoleur cuya obra pueda no ser estrujada con provecho pues se acaba en sí misma. Y, contestando a tu primera pregunta, me atravería a decir sí que hay bricoleurs cuya obra no tiene precedentes y que por lo tanto, son originales. Con relación a la segunda de tus preguntas me encuentro más aturdido. ¿Es todo lo sublime un bricolage orignal? Yo diría que puedo pensar en algo sublime que ni sea original ni sea un rearreglo de algo exixtente.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.