Desde mi sillón

Un blog de «El Correo de las Indias»

Grupo de Cooperativas de las Indias

Universalismo

Yo no tengo corazón.Esto no es un remedo del “tu no tienes corazón”, balada romántica de Luis Miguel. Yo no tengo corazón o quizá sí. Ya veremos.

De momento comienzo afirmando que no tengo corazón y que a menudo mi imposibildad de sentir me asombra y me deja frío com una merluza congelada. Para sentir me tengo que descongelar y ello exige el extrañamiento de la cosa, el mirarla como “otra cosa”, como una dramatización o como una obra de arte. Quizá es eso lo que me quieren decir los que tantas veces me han acusado de tener una visión estetica del pensamiento.

Eso me pasó con el 11 S o el 13 M y eso me acaba de pasar con Japón. No tengo alma, no puedo sufrir con los que sufren. Solo se me ocurre, en el caso e Japón, que es hora de comprar algo de la deuda extrajera que atesoraba Japón y que ahora tendrá que malvender constituyendo así una muy rentable inversión.

Para sentir algo que me haga llorar tengo que imaginar a un padre buscando el cuerpo de su hija, ¿será porque en este último caso ya no se trata de una idea universal, sino de una escena bien epecífica? Pero ¡cuidado! también para sentir algo frente a una escenificación particular es necesario poder, en cierto sentido, universlizarla.

Es de esto de lo que quiero hablarle a DU cuando se manifiesta en contra del universalismo dejándose llevar a mi juicio por la deriva intelectual de la idea de la comunidad real. Igual es simplemente la misma enfermedad del alma que me aqueja a mí.

Cebrián en su discurso de los premios Ortega y Gasset de periodidsmo coincidentes con la celebración del 35 aniversario de El País decía una cosita que fue la única resaltada por su redacción:

Vivimos un tiempo en que en nombre de la identidad (así a secas) se quieren sepultar los logros de la Ilustración…

Por no restringirse a una identidad determinda, sea la lingüística o la étnica, esta maldición de Cebrián incluye también a la comunidad real de los amigos con los que vives y compartes proyectos. Y en todos esos casos como en los nacionalismos vulgares no deja de encontrase la huella de la Ilustración pues uno de los valores de ésta es justamente el universalismo y éste, bien entendido, es compatible con la escalabilidad del nacionalismo que querría un mundo hecho de pueblos serenamente diferentes en un canto a la diversidad. Y si el nacionalismo no es compatible con el cosmopolitismo será pr la parte estúpida de este último, no porque un escocés, con su propia Ilustración, no pueda sentirse en casa en Londres o en Nairobi o en la punta del Everest.

Y todo esto lo pienso quizá justamente porque al final sí que tengo corazón.

«Universalismo» recibió 10 desde que se publicó el Miércoles 11 de Mayo de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. David dice:

    Pero Juan, es que el continuo identitario del que hoy hablaba Bianka excluyendo el universalismo no excluye -al menos totalmente- a ese neonacionalismo no-todo-abarcador, es decir a ese ser «vasco porque lo elegí y porque significa lo que yo digo»

  2. Imagen de perfil de Juan Urrutia Juan Urrutia dice:

    Leí el magnífico post de Bianka como todos los suyos y no me sentí excluído.Su link a Esqueleto y Caparazón me pareció muy bien traído y todo ello nos lleva a repensar la noción de universalismo sin simplezas sobre la Ilustración y la identidad.

  3. David dice:

    Al final el [[universalismo]] se sustenta necesariamente en la creencia en un único principio de verdad (social). Es difícil sacar nada de ahí que nos deje hueco para existir en paz. Es un monoteismo y por tanto sólo sirve como discurso del poder (sea formal, fáctico o pretendidamente alternativo). Por eso sólo podemos esperar daño y dolor de todo contacto con él.

  4. David dice:

    El universalismo es cínico aún cuando no quiera y quien lo adopte lo haga desde la más pura bonhomía; son los amigos que nos exigen hacernos cargo de la miseria que el estado y el capitalismo de amigotes fabrica para que nuestro modo de vivir sea aceptable, por ejemplo. El universalismo es lo que está debajo de ese pensar en el «conjunto de la sociedad» que Foucault rebatía con furia en aquella maravillosa entrevista en la que decía:

    Hablar de un «conjunto de la sociedad» fuera de la única forma que conocemos, es soñar a partir de los elementos de la víspera. Se cree fácilmente que pedir a las experiencias, a las estrategias, a las acciones, a los proyectos tener en cuenta el «conjunto de la sociedad» es pedirles lo mínimo. El mínimo requerido para existir. Pienso por el contrario que es pedirles lo máximo; que es imponerles incluso una condición imposible: puesto que «el conjunto de la sociedad» funciona precisamente de manera y para que no puedan ni tener lugar, ni triunfar, ni perpetuarse. «El conjunto de la sociedad» es aquello que no hay que tener en cuenta a no ser como objetivo a destruir. Después, es necesario confiar en que no existirá nada que se parezca al conjunto de la sociedad.

  5. Imagen de perfil de Juan Urrutia Juan Urrutia dice:

    Loque hay que discenir es que universalismo solo impone o bien cosmoplolitismo, o bien escalabilidad de unos constructos que no tienen nada de universales en el sentido de una única verdad o un solo dios o una sola sociedad. en este sentido la humanidad no tendría sentidocomo concepto primitivosino solo como el límitede un proceso de interacción secuencial entre comunidades pequeñas, reales que, detodaasformas, no tienen más remedio que rozarse con otras a través del comercio o lacooperación productiva.

    • Imagen de perfil de Juan Urrutia Juan Urrutia dice:

      Pero Juan, eso ya no sería universalismo, no estaría basado en [[comunidades imaginadas]] sino en la [[interacción]] entre [[comunidad real|comunidades reales]], su sujeto material no serían los estados y no haría de estos constituyentes de los individuos, sino las personas, haciendo de las relaciones entre estas el constituyente de las redes.

      • Imagen de perfil de Juan Urrutia Juan Urrutia dice:

        De hecho esa concepción de la sociedad como límite es la única visión global de la que el ¿comunitarismo? puede dotarse y si lo piensas estaba ya en las ingenuidades del federalismo proudoniano y del libertarismo comunitario del XIX…

      • Imagen de perfil de Juan Urrutia Juan Urrutia dice:

        De hecho, al estar basado en la interacción una de las cosas que desaparecen es la teleología, la idea de un destino común, típica del monoteismo y el universalismo.

  6. juan urrutia dice:

    Que me mires como aun heredero de Proudohm me enorgullece.

  7. Imagen de perfil de Juan Urrutia Juan Urrutia dice:

    A mi también poder sentir esa continuidad de la que me gustaría participar! 😀

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias