Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Tiqqun es el nombre de una revista editada en Francia y que parecía reunir a los revolucionarios nihilistas que podrían haber estado en los extraños acontecimientos de destrucción de vehículos en la banlieu parisina hace unos tres años. Uriel Fogué me envía información copiosa al respecto que tendré que ir digiriendo. Por ahora me quedo con esta idea que encuento en mesetas.net sobre el concepto: “Todo el pensamiento revolucionario moderno se resuelve ante nuestros ojos en el encuentro del idealismo alemán y el concepto de Tiqqun, que designa, en la Cábala de Luria, el proceso de redención, de la restauración de la unidad del sentido y de la vida, de la reparación de todas las cosas por la acción de los hombres mismos.” Sería el tercer momento de la creación, el momento de la asociación del hombre con el creador. O sea: el bricolaje.

«Tiqqun» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 13 de Junio de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Juan Urrutia dice:

    Obviamente me gusta Tiqqun… en tus palabras. En su práctica y sus obras creo que pesa más la estética que la ética, el parasitismo que el bricolage… pero es verdad que hacen metáforas bonitas y hegelianos cambios de genitivo… mira, cuando construyan algo que no sea subvencionado ni robado, cuando salgan al mercado a lo mejor me acerco 🙂 Por cierto, estupenda la plancha masónica que enlazas, ahí si que hay seguramente más vida.

  2. Juan Urrutia dice:

    Distigamos entre la noción de Tiqqun qe corresponde a la Cabala de Luria (que es a la que yo he llamado bricolaje) de la revista a la tu presentas objeciones razonables en tu post que enlazas.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.