Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

SOL Y RENTAS

Queridos amigos, os quedo muy agradecido por vuestro comentarios al post de ayer sobre 15 M. Trataré de contestaros a todos directa o indirectamente en este post.

Es posible que la descripción factual de lo que está pasando os de la razón a los escépticos y también que yo nunca me haya curado de la rendija de luz que representó para mí el 68. También es posible que crea que mi necesidad higienica de pensar al bies, como la que delinea Rorty, es general cuando es muy posible que sea un simple resabio de una educación jesuítica, antigua y muy particular. Y desde luego es muy posible que haya gente que ya lo ha hecho, eso de pensar al bies, y que ello les lleve a no estar en Sol.

Y claro que también es posible que haya entre los manifestantes de Sol muchos ex-tenedores de rentas o gente que pretende hacese con alguna exigiendo al Estado que se la conceda como si fuera un derecho. Esa parece ser una costumbre habitual y muy generalizada.

Pero a diferenecia de otras actividades de rent seeking esta actividad semi tribal que observamos ( en mi caso de lejos) colabora al mismo tiempo a eliminar otra renta que a mí me parece más dificil de disolver y sin embargo crucial y lo hace mediante la competencia como dios manda.

Me refiero naturalmente a la renta que se genera por la imposicíón de unas conceptualizaciones definitorias de un cuadro mental del que uno no se puede salir. Se trata de las rentas que se generan en favor de quien impone las reglas del juego o del que define la agenda de una reunión negociadora. Esas reglas o el orden en esa negociación son muy importantes para llevarte el gato al agua, como lo es el orden de intervención en un debate para que a uno le den la razón. Este es un micropoder muy oculto que sin embargo está ahí en todo momento.

De la misma forma la imposición de una forma determinada de pensar (por ejemplo utilizando las curvas de oferta y demanda) hace muy dificil algunos análisis en los que los factores que afectan a uno u otro concepto no son fáciles de separar, como sería por ejemplo, pienso yo, el caso del sistema de relaciones laborales que a mi juicio está mal entendido cuando lo miramos como el mercado de trabajo.

Ojalá el movimiento 15 M sea realmente tal y florezcan mil maneras de mirar a la democracia y, en defintiva, a las formas de convivencia. Alguna nos ensanchará el alma.

Os reitero mi agradecimiento.

«SOL Y RENTAS» recibió 8 desde que se publicó el sábado 21 de mayo de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Dejemos de lado el rent seeking (o rent hunting) desaforado. Demos por bueno, for the sake of the argument que no están ahí por eso.

    Me centro en otra idea. Dices:

    Me refiero naturalmente a la renta que se genera por la imposicíón de unas conceptualizaciones definitorias de un cuadro mental del que uno no se puede salir. Se trata de las rentas que se generan en favor de quien impone las reglas del juego o del que define la agenda de una reunión negociadora. Esas reglas o el orden en esa negociación son muy importantes para llevarte el gato al agua, como lo es el orden de intervención en un debate para que a uno le den la razón. Este es un micropoder muy oculto que sin embargo está ahí en todo momento.

    Estar en Sol hoy, hablando de ley electoral hoy debería permitir a cualquiera que se detenga sobre ello tomar conciencia de que existe ese micropoder (oculto o no) que les indica cómo y cuándo pensar… y ahí están, reverenciándolo (sean o no conscientes de ello).

    Porque si querían cambiar la ley electoral el momento de estar ahí era hace (como poco) seis meses. Vas, montas el pollo y (con suerte, que sobre eso podemos elucubrar) quizá sacas algo. Pero no, no es hasta que el micropoder te habla de agua que tú sientes la necesidad de beber. Y ya es tarde, porque el poder nunca es inocente y pocas veces es netamente tonto.

    Y lo más importante que se constata es que ante la falta de un universo propio, que uno ayuda a construir y vive intensamente, no tiene más remedio que precipitarse sobre los universos ajenos, e intentar sentirlos como propios (con la frustración que ello genera cuando uno comprende en qué situación se halla). A falta de un espacio propio de deliberación y construcción comunitaria, no tiene más remedio que agarrarse a un clavo ardiendo, y si el clavo ardiendo es la actualización del mito de la transición rodeado de extraños a los que no conoces y con los que ni siquiera se comparte un programa básico, pues así sea.

    Si algo demuestra Sol no es que la gente se enfrente al micropoder, sino que le rinde pleitesía consciente o inconscientemente. Y habrá despistados y vagabundos en busca de mundos en los que creer (pobrines, de verdad), pero el retrato es el de una pataleta infantil de clase media que soñaban ser ricos terratenientes.

  2. t Millan dice:

    Como dice J A, todo pensamiento es aburgesamiento. Ergo, solo la acción escapa a la crítica.
    Solo que accion y pensamiento pueden confluir en la experiencia estética. Y de eso se trata. 15 M es un happening multitudinario cuya calidad está en su cualidad definitoria, su validez de presente, esto es, en su afirmación de estar ahí delante, como todo buen happening, “ocurriendo” ante nuestras narices.

    Visto desde ese angulo, la pataleta infantil tiene el valor de lo vivido, y poco se diferencia de los Caprichos de Goya.

    O, dicho de forma; ¿que hay de malo en la pataleta?. ¿Es que lo malo está en el adjetivo-intercambiable-hoy-y-siempre?: aquella fue una muerte madura; esta es una pataleta infantil….¿es DSK una felacion infantil ó madura?.

    Lo sustancial está en el nombre; 15 M como nombre nuevo de suma esporádica a la que adherirse, punto de adherencia en un conjunto abierto que cumple la funcion vital del valor estético.

