Desde mi sillón

Un blog de «El Correo de las Indias»

Grupo de Cooperativas de las Indias

Queda inaugurado el curso académico

Lo que sigue era mi contribución a la revista CAPITAL para este mes de octubre. Esta contribución no ha sido publicada y, por lo tanto, la subo al blog tal como estaba escrita, sin enlace alguno.

inauguaracionuc3mPara cuando esta columna vea la luz el curso académico universitario 2013-2014 se habrá abierto ya con las palabras que dan título a esta columna. Y lo habrá hecho muy probablemente en medio de una notable confusión en muchos asuntos entre los que destacan las becas y las tasas. En las pocas líneas que siguen pretendo sugerir una cierta forma de plantear la solución de los problemas generados por estas dos cuestiones en base a dos principios, el de la igualdad de oportunidades y el de la autonomía universitaria. Así mismo pretendo hacer ver que su aplicación puede solucionar otros problemas del sector universitario menos conocidos.

Entre nosotros las universidades o son privadas o, si son públicas, son autónomas dependiendo económicamente de la correspondiente Comunidad Autónoma en la que están radicadas. La autonomía de las universidades es grande y se manifiesta en las muy diversas formas de plantearse y realizar su servicio a la sociedad más acá de la competencia en cuestiones muy básicas correspondiente al Gobierno del Estado. De ahí que haya planes de estudios diferenciados para una misma titulación y que no todas las Comunidades Autónomas cuenten con el mismo abanico de titulaciones. Cada una decide el servicio universitario que quiere ofrecer y reparte el dinero con el que cuenta entre las diversas universidades públicas que se tienen que apañar esencialmente con esa financiación a efectos de poner en práctica sus planes docentes e investigadores previamente aprobados por sus órganos de gobierno y por la Comunidad que tiene que financiarlos. Si las cosas son así, y sí que lo son a grandes rasgos, no hay escándalo alguno en que distintas universidades tengan tasas distintas para la misma titulación. De hecho es lo que esperaríamos si hubiera competencia entre ellas. Veámoslo.

Una universidad intelectualmente ambiciosa puede plantearse una campaña de atracción de estudiantado de calidad hacia una titulación específica a base de ofrecer unos estudios servidos por profesores especialmente brillantes atraídos por el proyecto, por el total de su remuneración, o por el abanico de sus obligaciones. Seguramente esta forma de proceder redunda en un mayor coste de impartirla y puede exigir un incremento de tasas que se concederá o no por la Comunidad correspondiente. En una situación así, creo interesante experimentar con la eliminación de la subvención generalizada a todas las universidades del 75% del coste total medio. Pues bien, la eliminación de esta subvención y su repercusión sobre los estudiantes permitirá organizar la Universidad de una manera tal que compatibilice los dos principios mencionados anteriormente, el de la igualdad de oportunidades y el de la autonomía universitaria. Los «ricos» podrán elegir la universidad sin necesidad de becas (de matrícula, de desplazamiento o de comedor) y siempre que tengan un curriculum que les permita superar la nota de corte establecida autónomamente por esa universidad para esa titulación. Los «pobres» que la superen tendrán que solicitar una beca que les permita el desplazamiento a, y la estancia en, la Comunidad que albergue el centro deseado, beca que les serán concedidas de acuerdo a su méritos académicos acercándose así a cumplir con la igualdad de oportunidades. Ni que decir tiene que esta eliminación de la subvención junto con el juego de nuestros dos principios hará que haya «ricos» que no podrán acceder a esa titulación que pretende establecerse como de excelencia y «pobres» que sí tendrán acceso a ella así como «ricos» y «pobres» que tendrán que acudir a otros centros fuera o dentro de su Comunidad.

La subvención hoy existente es escandalosa pues trata igual a pobres y a ricos. La propuesta de que las tasas sirvan para pagar el coste total elimina esta indeseable característica. La competencia entre profesores que esta medida traería consigo potenciaría su movilidad a la búsqueda de los centros más prometedores paliando así el adocenamiento y la endogamia. Así mismo eliminaría las trampitas continuas en las horas de docencia pues esas trampitas encarececen el coste total.

«Queda inaugurado el curso académico» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 6 de Octubre de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias