Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

¿Pueden disiparse las Rentas?

En un mundo sin rentas por lo tanto todo el mundo gana de acuerdo con su productividad marginal, es decir lo que aporta a la comunidad con su trabajo que, en competencia, ha de ser igual a su coste de oportunidad. El «LiborGate» y la necesaria connivencia del regulador en él, nos hace dudar de la posibilidad real de que algún día podamos conseguir la disipación de rentas.

Capitalismo que vieneLas palabras son ambiguas. Pensemos en la palabra «renta». Para cualquier ciudadano la renta puede ser lo que paga el arrendatario como alquiler al arrendador o dueño del del piso que habita. Pero «rentas» pueden ser esos ingresos de los que vive o malvive o ahorra una persona que pertenece a las clases pasivas y que, por lo tanto, no trabaja aunque perciba bien una pensión, bien ingresos de capital como intereses o dividendos o bien, naturalmente, el alquiler de un posible piso en el que materilizó sus ahorros. Pero esa palabra, «renta», puede tener otros significados. Por ejemplo entre los economistas se entiende como «la renta de la tierra» la noción que acuño Ricardo la diferencia del precio del metro cuadrado en una tierra de mejor calidad agrícola o más cerca del centro de una ciudad con relación a otra de menor calidad o más alejada de ese centro.

De acuerdo con este último sentido podemos decir que una renta es para su perceptor cualquier cantidad que sobrepase el coste de oportunidad en el que incurre ese perceptor trabajando como trabaja. Es decir la diferencia entre el ingreso de hoy (incluyendo la renta) y lo que recibiría en la mejor oportunidad alternativa. Es pues renta, por ejemplo, la diferencia entre lo que gana un funcionario como consejero de administración de una empresa generosa y lo que ganaría como un simple catedrático o economista del Estado destinado ya sea en una universidad pública ya sea en un Ministerio. Igualmente es «renta» la diferencia entre lo que ingresa un notario concreto y lo que ingresaría como socio de un bufete de abogados especializado en Derecho Mercantil.

Este último ejemplo nos hace pensar que una «renta» puede ser positiva o negativa. En el caso del Notario si esa renta fuera negativa diríamos que su vocación de servicio público es tan grande que está dispuesto a pagar por ejercerlo. Con independencia de esta última observación, este último ejemplo nos hace ver que las rentas pueden tener que ver con el monopolio. Retengamos esto y continuemos tratando de acercarnos hacia la idea de disipación de rentas.

Si el Estado dejara de exigir una oposición para poder dar fe y dejáramos que la libre competencia determinara quienes son los individuos que dan fe de lo que sea porque son creíbles para la gente, habríamos eliminado la renta del notariado proporcionada por el Estado. Si la libre competencia es tal que realmente funciona, se eliminan los monopolios y se disiparían las rentas. En un mundo sin rentas por lo tanto todo el mundo gana de acuerdo con su productividad marginal, es decir lo que aporta a la comunidad con su trabajo que, en competencia, ha de ser igual a su coste de oportunidad.

Pero la cosa no acaba aquí porque hay muchas maneras de hacerse con rentas más allá de un privilegio monopólico otorgado por el Estado. El monopolio se puede alcanzar mediante la competencia libre eliminando a los competidores e incluso hacerlo limpiamente sin incurrir en prácticas rechazables moral o socialmente. Este sería el caso de un competidor que, debido a una nueva invención puede permitirse el lujo de bajar los precios y expulsar del mismo a los otros competidores. Esta manera de hacerse con «rentas» es difícil a no ser que exista una ley de patentes que conceda a ese inventor un monopolio al menos temporal. El rechazo clamoroso de ACTA en el Parlamento Europeo es una muestra de que el deseo de generar rentas puede ser frenado.

