Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Un otoño siniestro

Yo no soy de Madrid y no tení­a ni idea en donde estaba el cementerio de San Isidro. Cuando por fin lo hemos encontrado, he dejado a mi mujer en la puerta con sus familiares que esperaban al féretro que se acercaba con solemnidad fúnebre desde el tanatorio y yo he tratado de aparcar.

Para cuando he vuelto a la puerta del cementerio, después de un rápido paseo contemplando la extraña belleza del perfil insólito para mí­ de esta ciudad africana, ya no habí­a nadie, así­ que me he adentrado en el laberinto sin ayuda de ningún virgilio. Y me he perdido.

He circulado en extraños zigzags entre tumbas y panteones que despliegan el nombre familiar como última defensa frente al olvido, algunos incluso recordando que ese agujero es propiedad de XXXX. Supongo que ese señor XXXX igual tení­a esperanzas de que sus deudos pudieran negociar con esa parcelita.

Pero la cosa no es de broma, más bien da miedo. En un mediodí­a espléndido de este otoño madrileño los colores, el skyline y la reverberación del aire te llevan a un mundo oní­rico próximo a la atmósfera de los suburbios cinematográficos como los de Eduardo Manostijeras o Mujeres Deseperadas, un mundo sospechoso de supercherí­a o impostura como era el caso de El Show de Truman .

Es como si el mundo fuera una simple puesta en escena y la realidad estuviera ahí­…..bajo tierra.

Y así­ comienza un otoño que veo como el comienzo de la vuelta a esa realidad soterrada e imposible de sublimar. Tí­as muertas, el nido vací­o, madres mayores que sufren accidentes, hermanas septuagenarias sin interés por seguir engañándose después de una operación y jóvenes colegas que no querí­an irse y son arrebatados.

Cómo será, Dios mio, el próximo invierno. .

«Un otoño siniestro» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 9 de Noviembre de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] Indias Electrónicas Juan Urrutia: Por fin se acaba este año espantoso. Su colofón ha sido un otoño siniestro solo compensado por algunas conversaciones, el diván, el blog y algunos éxitos de Las Indias. Le […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.