Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Sexualidad:Keynes y Steiner

Algún dí­a de la semana que acaba hoy me detuve en la página cultural de El Mundo. En ella un corresponasal en Londres informaba sobre un pequeño ensayo del crí­tico literario George Steiner que parece ser forma parte de un libro de ensayos cortos que acaba de publicarse. En el ensayo a que me refiero Steiner reflexinaba, basándose aparentemente en su experiencia personal, sobre las relaciones entre sexo e idiomas.

No es lo mismo hacer el amor en ingés, francés, italiano o alemán. No parece un gran descubrimiento a no ser que se caractericen con un poco de gracia las diferencias. Que en alemán el amor puedes ser un poco salaz o en francés verboso son afirmaciones que se parece demasiado a los chistes de “habí­a un francés, un ruso y un español” como para resultar realmente interesante.

Me quedé con las ganas de saber, por ejemplo, si Steiner gusta de la variedad en este campo del sexo y, si ese fuera el caso, de conocer su opinión sobre el amor en lenguas minoritarias. Este asunto irí­a más allá del tipo de chiste al que me hereferido más arriba y tendrí­a alguna implicación intelectual sobre los nacionalismos o la Europa de los pueblos. Pero parece ser que nada de esto se puede aprender de este reciente ensayo del sagaz Steiner.

Más interesante me parecen los diarios sexuales de Keynes que conozco através de una converasación entre dos historiadores de la religión que me enví­a David Teira. Me entero de que en uno de ellos aparecen sus conocidos amantes con siglas reconocibles con lo que el diario tiene un cierto interés historiográfico. Aprendo también que en el segudo de estos diarios la cosa va de coleccionismo de las aventuras anónimas y un poco sórdidas que son recogidas con preocupación de estadí­stico o de coleccionista comparando performances y clasificando las experiencias según un código secreto cuyo descubrimiento pueda dar para una tesina sobre los orí­genes próximos del lenguage gay.

¿Podriamos aprender algo más de este aparente descubrimiento reciente de un trocito de la obra del gran Keynes? Parecerí­a que no; pero no debemos darnos por vencidos tan pronto. Creo, un poco tongue in cheek – aunque no del todo – que se podrí­a abrir una promisoria lí­nea de investigación sobre sexualidad y polí­tica económica. Tengo el pálpito de que el pump primig, por ejemplo, no es algo tan raro para alguien que como Keynes tení­a una concepción de la promiscuidad sexual no como algo saludable y natural, sino como algo parecido a ese coleccionismo propio de adolescente que está interesado más bien por la iniciación en algo un tanto prohibido y diferenciador.

Naturalmentr que los primeros resultados de esta lí­nea de investigación tan novedosa y posmoderna deberí­an testarse frente a los ejemplos recientes que en estos tiempos de turbulecias podrí­an ser muy reveladores respecto a la manrra de ser de distintos ministros de economí­a o de diferentes gobernadores de bancos centrales o de patidarios de una u otra forma de concepción macroeconómica o de intervención de polí­tica económica.

No prometo nada, pero se me empiezan a ocurrir cosas que quizá puede someter a su criterio en un futuro próximo cumpliendo así­ mi sueño secreto de mezclar la economí­a con la prensa del corazón. Es esta, creo yo, un espejo privilegiado de la situación económica y de las polí­ticas que se están siguiendo o prometiendo.

«Sexualidad:Keynes y Steiner» recibió 0 desde que se publicó el Sábado 16 de Febrero de 2008 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.