Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

¿Ser extranjero siempre?

Hay ocasiones en las que parece que las ideas se agolpan o que vienen en grupo o que se cuelan con habilidad en la mente de muchos unidos por un lazo secreto. La presentación de los Exploradores Digitales es una de esas ocasiones. Se trata de construir una comunidad más o menos estructurada entre aquellos que sienten que lo digital ha modificado el mundo de una manera profunda. O bien Sion o bien un Consulado del Mar. Sion o la UE según traduce Natalia

Hasta tal punto es esto cierto, lo de que las ideas se agolpan, que mi mujer, que no pretende estar preocupada vitalmente por esta cuestión, me pasa las sigientes citas de Perec y de Vila-Matas que ofrece este último en su libro del 2003 Parí­s no se acaba nunca.
Las doy tal como están. Para Vila-Matas, en un momento como el que ocupaba cuando escribió esta novela, la elección vital crucial era entre ser nacionalista rancio o nómada del espí­ritu.

George Perec en Especies de Espacios dice:

“O bien arraigarse, encontrar o dar forma a las raí­ces de uno, arrancar al espacio el lugar que será el nuestro, construir, plantar, apropiarse milí­metro a milí­metro de la propia casa: pertenecer por entero a nuestro pueblo, saber que uno esde la rgión de Cevennes o de Poitou.

O bien no llevar más que lo puesto, no guardar nada,vivir en un hotel y cambiar a menudo de hotel y de ciudad y de paí­s, hablar, leer indiferentamente cuatro o cinco lenguas;no sentirse en casa en ninguna parte, pero sentirse bien casi en todos los sitios”

Y Vila-Matas nos cuenta que tradujo esto de la siguiente forma:

” En definitiva, ir con los nietos a recoger moras por los angostos caminos nacionalistas o viajar y perder paises, perderlos todos viajando en los trenes iluminados del mundo nocturno, ser extranjero siempre”.

Se puede pensar que no es esta la elección ya que los ocupados en la construcción de la identidad de los Exploradores Digitales ya han optado por ser extranjeros o nómadas y se preguntan si hay que serlo de una manera más o menos individualista o usando mumis o anfitriones. Ya sé que la discusión es esa; pero me parece que nunca se afrontará con la finura de una navaja afilada a no ser que pensemos profundamente sobre la dicotomí­a que aflora en las citas anteriores.

Cada uno de nosotros puede reproducir esta elección o esta bifurcación vital de muy diferentes maneras e incluso hacerlo de maneras diferentes en distintos perí­odos de la vida. Podrí­a por lo tanto presumir de viejo experimentado, contar que conquisté a mi mujer afirmando la dificultad de optar entre Sartre y Camus, decir que no hay nada nuevo en la opción que se plantea a los Exploradores Digitales y añadir que yo ya he contestado que prefiero ser extranjero siempre. Es decir que yo, por fin y a pesar de todos los pesares, prefiero a Camus.

Y es justamente esa elección la que me lleva a preferir la segunda opción de nuestra discusión. Y sin embargo hay no pocas ventajas en la primera, ventajas filosóficas quiero decir en este caso, aunque la dscusión tampoco es ajena a la Economí­a ni, por supuesto, a la polí­tica. No la menor de estas ventajas es la de convertirse en generador de mitos. No hay nada tan fuerte como esto a lo que una pobre criatura humana podrí­a aspirar. Pero todo ello está demasiado asociado al nacionalsocialismo o a una ontologí­a de lo sagrado para el gusto de un anfitrión como yo.

Y sin embargo todo esto, tanto la oposición general como la especí­fica, suena a oposición binaria propia de una visión de todo como árbol y no como enredadera. Sin ánimo de molestar ni de llamar la atención yo creo que deberí­amos estar preparando la superación de estas oposiciónes. Una manera de hacerlo es la que yo propuse en aquello de la individuación a través de la pertenencia. Y en términos de lo allí­ planteado lo interesante de la opción menos estructurada es que permite la individuación sin romanticismos excesivos y reduce el coste de la disidencia que puede y debe darse siempre entre exploradores en general, no digamos en el caso de los digitales que construyen el territorio que exploran.

«¿Ser extranjero siempre?» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 3 de Septiembre de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Abenyusuf dice:

    Sr. Anfitrión,
    Me ha recordado ese amor de las ciudades en “última novela” de Gillaume Dustan, inmersa en la autoficción, que bebía a su vez de Perec. Antes sólo fue un viaje con nombre de hotel y dormir por Europa del Este, o devorar La infancia de un jefe de Sartre y Julio César de Brecht.
    Gracias por su excelente artículo.

  2. david dice:

    Y que te parece la idea de definir una netiqueta, un sistema para compartir agendas y estructuras, mas que una constitucion comercial?

  3. Juan Urrutia dice:

    La vida se arma como diría Perec, pero cómo se arma es de dificil fijación. La netiqueta parece la sutura mínima y eso me gusta.
    Y todo es compatible con todo si se guardan las distancias

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] ellos y, en todo caso, con respecto a él, el trato entre los invitados sea el que corresponde a extrajeros. Es decir heimatlos y siempre presto a iniciar un nuevo mito […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.