Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Sistema complejo

sistemas complejosJuan de Mercado, el 08 del 06 del 2012, y usando el conocido chiste de que «hay tres economistas, uno que sabe sumar y otro que no» escribe que, en ciertos temas, hay economistas que parecen no saber sumar. Aplica Mercado esta sencilla idea a varios temas entre ellos esa idea que hoy renace de repartir el trabajo reduciendo la jornada laboral. Ideas como esa, que a un lego le parecerían obvias no lo son tanto si caemos en la cuenta de que un sistema económico es siempre complejo. Esto es lo que decía al respecto:

Los sistemas económicos son complejos. En ellos, cada variable depende de los valores actuales y futuros de muchas otras, las cuales a su vez dependen de los valores actuales y futuros de las primeras. Es más, estas relaciones de dependencia son cambiantes en el tiempo, dado que las decisiones que toman los agentes económicos varían en función de sus expectativas sobre el comportamiento actual y futuro de otros agentes. Es por ello por lo que la evaluación de medidas de política económica requiere el uso de modelos económicos (que, necesariamente, han de ser dinámicos, es decir, han de tener en cuenta el futuro, de equilibrio general, es decir, han de tener en cuenta la determinación conjunta de todas las variables, además de lógicamente coherentes, es decir, adecuados a la cuestión que se quiere analizar).

La apelación a la complejidad de un sistema sin más me pone nervioso y me enfada.

Para empezar porque, si esto es así en un sistema específico cabría preguntarnos por qué no se aplica la teoría de sistemas complejos a fin de encontrar una respuesta. Un sistema complejo suele tener soluciones múltiples y cabría que, en ciertas condiciones, la reducción de jornada tuviera sentido más allá del mero reparto de una cantidad dada de trabajo medida en horas entre más trabajadores trabajando menos cada uno de ellos.

Pero hay otras razones para mi enfado. No se puede pues hablar de sistemas complejos sin plantearse cómo diferenciar entre teorías reflejadas en modelos complejos. ¿Podemos continuar con el falsacionismo popperiano? Según este criterio deberíamos mantener una teoría hasta que se haya probado falsa; pero lo que está ocurriendo alrededor, por ejemplo en Macro, es que se mantienen aunque estén muy cerca de que hayan sido probadas falsas y se mantienen porque el grupo social de quienes practican esta rama del saber es muy poderoso académicamente. Hay pues que abandonar el falsacionismo e inventarnos otra manera de palpar nuestro camino hacia la verdad. Sugiero que consideremos como criterio de verdad no la correspondencia entre la idea y la cosa, sino la idea que más ha costado parir, esa idea que se ha impuesto al grupo a pesar de la dinámica compleja de ese mismo grupo y que está por debajo del poder académico.

Ya comprendo que esta sugerencia no es muy seria, pero a mi edad uno empieza a creer al cuerpo, es decir a lo que se impone a su mente.

«Sistema complejo» recibió 1 desde que se publicó el lunes 15 de diciembre de 2014 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Antonio dice:

    Leyéndote me ha venido a la mente un artículo que cito en mi tesis:

    Rooney D and McKenna B (2005) Should the Knowledge‐based Economy be a Savant or a Sage? Wisdom and Socially Intelligent Innovation. Prometheus, 23(3), 307–323.

    Si no resuena algo de lo que dice, al menos pasarás un rato “amusing” leyendo la distinción de Giambattista Vico entre “doctus imprudentis”, “stultus”, “illiterates astutus” y “sapientes”.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.