Sí, pero no

por | miércoles 13 de abril de 2011

Ayer tomé un taxi en la plaza de San Pedro de Deusto para que me llevará al aeropurto de Loiu a toda prisa a fin de no perder el último avión a Madrid. Luego resultó que me hicieron esperar una hora lo que me díó tiempo para degustar ansiosamente dos paquetitos de chocolate con leche y aceite y de charlar ampliamente con una antigua alumna hecha ya una seria profesora que acudía la capital para trabajar por la profesión a través de la ANECA. Pero la cuestión es que el taxista iba oyendo el Concierto Emperador para piano de Beethoven. Al pagar la carrera y a pesar de la prisa me dio tiempo a comentarle como sin importancia que que enorme diferencia había entre taxistas y taxistas, aquí y allí, al menos en lo que a gusto musical se refiere. Pero inmediatamente caí en la cuenta de que la diferencia no está solo en ese gusto musical refinado cuando me contestó.”en todas partes hay de todo”. Sí, pero no.

2 pensamientos en “Sí, pero no

  1. David de Ugarte

    La calidad de un territorio, como la de un blog, es la de las conversaciones que aloja. En un territorio, como en un blog, hay «de todo», comentaristas enloquecidos, spammers y gente que aporta. Pero eso no niega la mayor: ¿en qué agenda te sumerges cuando bajas del avión y te unes a conversaciones al azar? ¿qué se espera que compartas como base? Esto es tan importante que cuando Al Jazeera cambió la del mundo arabomusulmán, gestó sin saber ni querer, el estallido comunitario, virtual y libertario. Para mi no hay duda, Madrid no tiene la calidad ni la calidez de Bilbao y Bilbao, si me permites, no tiene la amplitud y la pausa de los horizontes montevideanos… en los que te esperamos con ansia!

  2. Juan Urrutia Autor

    Te permito, desde luego. Y que sepas que Montevideo me trae recuerdos no vividos, pero sí escuchados muy en la infancia.

Los comentarios están cerrados.