Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Regreso

Antes de asistir a un seminario en a Fundación March, organizado y apoyado por la Fundación Urrutia Elejalde, me detengo a mirar la exposición de Tarsila do Amaral. El obserador se entera desde el principio de lo que se trata.

Primera muestra individual en España y una de las más importantes dedicadas en Europa a la artista brasileña Tarsila do Amaral (Capivari, São Paulo, 1886 – São Paulo, 1973), figura emblemática de la pintura en Brasil e introductora de las vanguardias europeas en su país

Es evidente para cualquiera que observe la muestra que esta pintora sabe conectar su vuelta a la exhuberancia, a la irracionalidad y a la poesía de Brasil con la sabiduría académica del viejo continente de la que se había nutrido. Y esta evidencia hace que el expectador se vea impelido a reconocer tanto que lo académico es importante aunque esté fosilzado, como que la vuelta al origen, el regreso, nunca es una vuelta a lo que uno dejó.

Y luego subo al seminario impartido por Samir Okasha de la Unversidad de Bristol en el que el jóven investigador pretende establecer un paralelismo entre la elección de teorías à La Kuhn y el formalismo del teorema de imposibilidad de Arrow. En el prmer caso hay demasiados algoritmos que amalgaman las características de una teoría en una forma de decidir cual es al buena. En el segundo no hay ningún algoritmo que agregue las preferencias individuales en una prefernecia social con las características adecuadas. La cuestión es saber si las posibles salidas a la imposibilidad de Arrow podrían aplicarse al problema de Kuhn.

Yo no podia dejar de pensar que Okasha, en sentido inverso, quería regresar al formalismo después de impregnarse de la exuberancia del problema de la selección de teorías y que esa es una tarea imposible porque no hay en el lugar al que quieres regresar todo lo que tu creías recordar.

Y si sustituímos Tarsila do Amaral por Okasha quizá aplique este comentario a la exposición:

La exposición se centra en la producción de su deslumbrante período central, los años veinte, vividos entre Sâo Paulo y París, con un final simbólico en Moscú (a donde viajó en 1931). Subraya sus conexiones vanguardistas en la capital francesa, su aprendizaje con pintores como André Lhote y Fernand Léger, su amistad con algunos poetas franceses de vanguardia (especialmente, con Blaise Cendrars).

Extrañas divagaciones que mo me dejaron sacarle al seminario todo su jugo.

«Regreso» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 16 de Febrero de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.