Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Savater vs. Pérez Royo

Ayer ví­ el programa Madrid Opina que, como no podí­a ser de otra manera, se centró en la dclaración de ruptura de una tregua ya rota y en el que actuaba como invitado Javier Pérez Royo.

Su soledad en ese debate me evocó sentimientos semiocultos que ahora me permito aflorar tangencialemente bajo el disfraz de un comentario sobre un debate periodí­stico reciente.

En efecto, el pasado 22 de mayo el filósofo Savater arremetió en el diario El Paí­s contra Pérez Royo acusándole de ponerse de parte de delincuentes. Decí­a allí­ el filósfo refiréndose a Pérez Royo:

Con la misma elocuente vehemencia con que otrora justificó a quienes iban a las puertas de la cárcel de Guadalajara para hacer la ola a los condenados del GAL, hoy denucia que se está imponiendo la liquidación electoral de 150.000 o 200.000 ciudadanos…a los que se priva en la práctica del derecho de sufragio.

Pérez Royo respondó el 1 de junio en el mismo periódico anunciando que Barrinuevo y Vera van a ser poco menos que reivindicados en su honor por el tribunal de derechos humanos de Estrasburgo porque fueron condenados sin pruebas violando la presunción de inocencia y reafirmando la inconstitucionalidad de la ley de partidos y la imposibilidad constitucional de que alguien no condenado en firme pueda contaminar ninguna lista.

Le agradezco a Pérez Roy su explicación in extenso pues esa era precisamente una de las cosas que el otro dí­a yo afirmaba no entender. Pero este, tal como he dicho, no es el objetivo de este breve comentario sino que éste pretende ser una breve meditación sobre la influencia que en mí­ ha tenido Savater.

Este pensador ha pasado de jóven rebelde a irritable gargantua.

El jóven rebelde me encandiló precisamente por su elogio de la crí­tica negativa. No habí­a que ofrecer soluciones constructivas, sino ser capaz de decir que no ante soluciones viciadas. El hombre maduro que se lanza a la práctica polí­tica me puede llegar a admirar, pro no me encandila porque ha perdido su capacidad crí­tica y admite, a diferencia de Pérez Royo, el gato que nos quieren dar por liebre.

Su valentí­a cí­vica no puede evitar mi nostalgia del rebelde. Lo mismo que el hijo de aquel padre de Zen y el Arte del Mantenimiento de la Motocicleta que, una vez superado un episodio de desvarí­o mental, se lanza a un viaje en moto con ese hijo y se da cuenta que el padre que el hijo añoraba era el desvariado, no el profesor sensato.

Y ese es el Savater que yo echo en falta, el que en su dí­a podrí­a haber jugado el mismo papel que ayer tuvo que jugar Pérez Royo en Telemadrid.

Ya ven qué cosas.

«Savater vs. Pérez Royo» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 6 de Junio de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. davidr dice:

    Perez Arroyo hizo el ridiculo de mala manera en ese programa. Hasta me dio pena ver el extremo de enajenacion al que se puede llegar cuando uno compromete su identidad con una “ideologia” (por no decir partido o bando directamente). Como cuando no se que dirigente de izquierda unida dijo en ese mismo programa que en cuba habia democracia, esgrimiendo guantanamo como argumento. Mezcla de pena y risa me dio. Que error es, la democracia como forofismo, y mas en un catedratico, que ya tenemos suficiente con 40 millones de forofos.

    Respecto a su post anterior: lo que yo no entiendo es que los terroristas vayan a recibir 1000 millones de euros de los ciudadanos a los que asesinan, via el estado con el que quieren acabar. Que le parece peor, lo suyo o lo mio?

  2. Juan Urrutia dice:

    Sobre la falta de democracia en Cuba parecería que estamos de acuerdo. Aun así no es seguro que coincidiéramos en la manera de ayudar a que la haya.
    Parece obvio que no tenemos la misma percepción del ridículo y seguramente de lo que son los hechos. Todos tenemos memoria selectiva y todos sufrimos sesgos cognitvos filtrando los hechos que no encajan en nuestras creencias a priiori. Pero nos corresponde a todos y cada uno someter nuestras creencias al filtro de la contradicción. Y yo , sin duda llevado de ms propios segos cognitivos, creo que los hechos están más cercanos a lo que intentaba decir Pérez Royo.
    Que los terroristas reciban dinero y poder para matarnos a gentes como usted y como yo no me gusta ni un pelo; pero mi gusto o mi disgusto no disipa mi falta de entendimiento de ciertas cosas tal como decía en el otro post al que usted se refiere.No creo que pueda haber terroristas en los ayuntamientos, pues si los hubiera supongo que la policía les arrstaría. Mientras no lo haga he de suponer que no lo son aunque quizá sientan como tales y me den miedo.Eso es lo mío. No me parece mal; pero tampoco me parece tonta su percepción.
    Procuro que mis deseos no nublen mi comprensión. Quizá no lo consiga; pero le aseguro que me gustaría que me convencieran con argumentos, como los jurícos que esgrime Pérez Royo en sus artículos periodísticos, y no con gritos, con medias verdades y con ejemplos poco edificantes de “mind reading” y ataques personales
    En cualquier caso gracias por su comentario