Pero no se puede acabar con esa esperanza. Sería demasiado optimista. Eso es lo que, de momento, evoca el caso Barclays, un escándalo que se irá aclarando los próximos días pero que de momento, nos hace ver que incluso la competencia puede ser insuficiente para disipar rentas ya que parece ser que un complot entre bancos puede ser suficiente para manejar el precio del dinero, o tipo de interés, en beneficio de unos y detrimento de otros. Los detalles importan y, por eso, dejo para otro día una discusión más informada de este caso. De momento basta con decir que en un mercado tan delicado la connivencia del regulador, con competencias delegadas del estado, puede ser necesaria para generar las rentas implícitas en la manipulación del libor. Y esto nos hace dudar de la posibilidad real de que algún día podamos conseguir la disipación de rentas.

«¿Pueden disiparse las Rentas?» recibió 6 desde que se publicó el jueves 5 de julio de 2012 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Curiosamente, uno de los eurodiputados contrarios al ACTA, orgulloso por su victoria dice: “un satisfecho Martin ha advertido que será necesario encontrar otros medios para proteger la propiedad intelectual, “la materia prima de la economía de la UE”.

    Caray, resulta que las pretensiones monopolistas subsisten porque está fuera del debate real el mero hecho de cuestionarlo por sí mismo. Porque si uno de los mecanismos que pueden contribuir a esa disipación es la accountability frente al votante que reclama leyes “justas”, antes necesitaremos que el votante, por llamarlo de alguna manera, aspire encarecidamdente a que su prosperidad dependa de su mérito y no de la prebenda: no estoy tan seguro de que lo pongan fácil, especialmente en territorios donde tener un puesto de lotería es una gran aspiración social.

    Al mismo tiempo, en Hollywood estaba descontado el rechazo porque el tratado no contenía ya medidas para el control del copyright tan duras como realmente se planeaba. La conclusión allá es que nada como inciar otro tratado, pero sabiendo que en términos de opinión pública cada vez es más difícil: “Supporters of a tougher international regime to fight online piracy will have an even harder time making their case the next time around”.

    Todo esto porque un rechazo tan rotundo es quizá únicamente un espejismo y la guerra de verdad puede que esté perdida o sea inganable. Puede ser frenado, pero no era la verdadera intención de los opositores y esto es un problema bastante serio tal y como lo veo yo.

  2. Creo que el caso Barklays lo que pone encima de la mesa es la dificultad para evitar capturas cuando el exceso de escala de un sector como el financiero aboca a un oligopolio de facto. Por eso no me hace dudar de la posibilidad de la disipación de rentas, sino de que sin destruir -o aislarse de- los oligopolios sea posible que el sistema evolucione por si mismo. Osea, me hace pensar que el modo de producción p2p no será meramente una consecuencia o una faceta del capitalismo que viene, sino una alternativa que realizará su programa en un espacio diferente, mientras que el viejo sistema económico mantendrá su hegemonía en otro espacio, ahora -todavía- mayoritario. Osea, el cambio de sociedad previsto en tus trabajos será producto de una competencia entre sistemas, no una evolución «entre» fases del mismo sistema.

  3. juan urrutia dice:

    Cuanta razón tienes Gonzalo! La batalla será larga y sin garantías de éxito pero ellos, los otros, tampoco se sienten tan fuertes sabiendo que aunque orezca una tontería la razón les ha abandonado.

    En cuanto a lo de Barclays, David, es muy cierto que la escala influye; pero lo triste es a mi modo de ver la connivencia entre un cierto tipo de empresa y no solo un regulador pretendidamente independiente, sino el gobierno mismo. Ante estas tomaduras de pelo al ciudadano no cabe ya avneturar nada respecto al futuro. ¿Los bancos serán distintos? Quizá, pero ya no basta, pues es necesario que lo que cambie sea la forma de convivencia y la gestión del poder.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] es sólo una transición (en lo económico, social, etc). Parece que estamos viviendo un soberano cambio de paradigma. “[D]esarrollarse en un mundo abierto y digital” implica más que competencias de […]

  2. […] si no existiese la PI, algunos economistas como Juan Urrutia afirman que a causa de una teórica disipación de rentas, la única forma de mantener una ventaja competitiva sería entrando en un espiral de innovación […]

  3. […] transición (en lo económico, industrial, social, etc). Parece que estamos viviendo un soberano cambio de paradigma. “[D]esarrollarse en un mundo abierto y digital” implica más que competencias de […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.