Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Supervisión bancaria y software libre

Una de las evidencias que han surgido del análisis de la crisis ha sido que su solución se ha retrasado porque los bancos no confiaban los unos en los otros. Esto es así porque la supervisión es centralizada y porque no está nunca claro cual es la estrategia del supervisor, coincida éste o no con el regulador. Y quizá también, aparentemente y tal como nos ha contado el Director de la London School of Economics, sir Howard Davies, porque no tenemos un supervisor único en un mundo globalizado.

Pero pensemos un poco más como continuación a lo que dije ya hace mucho tiempo sobre crisis bancaria y redes. Ese supervisor único velaría porque se cumpliera la regulación y ésta es y será cada vez más centralizada. Pero lo que no sabemos muy bien es cómo esa supervisión puede hacer que no surja el recelo ante los bancos si entre ellos no hay el conocimiento mutuo suficiente.

En mi opinión, quizá un poco demasiado radical, nunca saldremos del dificil problema de la falta de conocimiento común entre los bancos hasta que, por así decirlo, no haga falta un supervisor y esto solo se hará una realidad cuando cada banco conozca, no necesariamene todas las tripas de su competidor, pero sí al menos la forma en que calcula sus riesgos.

La mejor manera de conseguir esto es compartir los progarmas y aplicaciones del cálculo de riesgos. Un supuesto supervisor único impondría inmediatamente un único programa de evaluación de riesgos de diferentes tipos. Pero sería contraproducente pues en una situación así no habría incentivos para mejorarlo y alcanzar una pequeña ventaja sobre tu competidor.

Una forma de salir de ese impasse y lograr la compatibilidad entre el mencionado conocimiento común (aproximado) de la situación de todas las instituciones y el incentivo a seguir perfeccionando el cálculo de riesgos, sería compartir el código fuente de un cierto programa inicial y, a partir de ahi, dejar que cada banco lo mejore con la obligación de poner esas mejoras a disposición de todos los demás.

Cada uno hará sus desarrollos más o menos periféricos pero, conociendo el código fuente, esos desarrollos adicionales no son ya problema pues serán previsibles. Notemos que también se sabrá si algun banco es el que siempre lleva “cinco minutos” de ventaja sobre sus competidores o si otra determinada institución siempre lega tarde creyendo que le basta con copiar. Esto se llama transparencia y la lograremos a través de esa competencia que está dispuesta ( u obligada) a no monopolizar sus desarrollos informáticos.

Sin embargo, quien sea mejor en el desarrollo del código fuente común tendrá “cinco minutos” de ventaja sobre su competidor. “Cinco minutos” a los que podrá sacar chispas.

Parece evidente que una competencia como esta, que se acaba imponiendo a través de la obligación de compartir el código fuente, acabará generando sistemas de cálculo de riesgos muy buenos. Seguramente nunca serán suficientes para prevenir del todo las crisis financieras, pero la conformación en una red distribuída que esta competencia por mantener una ventaja en un mundo banacrio que usa el software libre y pone en común sus desarrollos, hara, pienso, que esas crisis no sean muy profundas. Porque cuando estas crisis financieras lleguen no nos encontrarán con recelos entre bancos.

«Supervisión bancaria y software libre» recibió 1 desde que se publicó el Viernes 5 de Junio de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Luis dice:

    Magnífico… inspirador.
    A nosotros nos encantó también, el que escribiste de “Bancos buenos”:
    http://juan.urrutiaelejalde.org/bancos-buenos

    Se lo he reenviado a todo el mundo 😉
    Un saludo

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.