Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Sueños

Hace unos dí­as soñé que, como el Rey en el 90 aniversario de Sabino, habí­a acudido a una fiesta con la vestimenta inadecuada. Pero como no soy el Rey, me volví­a a casa en metro para ponerme algo más adecuado para la ocasión. Pero me confundí­a de lí­nea o de parada y salí­a en un astillero cubierto de roña.

Parece como si soñara premonitoramente el comienzo de mi decadencia neurológica.

Y si no me lo creen piensen en el sueño más reciente en el que tení­a que dirigir una reunión y no me acordaba de qué iba aunque tení­a una diminuta chuletita que, oh angustia, se me escurrí­a entre los dedos.

Pero he aquí­ otro que no parece espejo de decadencia neurológica. El taxista, que es como uno de aqellos jordanos que me daban el masaje correspondiente a un baño turco, cae sobre el volante cuando nos lleva a un amigo y a mí­ por una carretaera llena de curvas. La galleta es segura; pero no ocurre y el sueño continúa con todos en el portalón de un caserí­o sopesando si llamamos otro taxi o no.

Y nos son los únicos sueño angustiosos. Hoy mismo he soñado que para una reunión de trabajo intelectual habí­amos alquilado habitaciones en un hostal en San Sebastián. Se encontraba detrás del Ulí­a y las vistas desde el salón no eran a la Concha sino a la falda de ese monte. Estaba repleto de gente y nos cambiaban constantemente de habitación.

¡Cómo echo de menos aquellos años en que los únicos sueños que recordaba eran los eróticos!

Te despertabas y te levantabas, no sé, con otro cuerpo. Hoy solo tengo ganas de volver a la cama….a dormir.

«Sueños» recibió 0 desde que se publicó el Martes 1 de Abril de 2008 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.