  3. Carlos dice:

    Y qué me dices del Savater de “Para la anarquia…” ese fabuloso libro de artículos y conferencias, ese fue el libro que a mi me cambió la vida, ese Savater crítico contra el poder y definiendo los caminos del simpoder y la acracia…

    en fin, estoy de acuerdo con usted, el viejo Savater se volvió prudente y eso le arranco la imaginación y la frecura para encarar la vida con una mente crítica.

    Un cordial saludo…

  4. Nearco dice:

    Estimado Juan:

    creo que subir a un pedestal a cualquiera, sea tu padre, tu mentor, algún sabio famoso o, en fin, a cualquier persona en general, puede resultar luego muy contraproducente. Cada uno debe buscar sus propios caminos, y todos tenemos numerosos defectos, a menudo amplificados cuando además poseemos proyección pública. Yo también he sido un seguidor de los escritos de Fernando Savater. Desde que leí “Ética como amor propio”, descubrí la madurez de un talento que, hasta entonces, si bien revulsivo e inteligente, aún no había mostrado su mayor destreza. Con esa obra creo que lo consiguió, y desde entonces, he procurado leer todo lo que publicaba. Sin embargo, muchos de sus últimos trabajos ya son algo reiterativos y ha acometido una misión divulgadora que ha rebajado su calidad.
    Sobre su posición en la escena política vasca, mucho me temo que tiene bastante razón, al margen de posibles oportunismos políticos del momento a los que se avienen otros y algo de confusión que quizás él también padezca.
    Sobre Pérez Royo, espero que no te equivoques. Tengo que decirte que seguí su polémica con Savater en El País, pero no estoy nada convencido de que tenga razón. De hecho, no me parece que sea un jurista que hile muy fino. En cierta ocasión, Javier Pradera le rebatió en un programa radiofónico, porque Royo defendía la introducción de un Ministerio Fiscal que llevara a cabo la la labor investigadora en los procesos, en lugar del Juez de Instrucción. Ante tal propuesta, Pradera le respondió que ese sistema sólo podía ser válido en caso de que un Fiscal General del Estado nombrado por el Gobierno no fuera el que impartiese instrucciones a los demás fiscales, puesto que entonces…no se investigaría a nadie ligado al poder del momento (como sabemos, este es el sistema actual). .
    Nótese que el comentario provenía de Pradera, que es periodista, y no jurista. Yo sí me he dedicado bastante tiempo al Derecho, y aunque duela algo reconocerlo, Pradera parecía saber más que Royo en esta ocasión, o por lo menos, no querer ocultar el dato importante.
    En resumidas cuentas, hay personas que parece saben mucho de algún tema y que elaboran sutilidades sin fin, pero, al final, no dicen nada de interés. Esto es muy normal en el mundo jurídico.
    No voy a ponerme a valorar en detalle la posición del señor Royo, que podría, pero sí querría hacer destacar que sus meteduras de pata han ocurrido en varias ocasiones, y que por tanto no me parece una autoridad fiable. De hecho, en otra ocasión le dio en un debate por arremeter contra aquellos que defienden a ultranza la neutralidad del poder judicial frente a los otros poderes, sosteniendo que la clásica visión de la democracia constitucional, poco menos que no valía.
    Quizás tú sepas algo más: ¿no será que Royo mantiene un contencioso personal con la plana mayor de la revista Claves?

  5. chus dice:

    De aquellos libros breves y pequeños que publicaban, no me acuerdo que editorial, a un precio simbólico de 100 pesetas; me quedo con uno de Savater “El mito nacionalista”. También me quedo con ese Savater que salía en las entrevistas de La Bola de Cristal o con el autor de “Ética para Amador” creo que ese era el Savater rebelde del que hablas que era además de rebelde muy interesante y honesto. Para mi es una tremenda decepción oírlo hablar ahora, siento que he perdido un referente.

  6. Juan Urrutia dice:

    Gracias por vuestros comentarios. después de ellos la pequeña polémica queda mucgo más equilibrada y, lo que más me importa, recupero la fe en la palabra.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.