Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Saint Just

Tengo la extraña percepción de que David de Ugarte se ha pasado al idoma francés . Quizá porque este idioma no es ya un idioma de poder. O por lo que sea; pero su página se abre con una cita de Saint Just en el original: tout ce qui n ´est point nouveau dans un temp d ´innovation est pernicieux.

Lo curioso es que he reparado en la cita cuando ha sido vuelta al original. Creo en efecto que ha estado ahí­ hace meses; pero simplemente no he reparado en ella hasta que ha sido “naturalizada”. Y este hecho contradice mi interpretación de lo que dice la propia cita. Verán.

Después de la crisis de la salida de Bono del gobierno Zapatero; después del arrepentimiento de los Neocons por boca de Fukuyama; después de que Benedicto XVI nos está haciendo olvidar a Juan Pablo II a base de homenajes presantificadores, no quedan sino
novedades. Nada a que agarrarse para aquellos que son alérgicos al cambio. La religión no computa; Irak fue un error y el nuevo Papa pide unidad en la búsqueda de la paz en el asunto de ETA.

Y en un mundo así­ de incierto no cambiar, no innovar, es o puede ser pernicioso justamente para el que no se adapta. Si bien durante años he pensado que cuando realmente no sabemos donde estamos lo mejor es tirar en una dirección cualquiera y perseverar, hoy pienso lo contrario: lo mejor es experimentar con escapadas rápidas en cualquier dirección. Antes pensaba que la forma del bosque en que estaba perdido era constante. Hoy pienso que no es así­. De ahí­ el cambio en mi receta para salir del bosque umbrí­o y ver la luz.

Por lo tanto la citade Saint-Just deberí­a cambiar todos los dí­as. Mañana en swahili, pasado en inglés, al otro en español y vuelta al original. O ¿hay una estrategia mejor?. ¿El esperanto?

El esperanto es una lengua artificial y nos refleja en nuestra encarnación presente como lo hacen los piercings, los tatujes, los robots o la inteligencia artificial. Es un tiempo de frialdad metálica, de arma blanca y no de cerebros de materia orgánica empapados en agua y que pesan como unos filetes para familia numerosa.

¿Está hoy el poder en la frialdad del arma blanca o en la fuerza fí­sica que despanzurra anatómicamente al enemigo? No tengo duda de que está en la capacidad mortí­fera a distancia, sin contacto, sin intercambio de fluí­dos, sin el sudor que emana del esfuerzo de matar.

Esta es, creo, la razón oculta de la defensa del esperanto hoy que ya tenemos una lingua franca. Aceptar ésta lengua orgánica en la que todos chapurreamos para no sentirnos excluí­dos,nos hace vulnerables. Practicar el esperanto en su artficialidad serí­a pues una estrategia para protegernos. Pero no estoy seguro de que sea la mejor.

Creo que, a pesar de las connotaciones realmente tecnológicas que hoy despliega este idioma tan de ilustrado, tan de masones que persiguen realmente la conciliación universal, lo mejor para no caer en las garras del poder es cambiar de idioma cada dí­a. Puede no ser muy eficiente; quizá no es tan innovador como querrí­a Saint Just pero no es muy pernicioso y, de hecho, es muy protector en este mundo en el que ya nada merece la pena de ser conservado.

Por otro lado, el hecho de que yo haya reparado en el cambio de idioma en la cita con la que David de Ugarte abre su blog, demuestra, creo, que no es la artificialidad la que nos arma contra el poder, sino la naturalización de lo que hoy aparece como artificial.

«Saint Just» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 9 de Abril de 2006 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. davidr dice:

    “lo mejor es experimentar con escapadas rápidas en cualquier dirección”

    Esto se parece mucho a lo que nos ha enseñado la biologia evolutiva (con la diferencia de aplicarse a un colectivo y no a un individuo). La naturaleza utiliza esta estrategia a la hora de resolver el problema de la supervivencia en un espacio de soluciones que desde luego es tan inescrutable como un bosque para alguien perdido en el. En este contexto, las pequeñas escapadas rapidas se denominan variacion, y la implementan mecanismos como reproduccion sexual, mutacion, crossover. Estas variaciones de caracter aleatorio en la busqueda la hacen especialmente resistente a minimos/maximos locales asi como a cambios en el entorno. Por lo que en la cita de Saint Just subyace de cierta manera una leccion tan vieja y tan patente como es la vida.

    Curiosamente una de las manifestaciones mas caracteristicas del “mundo metalico”, la computacion, acaba imitando descaradamente al mundo biologico en el caso de algoritmos de busqueda como genetic algorithm, ant colony optimization, swarm optimization, y tambien en general a la naturaleza (eg simulated annealing). Todos ellos incorporan de una forma o de otra las “escapadas rapidas en cualquier direccion”.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] Siempre resulta difícil replicar a los posts de Juan. Cuando son tan absolutamente geniales como los dos últimos, es misión imposible. Así que me conformaré con una coda, una pequeña broma que a lo mejor no lo es tanto. […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.