Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Provincianismo

El enemigo del cosmopolitismo posmoderno o del internacionalismo (proletario) moderno, no es el nacionalismo sino el provincianismo.

Siguiendo con mi proyecto de presentar a economistas exóticos dentro del marco general de las relaciones entre Economí­a y Literatura, voy a traducir una parte de un texto del muy exótico y polí­ticamente impresentable Ezra Pound que, por razones polí­ticas relacionadas con su fascismo, estaba muy interesado en la Economí­a a la que dedicó no menos de 100 p áginas según mis c álculos, una cifra significativa para un poeta.

El 12 de julio de 1917 escribí­a en The New Age una pieza titulada Provincianism the Enemy. Después de citar al Flaubert de la Education Sentimentale afirma, como entrada a su ensayo, que el

PROVINCIANISMO consiste en:

a) la ignorancia de las maneras costumbres y naturaleza de la gente de fuera del pueblo, de la aldea, de la parroquia o de la nación de uno.

b) un deseo de forzar al otro a la uniformidad.

Para el poeta de Los Cantos Pisanos toda la Ilustración ( esa que paradójicamente le va a llevar años m ás tarde al fascismo como expresión de racionalidad) est á contra esto, tal como muestran los ejemplos de Galdos (sin acento), Turgenev, Flaubert o Henry James.

Para nosotros tiene interés la referencia a una historia concreta de Galdós:

un jóven ingeniero industrial de Madrid es finalmente llevado a la muerte por los señoritingos de ‘Orbajosa’ simplemente porque es de la capital y posee una educación.

Han pasado unos 90 años y este provincianismo sigue vigente y envenenando las relaciones internacionales y las personales. Muchas de las declaraciones de cosmopolitismo me parece que est án efectuadas por provincianos y muchas de los nacionalismos motejados de paletos me parecen lo m ás opuesto al provincianismo que denuncia Ezra Pound.

Quiz á ganarí­amos algo mirando a la cuestión del Estatut desde esta perspectica paradójica.

«Provincianismo» recibió 0 desde que se publicó el Sábado 14 de Enero de 2006 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Sergio dice:

    Así pues, la tendencia a la uniformidad, tan nutridora del pensamiento único, tan aburrida como previsible, tan degradante como perversa, tiene, efectivamente raíces en los modos de vida rígidos del siglo XIX. Aún hay quien la lleva hasta la época de Isabel & Fernando.

    Buena tara arrastramos, bien alimentada antes por los gebernantes del garrote, y ahora adorada en un templo por los sacerdotes de la transición. Porque buenos servicios presta al dominio y la manipulación.

    Perdón por el rollo, pero es que antes de leer tu post no encontraba la palabra para ese virus mental que hace de engrudo para la uniformidad. No es que el término “provincianismo” me parezca del todo satisfactorio, pero es mejor eso que otros términos menos apropiados que se me ocurrían.

  2. Juan Urrutia dice:

    Me agrada Sergio haber encontrado una palabra que sirve, aunque no perfectamente, para caracterizar tu sensación de tedio uniformador proclive a ser utilizado para la manipulación.
    Pero lo importante, creo yo , no es la palabra, sino el fenómeno y éste sigue vigente. Quizá es que forma parte de la naturaleza del ser humano; pero el miedo y el recelo ante el diferente es tan repelente que uno piensa que la evolución que ha creado ese ser humano igual no ha seguido una trayectoria óptima.Pero, ¿por qué habria de seguirla?; ¿qué le impotamos a le evolución?

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.