Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Sonia Ferrer, dVb y las disfunciones eréctiles

Los chirimbolos de Alvarez del Manzano en Madrid están a rebosar de una fotografí­a imposible de evitar. Es un anuncio de una lí­nea de fragancias que sacan los Beckham. En esa foto veo yo el sí­ndrome de Estocolmo avant la lettre. El mejor pie derecho del mundo nos mira a los transeuntes mientras acaricia con su mano izquierda ese lugar clave entre la cadera y la nalga de Victoria quien ,a su vez, abandona su cabeza en su pecho de él. El quiere arrancarle el culo y ella, ante la imposibilidad fí­sica de librarse del expolio, demanda realmente y no solo finge, protección a su propio agresor. La mejor manera de poder sobrellevar el hecho de que, ni de lejos, es su propia dueña.

En las paginas de cualquier periódico diario podemos observar un annucio de factura anticuada que nos ofrece soluciones variadas a la disfunción eréctil. Un hombre de edad madura y con todo el pelo cano rodea con sus poderosos brazos a una mujer que suponemos la suya. Los lectores imaginamos que él acaba de experimentar un gatillazo y ella le consuela tramposamente acariciando esos antebrazos protectores y perdiéndose en el ensimismamieto de su protección. Su demanda de protección no es genuina como la de Victoria, es una demanda espúrea que finge necesidades más imperiosas que las sexuales.

En ambas situaciones visuales la mujer pide, genuina o falsamente, una protección que es posiblemente innecesaria pero que ellas creen seguir necesitando y quien sabe… Pero aquí­ llega ella, como una Ursula Andress salendo de las aguas a lo Afrodita, con puñal al cinto y con el poder en la mirada. Así­ aparece Sonia Ferrer en la portada del último número de Interviú. Y en el reportaje interno nos enteramos de que sale de las aguas con los zapatos en la mano, que se los calza para solazarse en el agua y se los quita para calentarse al fuego o ensuciarse en la tierra. Es la reina de las amazonas en una coleccion de fotos que evocan, no solo al Doctor No frente a 007, sino a esa estética de mujer primitiva y guerrera con arco que nos ha regalado el cine desde hace bastantes años.

Victoria y la anónima esposa madura no se entienden sin un hombre al lado, un hombre que les hace mucho daño o no el suficiente. Sonia aparece sola y sabemos que, a pesar de su juventud, ya ha crecido y va a conseguir lo que quiera. Y lo más probable es que eso que un dí­a querrá no tenga nada que ver con ningún hombre.

Sonia es para mí­ el territorio inexplorado de la persona que tiene la piel fina, pero que nos sobrepasa en inteligencia (utilizando a la perfección la ambigí¼edad) y en buena forma fí­sica, que no acepta esa división del trabajo que llevada a extremos resulta estúpida, que se puede ganar la vida sin nuestra ayuda pues tiene algo que ofrecer al mundo tal como decí­a hace unos dí­as y de la que no podemos esperar contemplaciones. Nos dará su cuerpo solo si quiere sin necesidad de recibir a cambio una protección que no necesita y si le fallamos en el sexo nos cambiará por otro a no ser que sepamos llorar como antaño hací­an ellas.

«Sonia Ferrer, dVb y las disfunciones eréctiles» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 1 de Noviembre de 2006 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Berlin Smith dice:

    ¿Se da cuenta de que pueden atacarle por sexista? 🙂

  2. Juan Urrutia dice:

    Todo lo contrario. De ser sexista lo sería de manera inversa; pues estoy tratando de cantar lo femenino como la nueva manera de estar en el mundo.

  3. Berlin Smith dice:

    No, si yo escucho las notas. Como la expresión correcto se ha convertido en un invasor de la presunta moral periodística sin que sepamos realmente lo que es; como las sensaciones y la descripción de la propia vida a veces parece ser culpable de no corresponderse con nuestros sueños más secretos… pues puede que un lector/a acérrimo de algo no escuchara la balada.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.