Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Tom, Percy y Harry

Aquí estoy yo como un óptimo presidente de gobierno que sabría frenar al poderoso, comprender en sí mismo al rarito y sanar los problemas mentales del endemoniado. Lástima que, además de todas esas características notables, me domine la urgencia de cambiar de oficio a menudo debido al aburrimiento que me produce la celebración del éxito. Pero quizá esto también sea adecuado a estos próximos meses.

IMG-20150912-WA0000Hoy quiero escribir brevemente sobre tres novelitas del Padre Finn S.J. que hicieron de mí un niño distinto. Como estos tres personajillos del título yo también fui a un colegio de jesuitas y allí, me doy cuenta ahora, forjé mi carácter para siempre, un carácter mezcla de tres, el componedor que odia el juego sucio, el ganador que se gana el respeto y el aterrorizado por el más allá que aprende a no dejarse amedrentar por la muerte. La influencia sobre mí de estas tres novelitas se canalizó no solo por su contenido que solo recuerdo a grandes rasgos, sino también, y quizá sobre todo, por la cadencia de la voz de la señorita Carmen que no solo elegía los libros que yo podía leer sino que, además, me los leía con una cadencia y un tono que no puedo olvidar y que creo son los mismos con los que he crecido en todos y diversos ámbitos en los que la vida me ha puesto.

El que más disfruté fue el primer libro de esta trilogía, Tom Playfair, el que comenzaba por una llamada que se me grabó en el cerebro en donde compite con el “Call me Ismael”al que me he referido en otras ocasiones: «Tom, Tomasito, Tom». A imitación de este Tomasito yo también me convertí en un defensor de los compañeros en los que se notaba alguna debilidad por la que eran despreciados, humillados y quizá acosados por los grandullones del curso. Yo no era grandullón pero sí había dado un estirón bastante temprano y era habilidoso jugando al fútbol y ambas cosas me permitieron convertirme en el defensor de los débiles hasta el punto de ganar con ellos todo concurso que se organizara en cualquier deporte colectivo. Así me convertí en un jugador limpio que no permitía abusos y estaba siempre dispuesto a participar sin reparar en las probabilidades de victoria. Esto me trajo el respeto de casi todos, la envidia de algunos y la amistad de los débiles.

Percy Win podría haber sido uno de estos débiles quizá un poco afeminado. No capté a la sazón este aspecto de la novela, pero sí recuerdo mi alegría cuando este chico rubio y de ojos azules con aspecto de «nena» se convertía, con el apoyo de Tom, en un velocista importante que de nadie se vengó y que siguió con su aspecto poco viril. No puedo decir nada de mi aspecto antes de la adolescencia, pero desde luego yo también era rápido no solo con el balón sino en una simple carrera de sesenta metros lisos que son los que podíamos correr en línea recta en el patio del colegio.

IMG-20150912-WA0004Entre él y Tom lograron sacar al pobre Harry Dee de sus miedos de endemoniado y hacer de él una persona dueña de sí misma y capaz de desarrollar, uno cree intuir, una vida normal sin miedo a la parte oscura de la vida. O esto es lo poco que recuerdo de esta tercera novela que ya no me interesó demasiado.

Así que me quedo con el apoyo a los débiles, la naturalidad en el éxito y la serenidad ante lo desconocido como las tres características básicas de mi manera de ser. Y si las he recordado es por la situación política de la que disfrutamos estos días, complicada sin duda pero de la se puede salir con una mezcla bien dosificada de Tom, Percy y Harry. Termino pues diciendo que aquí estoy yo como un óptimo presidente de gobierno que sabría frenar al poderoso, comprender en sí mismo al rarito y sanar los problemas mentales del endemoniado. Lástima que, además de todas esas características notables, me domine la urgencia de cambiar de oficio a menudo debido al aburrimiento que me produce la celebración del éxito. Pero quizá esto también sea adecuado a estos próximos meses.

«Tom, Percy y Harry» recibió 2 desde que se publicó el sábado 6 de febrero de 2016 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Bravo @juan!! Hacía tiempo que tocaba dar ese paso adelante!! Estamos 100% de acuerdo! Presidente!!

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.