Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Un rompecabezas

Los únicos que producen algo realmente valioso por inútil son los soñadores anónimos. Y por esa razón me siento arrastrado hacia donde no quiero llegar: la defensa de la destrucción de las grandes obras de arte por parte de gente a la que no entiendo y por la que me siento amenazado.

barbarieLa Utilidad de lo inútil. Un manifiesto es el título de un librito de Nuccio Ordine que ha editado hace ya tiempo Acantilado y que cayó en mis manos durante un paseo por una librería con aire acondicionado en la que me refugié huyendo del calor de estos últimos días. Lo estoy hojeando antes de leerlo ordenadamente y entiendo que va a ser una crítica brutal de la generalización desordenada del beneficio económico como única vara de medir del sentido de la vida. Ni la verdad ni la belleza tienen ya el valor que los de mi generación fuimos enseñados en atribuir a la ciencia pura o a la literatura como dos ejemplos de algo inútil.

Lo de la ciencia me es más cercano por lo que quiero protestar un poco la parte del libro que intenta contarnos por boca de otros los antecedentes necesarios de pura investigación sobre la verdad de algo para llegar a un producto innovador con claro valor económico para los productores que lo pueden vender con un beneficio y que en algunos casos pueden también patentarlo de forma que además pueden gozar de una cierta renta monopólica. Por lo tanto siento el mismo rechazo por la mercantilización de la ciencia que solo aprecia el producto final y que, en consecuencia, es responsable de la deriva simplista de no pocos centros de investigación.

El arte en general y, en concreto, la literatura me es más lejano por lo que la parte que dedica este libro a reivindicar la utilidad de la literatura la leo con más atención meditando sobre la opinión de muchos literatos o similares que defienden acaloradamente la utilidad de la ficción literaria que nada tiene que ver con la verdad. Su utilidad consiste en la vía que abren al conocimiento de lo que realmente somos a partir de la experimentación de aquello de nos proporciona un subidón que nos pasma. su valor económico es menos obvio pero entiendo aunque no comparto que el copyright trate de dotar al arte de valor económico. O que, en general, los artistas pretendan sacar dinero de sus obras aunque éstas, como muchos productos, tengan su origen en antecedentes remotos.

Sin embargo me hago un lío en cuanto pienso en la sacralización de cualquier tipo de objeto que refleje la búsqueda desinteresada de la verdad o la belleza precisamente porque reflejan, como tales objetos, este desinterés generoso. Si lo sacralizamos por esa razón estamos dotando a lo inútil de valor económico y por lo tanto haciéndolo útil con lo cual la discusión pierde su sentido. Y entonces, me pregunto, ¿qué tendríamos que hacer para preservar lo realmente inútil?

Mi asombro mental, el rompecabezas, radica en que el razonamiento me lleva a apreciar solo a los escritores nunca publicados o a los investigadores cuya imagen de la realidad no se sabe si coincide o no con esa realidad y solo mientras no se sepa o se descubra que no hay coincidencia alguna.

Los únicos que producen algo realmente valioso por inútil son los soñadores anónimos. Y por esa razón me siento arrastrado hacia donde no quiero llegar: la defensa de la destrucción de las grandes obras de arte por parte de gente a la que no entiendo y por la que me siento amenazado.

Help please!

«Un rompecabezas» recibió 9 desde que se publicó el domingo 12 de julio de 2015 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Justo hablábamos sobre eso en lamatriz.org en estos días @juan. Dejando de lado que el autor del libro tiene una definición de «útil» que es peor que reduccionista, lo más interesante es la diferencia que haces entre qué considerar bello (Estética) y qué sacralizar (qué reconocer como especialmente significativo). El origen del lío seguramente sea tu tendencia a sacralizar el «bello gesto», que es tanto más bello cuan condenado al fracaso esté.

    Ya sabes que a mi las estéticas del fracaso me parecen autocomplacientes y me dan «mucho coraje», especialmente en los días de calor 🙂 así que que te propongo un cambio: mover el bello gesto al terreno de la estética (aceptemos que el bello gesto es bello aun en su fracaso) pero no lo sacralicemos. Y discutamos qué sacralizar, es decir, qué consideramos como especialmente significativo (y eso hagámoslo en relación al conocimiento… o alternativamente a la sabiduría).

  2. @david @juan Algún día me haréis caso y leereis a Patxi Lanceros ("Verdades frágiles, mentiras útiles", "La herida trágica", La modernidad cansada", y "Politica mente"), y esta conversación cobrará una dimensión completamente nueva.

  3. @antonio @david @juan Pues igual, por ese orden, aunque en tu caso por razones obvias pondría justo en la mitad "El destino de los dioses: interpretación de la mitología nórdica", después de "La herida trágica". A @david y a @juan le añadiría en la mitad de la lista, otro: "Avatares del hombre", una relectura de toda la obra de Foucault, a partir de su última obra y su proyecto de "estética de la existencia". Bueno, ese para tí, también. Es que todos son sensacionales, es mi pensador español favorito. 

  4. @juanjopina Este reply era para ti y me he liado y no estabas mencionado.  

    "Pues igual, por ese orden, aunque en tu caso por razones obvias pondría justo en la mitad "El destino de los dioses: interpretación de la mitología nórdica", después de "La herida trágica". A david y a juan le añadiría en la mitad de la lista, otro: "Avatares del hombre", una relectura de toda la obra de Foucault, a partir de su última obra y su proyecto de "estética de la existencia". Bueno, ese para tí, también. Es que todos son sensacionales, es mi pensador español favorito."

  5. @antonio @david @juan Hombre, pues así dicho, cómo no los vamos a leer? con todo un verano por delante, parece el momento ideal 😀

  6. @antonio, me sumo a @nat, en cuanto lleguemos a Madrid buscamos los libros, que por tu entusiasmo creo que son un planazo veraniego.

  7. Juan Urrutia dice:

    pues yo sigo con la cabeza rota.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.