Sostiene Kueli

por | lunes 30 de noviembre de 2009

Me lo contó el sábado al mediodía y ha cumplido su “amenaza” de comentar el teorema de imposibilidad. Asevera Kueli:La rebeldía en sí no se enseña. Viene de serie. Se puede fomentar la creatividad autorizando a los discentes a equivocarse, o incluso incentivándoles para que lo hagan —una de las principales virtudes de los mercado. También se puede manipular a los rebeldes. Basta con aprovecharnos de su espíritu contrario para llevarles a donde queramos sin que se den cuenta. Parece mentira, le respondo yo, que pienses que, teniendo a los mercados in mente, creas que alguien (¿quién?) puede manipular a una clase particular de individuos, los rebeldes, cuando éstos, como cualquier otro agente racional, tienen disponible toda la información relevante, incluyendo la aviesa intención de manipularles.