Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Un taxista incontinente

La casa de un matrimonio amigo es con mucho la mejor casa de comidas de Madrid y, de vez en cuando, se convierte en una magnífica palestra de discusión acalorada entre artistas, científicos e intelectuales varios, casi siempre después de varias botellas de un magnífico vino blanco.

Hace unos días la discusión era sobre en qué país estaba la mejor mezcla de tradición y modernidad. El anfitrión y cocinero defendía que en España. Mi mujer se indignó vociferando que solo hace falta atravesar la frontera de vuelta para encontrarte al borde de la carretera con hombres meando.

Pues bien hoy mismo a la hora de comer he mirado por la ventana del salón de mi casa individual y he visto aparcado junto a la puerta verde de nuestro jardín a un taxi con un taxista dentro que se aprestaba a echar una siesta después de haber dejado frente a esa puerta restos de comida y un reguero comprometedor.

Mi mujer suele apelar a mi hombría para que me enfrente con este tipo de seres; pero mi natural cobarde y pastelero (o prudente, según se mire) me lleva más bien a pergeñar un posible trato en el que yo pondría a su disposición diaria el aseo de invitados y quizá un piscolabis al mediodía a cambio de que él acudiera con su taxi y con toda presteza cuando así se lo demandara.

También puedo denunciarle al gremio o pegarme con él, algo que satisfaría a mi mujer; pero me temo que, entonces, las consecuencias serían terribles y ls desechos más desagradables.

Ya les contaré.

«Un taxista incontinente» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 2 de Febrero de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.