    Observamos entonces la experiencia y somos ya todos simples observadores que o saltamos al tablado flamenco, o nos quedamos timidamente agazapados entre el publico, murmurando grotescas bla-bla-blasqui por lo bajo. Mientras otros disfrutan. Esos que decimos son clase media que soñaban ricos terratenientes.
    Y una vez que los hemos sexado, ¿que hacemos con ellos?.
    ¿Y con nosotros?

  3. Juan Urrutia dice:

    Touché! Los acampados han caído en las redes del micropoder cuya denuncia yo les atribuyo. No van pues a servir para la disolución de la renta que da el ser dueño del marco conceptual. O eso sería lo que tu, José, vislumbras. Podía decir simplemente: esperemos y veamos. Pero quiero adelantarme y afirmar que si no es esta vez por medio de estos sujetos tendrá que ser otra vez, mañana, pasado, por medio de otros sujetos que, en buena parte como ls indianos, ya han elaborado su propio marco conceptual.Y si pienso o espero que así sea me veo enredado con la cuestión del universalismo. Si no hay marco conceptual que aspire a la escalabilidad, nos encontramos con el juego del roce entre distintos marcos conceptuales que, en una compatencia que puede ser muy larga, pueden llegar a subsistir o a caer en un nuevo y único marco conceptual que actúe como un micropoder aparenemente renovado y victorioso contra el cual se levantará un día, sin saber muy bien porqué, caualquier entusiasta miope,cualquier señorito…. y vuelta a empezar. Ese es quizá el destino de nuestar vida en común, pero si lo fuera no parece que tenga mucho sentido tratar de ignorarlo.

  4. Juan Urrutia dice:

    Gracias Teo por tu comentario. Es posible que el continuo tejer y destejer de marcos conceptuales tenga una lectura estética, pero me resisto a creer que sea la única. Tambiéne está la lectura revolucinaria que en todo esto vería la oportunidad de un cambio político profundo del que se puede decir con seguridad que tarde o temprano será traicionado. ¿Es que el saber que Hume era un mezquino solo preocupado por la venta de sus obras germinales según me cuenta RUS,debería llevarnos a refrenar nuestro entusiamo por la ilustración escocesa?

  5. Diego dice:

    Muchas gracias, Juan, por su artículo sobre el 15-M. Creo que ha plasmado con exactitud lo que sentí para apoyarlo (y trasladarme allí, guitarra en mano ;)).

    No obstante, tengo que decir que, de haber construido mi opinión sólo a través de crónicas de periódicos y comunicados de los “portavoces” del movimiento, sería exactamente igual a la de David.

    En lugar de eso, mi curiosidad me llevó a pasearme por la zona (hablo, en mi caso, de la acampada en Murcia), hablar con la gente, y observar que esos manifiestos procedían de una minoría de “iluminados” que sentían el imperativo moral de plasmar todo eso en propuestas concretas. En “positivo”.

    Pero lo interesante de aquello estaba en la “zona negativa”. La inmensa mayoría de los que estaban allí representaban un rugido en contra de “banqueros, políticos y sindicatos”. Puede que sea difuso, mal expresado y demagógico; pero distaba de ser un lamento por la disipación de rentas propia de la globalización. Al contrario. ¡Era un lamento de que esa disipación de rentas no llegara a todos!

    ¿Perroflautas? Puede. Pero muchos de ellos también (pequeños) empresarios hasta hace no mucho. Y en cuyo fracaso tuvo que ver bastante el tener que soportar sobre sus espaldas el peso de conglomerados industriales y financieros “demasiado grandes para caer” (lo que se convierte en impuestos, cánones, sobreprecios monopolísticos, etc.)

    Así que, al contrario que David, no pienso que esto no tenga nada que ver con el capitalismo que viene. Más bien, puede que debido a mi extrema juventud e ingenuidad, lo he interpretado como una llamada inconsciente a que ese “capitalismo que viene” venga pronto, pero para todos. Claro, así ya no hay alusiones ni peticiones para comunidades imaginarias… el objetivo está bien claro. Son “los de siempre”. Son “los amigotes”. Y contra esos, me temo que no hay lírica que valga…

  6. Juan Urrutia dice:

    ¿Porqué hasta ayer por la noche no reparé en que no hay inmigrantes en Sol?

    • Juan Urrutia dice:

      Pues María lo señaló ya el día uno. Creo que eres víctima de un macropoder: el País y su simétrico facha de los canales tdt

      El País titula hoy: «Ni Ni-Nis, ni violentos, ni ciudadanos solo a golpe de ratón. Jóvenes concienciados con las libertades civiles se levantaron para encabezar una protesta que persigue un gran cambio.» http://www.elpais.com/articulo/reportajes/-M/sacude/sistema/elpepusocdmg/20110522elpdmgrep_1/Tes/

      ¿Quién hace el discurso de Sol? El País. Rompe la agenda? Levanta un nuevo poder? No, simplemente es una expresión, un update, de los de siempre. Y les está costando, a pesar de todo el botellón -indomeñable para ellos- movió cinco veces más personas (y fue ninguneado) como las manis proBildu en Bilbao (10 veces más). Y esa es la única buena noticia: la inanidad no mueve tanto ni con toda la batería mediática soplando en cola.

  7. Juan Urrutia dice:

    No digo, david; que no haya manipulación mediática, al fin y al cabo todo deviene un espectáculo, pero aun así sería posible que el discurso fuera rompedor….del dscurso dominante. Pero lee por favor el minipost de hace cinco minutos

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.