SOBERANÍA, INFLACIÓN Y EUROBONOS

por | miércoles 2 de noviembre de 2011

El comienzo de la reunión del G-20 está prevista para estos momentos en los que escribo. Dados los acuerdos del Consejo de la UE adoptados hace escasamente una semana y aunque estuvieran pendientes de concreciones y trámites, parecía que esta reunión de Cannes del G-20 podría ser el comienzo de la coordinación necesaria para comenzar a articular medidas que propiciaran el despegue de la actividad económica en los países desarrollados con la aquiescencia de los emergentes. Ya era hora pues las perspectivas no parecían buenas a la luz de informes diversos y especialmente el de la OCDE que anuncia una especie de estancamiento muy poco estimulante para la moral pública. Los representantes de este club que parece ser el encargado de velar por intereses generales y globales necesitan tiempo para ponerse de acuerdo y tranquilidad para imaginarse los escenarios posibles y las respuestas óptimas en cada uno de ellos.

Pues bien, no sé si tendrán tiempo, pero ciertamente no van a contar con la paz de espíritu necesaria para sus reflexiones. La mitad de sus miembros llegarán a la reunión agotados por las conversaciones previas relacionadas con la salida de Papandreu pidiendo la confianza de la cámara griega y anunciando, si la gana el próximo viernes, la convocatoria de un referendum sobre las condiciones ya pactadas como necesarias para poner a su disposición los 8.000 millones de euros pendientes del primer rescate y librar fondos en el orden de un ciento de miles de euros para el segundo. Añadan a esto la suspensión de pagos de MAF Global a causa de la bajada en los precios de algunos bonos soberanos y la posibilidad de que las fuerzas políticas helenas obliguen a convocar elecciones y convendrán conmigo en que la tranquilidad necesaria para meditar sobre el relanzamiento económico va a escasear justo cuando más necesaria es. Y no cabe duda de que lo es, y mucho, en este momento en el que ya está lo suficientemente claro que los problemas de deuda soberana en Europa y sus efectos en los sistemas financieros de algunos países de la UE difícilmente se arreglan sin crecimiento suficiente.

Y esta especie de nudo no se arregla fácilmente por dos razones aparentemente independientes pero que se refuerzan mutuamente. La primera es que en la UE la soberanía permanece en las cámaras de representación popular y finalmente en el pueblo. Por eso Papandreu hace lo que hace aunque es incomprensible que los demás no se lo preguntaran hace una semana y que él mismo no lo anunciara. ¿Incompetencia? ¿Deslealtad? Qué más da. Si yo fuera él argüiría que es algo tan elemental que no hace falta anunciarlo y que él no es responsable de los anuncios optimistas que siguieron a la reunión del Consejo. Y si continúo poniéndome en sus zapatos pienso que la jugada es inteligente pues si gana la confianza y el referéndum, él aparece como un héroe nacional y campeón de la democracia y, al final, hasta como salvador de Europa. Y si se queda por el camino porque no obtiene la confianza o pierde el referendum sigue siendo un serio valedor de la democracia allí donde nació y se retira lesionado en un momento del partido muy difícil de jugar con perspectivas de éxito.

La segunda razón que hace muy difícil desatar el nudo es que el BCE solo tiene el mandato explícito de velar por el control de la inflación y en principio no tendría ni que comprar deuda soberana en el mercado secundario para mantener su precio y ayudar al sistema financiero europeo ni, desde luego, velar por la estabilidad de dicho sistema que es la pieza central del mecanismo de contagio que tanto tememos aquí en España. Esto es también una cuestión de soberanía puesto que los sistemas financieros son nacionales por muchas relaciones que tengan entre sí.

Si consideramos ambas cuestiones a la vez no tenemos más remedio que ponernos nerviosos sin necesidad de ser inversores, bien en deuda soberana bien en el sistema financiero, y tirarnos de los pelos en caso de que lo seamos. Los bancos necesitan gestionar su balance justamente para mantener su solvencia y el instrumento básico para hacerlo es la deuda pública que tiene un mercado profundo y permite jugar con cantidades y plazos de madurez. Y no pueden hacerlo porque esa deuda soberana ya no es un activo seguro. En estas condiciones el cortafuegos que creíamos había sido establecido hace unos días ya no resulta seguro y tenemos que pensar rápidamente en reforzarlo sin cicaterías. A ello nos puede ayudar tanto la reunión del G-20 como la cabezonería de Papandreu. Tenemos que apoyar a éste para que gane su embite y tenemos que hacerlo con promesas creíbles de recuperación económica. Adelantemos la creación de eurobonos convenciendo a Alemania que es su aportación heroica a la salud económica mundial así como su propia salvación (pues también ella caerá si se precipitan las cosas) y dejemos que Mario Draggi se estrene generando una generosa inflación que, injustamente, favorezca a los deudores al disminuir el valor real de esa deuda. Inflación y eurobonos son una solución, second best, pero solución al fin.

7 pensamientos en “SOBERANÍA, INFLACIÓN Y EUROBONOS

  1. Pingback: Sanpa

  2. Ting

    Si creo que podremos eitmir como ahora emiten aqued las comunidades , alled pueden eitmir ciudades y estados aun que este1n descontrolados pero la prensa anglosajona no habla de ello para que no estalle la gran burbuja de todos los tiempos dentro del paeds mientras tanto , este af1o supongo que con la ayuda de la fed se vio como bajaron los tipos.Por ejemplo el de california que estaba en enero en los 4.8% ahora lo tienen en 3.6% y eso que este1n fatal pero como la fotocopiadora de df3lares va como va no tiene problema hasta que el mundo se de cuenta de ello , ya que creo que los chinos no este1n comprando nada de bonos en us desde hace mas de un af1o sino mira como tienen al yen de fuerte por culpa de los chinos al estar pasando sus df3lares a yenes y euros .. Lo importante de Europa es que aprendamos la leccif3n y no miremos a los paedses anglosajones que para mi se este1n a punto de suicidar creando mas deuda en vez de recortarla .. al final lo de Grecia es un grano de arena visto la deuda de paedses como US y UK .. pero parece que esto aun o toca sere1 despue9s de elecciones piensa que al af1o que viene tenemos elecciones en muchos grandes paedses del mundo occidental . O sino si esto fuera el fin de euro no crees tu que tendredamos un euro a 0.8 o por debajo lo vimos en 2003 a esos niveles estareda peor si fuera el fin ..

  3. Pingback: Hans Werner Sinn y otros economistas (no del) montón

  4. Pingback: Aniversario Ibermática

  5. Pingback: Un interludio económico

  6. Pingback: BCE

Los comentarios están cerrados.