Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Seminario en Imdea

Ayer acudí a visitar las instalaciones provisionales de IMDEA Ciencias Sociales y quedé muy bien impresionado, de manera que me imagino lo bien que van a estar sus miembros en cuanto se trasladen a su sede definitiva. Más tarde asistí al seminario que impartió Antonio Cabrales y me gustaría comapartir mis reflexiones ulteriores que, sin haber leído el texto, no serán ni técnicas ni detalladas.

Parece ser creencia general que España necesita un nuevo modelo de crecimiento basado en sectores de mayor valor añadido que, claro, van a exigir una mayor formación. De ahí la importancia de las cuestiones económicas sobre educación preuniversitaria que planteaba Antonio y que atestigua el embrión de pacto que parece existir entre los dos partidos políticos mayoritarios.

La clave del modelo de Cabrales y coautores se encuentra en que la creación de capital humano en la escuela depende, dejando aparte el talento natural de cada estudiante, del esfuerzo de padres por un lado y de la escuela por el otro. Si ambos esfuerzos son sustitutivos, cuanto más gana un progenitor mayor es su coste de opotunidad, menor su dedicación a la educación del hijo y más tiene que aportar la escuela para mantener la producción de capital humano.Por lo tanto se necesitan mayores medios. No parece extraño que, bajo un montón de supuestos adicionales y ad-hoc, el capital humano agregado sea fución inversa de la renta de los padres a igualdad de talento. Si los esfuerzos fueran complementarios el resultado no parece claro pues ambos esfuerzos se refuerzan mutuamente en cualquier dirección.

Los problemas interesantes se aparecen a partir de este resultado. ¿Qué tal le vendría a un país segregar según talentos naturales? ¿Y segregar según religión, ideario propio o cualquier otra afinidad? En el primer caso la segregación mejora el capital humano agregado. En el segundo los resultados no son claros.

Ante esos resultados se me ocurren dos comentarios generales. Primero, ¿no será cierto que el output final de la economía depende no solo del capital humano sino también del capital social? Si eso es así hay que repensar la segregación ya sea vertical por talentos ya sea horizontal por cualquier tipo de afinidad.

Segundo, si queremos mejorar la educación, e incluso si nos fijamos solo en el capital humano agregado y prescindimos de toda otra razón para preocuparse de la educación, es muy difícil convencer a las autoridades con este tipo de modelo que no tiene más remedio que prescindir de muchos factores presuntamente relevantes. Los cambios en la educación están claramente condicionados por el statu quo de forma que lo que encontraremos es path dependence.

Con independencia de todo esto y una vez subrayado que , en cualquier caso, el seminario fue excelente y el trabajo de Cabrales sobre esta materia de primera calidad, debo añadir que mi atención decayó en algunos momento en los que creí estar viendo a Pablo G. del Amo, el gran montador cinematográfico. El parecido físico se complementa por la similitud entre el montaje de una película y la forma en que se piensa en términos de modelos. La retórica de un tipo o de otro tiene un claro papel que jugar an ambos casos. Montadores de ilusiones, nada menos.

Agradezco a Benigno Valdés la oportunidad de disfrutar de ese ratito de discusión inteligente. Se lo pago con este último regalo de mi capacidad fisiognómica

«Seminario en Imdea» recibió 4 desde que se publicó el Jueves 11 de Febrero de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. F. Tusell dice:

    ¿Realmente se dijo que cuanto más gana un padre mayor es su coste de oportunidad y menor la dedicación a la educación de su hijo? No parece fácil sustentar tal cosa.

    La misma línea de razonamiento llevaría a concluir que a mayor ingreso, mayor el coste de oportunidad de leer libros, ir a la ópera, viajar o jugar al golf, cosas todas que llevan tiempo, pero que los ricos suelen hacer más que los pobres.

    Pese a ser —sin duda— uno de los alumnos más cerriles y refractarios a la Teoría Económica que habrás tenido la desgracia de tropezar en tu trayectoria docente, conservo alguna vaga noción de que había un efecto sustitución y otro renta. Imaginaría que todos los bienes que cito, y el tiempo de dedicación a los hijos también, son bienes superiores en que el efecto renta domina de largo cualquier efecto de sustitución.

    Quizá sea, simplemente, que no he entendido nada.

  2. Juan Urrutia dice:

    Tu recalcitrante actitud anti teórica te salvó de algunas , o quizá muchas vías muertas. Pero algunas eran buenas vías y pareces no haberlas olvidado. Sí, los hijos parecerían ser bienes superiores aunque, concederás, pueden llegar a ser un coñazo.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] de ciencia y tecnología. Pues bien, en lo que concierne a la educación, lo que comenté sobre el seminario al que atendí en el IMDEA Ciencias Sociales debe ser suficiente para frenar el optimismo que pudiera haber. En cuanto al […]

  2. […] de ciencia y tecnología. Pues bien, en lo que concierne a la educación, lo que comenté sobre el seminario al que atendí en el IMDEA Ciencias Sociales debe ser suficiente para frenar el optimismo que pudiera haber. En […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.