Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Tiempos posmodernos

De vez en cuando lees dos cosas en la prensa, en la de papel o en la virtual, que resuenan en la misma onda y te hacen pensar sobre algo que, dirí­amos, está en el aire. En esta caso parecerí­a imposible que esto pasara con un artí­culo de Vicente Verdú en El Paí­s y con una reseña de una charla de Jose Ignacio Goirigolzarri en Expansión. Pero así­ ocurrió hace ya sus buenos quince dí­as. O quizá más que últimanmente tempus fugit.

El artí­culo de Vicente Verdú tení­a un tí­tulo afortunado: Empleados de “lastre cero”. Y su contenido correspondí­a a las expectativas levantadas por semejante tí­tulo. Dejando aparte que este semiólogo de la contemporaneidad cita mal a Black Swan que no es de Philippa Carr sino de N.N.Taleb, el autor de Fooled by Randomness ( algo totalmente posmoderno esto de citar sin cuidado), es una brillante disquisición sobre las ventajas que tienen hoy los empleados que son perfectamente movibles pues no tienen raices de ningún tipo ni coste alguno de adapatarse a un cambio del tipo que sea.

Son ideales para las empresas que hoy en dí­a se tienen que reinventar casi instantáneamente y son como una premonición de lo que nos viene con el desarrollo del capitalismo y su adaptación a la nueva velocidad que la innovación (necesaria para no perecer ) impone.

Yo me atreverí­a a decir que esto no es tan malo como parece pues te da la oportunidad de cambiar de trabajo muy a manudo y de no encadenarte a familia, patria o formas e hacer. Cuando nos acostumbremos igual nos lo pasamos mejor.

Por su lado el Consejero Delegado del BBVA dice, entre otras cosas interesantes, que no podemos esperar de los empleados esa lealtad que antes era como un timbre de gloria tanto para la empresa como para el trabajador. Es el reverso de la medalla de lo anterior. Puesto que las TIC generan redes y cada vez éstas son más operativas para detectar las oportunidades de mejora laboral, la búsqeda de empleo va más rápida y es más intensa, incluso desde el mismo puesto de trabajo. Toni Calvó, un gran jóven economista prematuramente desaparecido, nos enseñó todo esto hace ya bastantes años. Es de esparar por lo tanto que la rotación sea mayor y esta mayor rotación es incompatible con los rasgos de la lealtad.

Si una empresa quiere retener o atraer talento (y si no lo hace no innovará y perecerá) no tiene más remedio que encontrar formas de tratar a los empleados que sean distintas del anticuado amor a los colores. Tiene más bien que ofrecer variedada y oportunidades de crecimiento personal.

¿Qué pensar de este mundo que se nos representa a través de la lectura de estas dos piececitas periodí­sticas? Para muchos será como el ejemplo evidente de la nueva exclavitud que el neolberalismo desorejado trae consigo. Para mí­ representa una vida menos rutinaria y mucho más retadora de la que yo he llevado.

Comparemosnos con estos tenista que se quejan del exeso de partidos que tienen que jugar atrapados en las exigencias del circuito. Seamos como ellos, tabajemos a destajo en lo que nos gusta. Aunque ganemos menos que ellos nuestro tabajo será más variado que darle a la bolita.

«Tiempos posmodernos» recibió 1 desde que se publicó el Domingo 18 de Noviembre de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.