Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

LXVIII: Un continuo retramar

No hay pensamiento respetable que no sea novedoso, radicalmente novedoso.

interrogatingtherealEn el trabajo en curso al que hacía referencia el otro día trato de encontrar la clave para no caer en el cosmopolitismo desiderativo de aquellos que se creen muy viajados y ciudadanos del mundo seguramente arrastrados por la vergüenza que les da que les vean como gente enraizada, de pueblo. Este cosmopolitismo tan apreciado en los curricula de cualquier profesional es, sin embargo, una añagaza del llamado Sistema que nos lleva por un camino que no lleva a ninguna parte en la construcción de nuestra individualidad única. Tal como arguyo en ese documento que no sabría donde publicar, solo una «traición» secuencial a algún rasgo de la comunidad identitaria del momento que vives te permite llegar a la individuación, a convertirte en una persona auténtica y no una pieza de una máquina desconocida.

Ese trabajo fue escrito hace bastantes años y, de repente, descubro que en el año 2005 Zizek publica un prefacio, denominado The Inhuman, a una compilación de artículos que conforman «Interrogating the Real». Yo diría que en ese prefacio Zizek escribe eso mismo aunque en tono más general y más lacaniano como no podría dejar de ser el caso tratándose de este pensador poco clasificable.

Y ¿qué entiende Zizek por lo Real? Naturalmente lo que Lacan trataba constantemente de enseñarnos, que lo Real no está en lo sustancial o percibible, sino justamente en lo que aparenta ser insustancial, lo que está en los intersticios geométricos del entramado en que consiste este mundo nuestro de lo humano constituido por piezas que pareciendo tener sustancia y estar «ahí fuera» no son sino fantasías de la geometría que quizá ayudan a vivir. Lo que no pertenece a ese mundo humano, lo que está solo en esos intersticios de nuestro mundo resulta ser justamente lo inhumano, lo incomprensible tanto desde la individualidad como desde lo comunitario.

Ser humano auténticamente es pues la reconstrucción constante de la trama de la aparente realidad de manera que siempre tengamos oportunidad de pensar desde ese no-lugar nunca igual a sí mismo. No porque allí esté la verdad y eso nunca cambie, no, justamente lo contrario, porque en las costuras de la trama está la semilla de la «retrama», la semilla de una nueva plantación que nunca será igual a ninguna otra o un nuevo plano de la organización arquitectónica de un mundo hasta entonces no imaginado.

Y eso, dice Zizek, es la filosofía como ejemplo de un saber de nada, de un pensar que no conforma sino un recordatorio constante de que nada se puede saber de verdad; pero que es necesaria para abrir los ojos a nuevas vistas que no son ni verdaderas ni buenas ni se aceran a serlo; pero que sí son nuevas. No hay pues pensamiento respetable que no sea novedoso, radicalmente novedoso sin que quepa disfrazar como tal cualquier comentario erudito sobre cualquier comentario erudito de ayer.

Solo es verdad el incendio de lo humano.

«LXVIII: Un continuo retramar» recibió 3 desde que se publicó el viernes 15 de noviembre de 2013 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Tout ce qui n’est point nouveau dans un temps d’innovation est pernicieux…

  2. Juan Urrutia dice:

    El punto crucial es darnos cuenta de que todo tiempo es de innovación. Y cuando nos aburrimos a morir es porque lo que nos cuentan es, efectivamente, tóxico y pernicioso

Pingbacks recibidos desde otros blogs

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.