Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Rato o la desvergüenza satisfecha

Rodrigo Rato deja la presidencia del FMI dos años antes de que expire su mandato y lo hace por razones exclusivamente personales.

En el editorial que hoy le dedica El Paí­s contrasta su actitud polí­tica con el maniqueismo tabernario de Zaplana o Acebes y con el desparpajo populista de Aguirre. Sin embargo no encuentra una buena etiqueta para la figura de Rato.

Les ofrezco una por mi cuenta. Rato representa la desvergüenza satisfecha. Que su huida demuestra poca vergüenza parece obvio a no ser que las razones personales sean muy serias y no imagino ninguna de esa envergadura compatible con la buena cara que muestra. Deja mal a Europa, a España y, desde luego, a su partido que no sé de qué se rí­e.

Visto retrospectivamente, en efecto, uno puede sospechar que ésta ha sido siempre su actitud: mezclar lo público y lo privado. Y visto como activo electoral paraece muy vulnerable pues la crí­tica es obvia y eficaz.

Y en cuanto a lo contento que está de haberse conocido me parece que sus logros no son para echar cohetes y sus ideas ni son suyas ni son nuevas. Si hubiera perseverado y hubiera conseguido, por ejemplo, modificar las cuotas y el poder de voto en la institución que presidí­a, entoneces sí­ que podrí­a estar satisfecho, pero de momento hace pensar que juega con cosas muy serias para su propio divertimento.

Todo esto está avalado por su lapsus freudiano cuando contesta que no se va a dedicar “ni a la polí­tica ni al ballet ni a nada”. Lo del ballet es significativo y recuerda al Rex Harrison de Mujeres en Venecia. Quienes en el fondo siempre hemos querido dedicarnos al ballet mostramos, creo yo, un extraño deseo de no pesar, de ser invulnerables en la puesta en práctica de nuestros deseos, por caprichosos que estos sean.

No tengan ninguna duda que R.R. hará lo que le de la gana sin remilgo ninguno.

«Rato o la desvergüenza satisfecha» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 29 de Junio de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Andrés dice:

    Sí, es curioso que nadie hable de lo mal que ha quedado con el Fondo Monetario.

    Desde luego, si viene por temas políticos, es totalmente vergonzoso.

    Me asombra que todos lo presenten como una alternativa de “centro”. Sólo por no ser tan chabacano como Acebes y Zaplana.

    Quien lo haya seguido un poco sabe que es derechón. Derechón de toda la vida

  2. eraser dice:

    me encantó…después de escuchar débiles apreciaciones radiofónico-teórico-económico-políticas encuentro por fin, alguien que habla claro.
    Un aplauso

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] Rato, actual director general del Fondo Monetario internacional (FMI), decide regresar a España, dos años antes de concluir su mandato, para vigilar la educación de sus hijos. Un padre […]

  2. […] sin embargo, Esperanza Aguirre no supo resaltar el indudable mérito de abandonar el F.M.I. justo antes de que las cosas se pusieran muy […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.