Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Profesionales y amateurs

En mi último post afirmaba que si liberalizamos el uso de sustancias dopantes que mejoran el rendimiento deportivo, acabarí­amos con dos tipos de deporte diferenciados: el profesional y el amateur.

En el primero, se consumirán toda clase de sustancias y se experimentará sin parar, se batirán records y se generará todo un sector económico con mucho espectáculo televisivo y enormes derechos de emisión. En el deporte amateur no habrá dopaje y se practicará solo por placer y para convertirse en un pequeño héroe local. La diferencia de salarios será grande y consistirá en gran medida en las “rentas” de las estrellas, “rentas” éstas que son las que llevan a algunos a decidirse por el estrellato aunque esto pueda perjudicar la salud.

No creo que esta conclusión sea obvia a pesar que los amables comentaristas no se han referido a ello. ¿Por qué ocurrirí­a algo así­? En mi post estaba aplicando de manera subconsciente las ideas que dos colegas de la universidad de Murcia utilizan para hablar de artistas ( ver Artistic Markets and Intellectual Property Rights de Franciscó Alcalá y Miguel González-Maestre )

En ese mundo del arte hay, según estos dos economistas, demasiadas estrellas que cierran la puerta a otros muchos artistas que podrí­a surgir renovando el arte y llegando a ser estrellas ellos mismos.

La razón de esta indeseable situación en los mercados del arte estriba en la existencia de derechos de propiedad intelectual. Estáticamente podemos decir que es intuitivo que cuanto menores sean estos derechos habrá menos estrellas y más artistas , si no amateurs, sí­ asequibles y digamos que normales. Dinámicamente y a largo plazo los autores citados muestran que la reducción en los derechos de propiedad propiciará la emergencia de más estrellas nuevas y disminuirá, en cualquier caso, la “renta” de las estrellas.

Como los derechos de propiedad intelectual son barreras a la entrada, tenemos que saber si la liberalización del dopaje constituirí­a una disminución de esas barreras. A primera vista parece que no; sino que prohibir el dopaje de manera efectiva es lo que serí­a equivalente a reducir las barreras de entrada al estrellato. Sin embargo esto serí­a así­ solo si la prohibición fuera efectiva para todo el mundo, cosa imposible ya que aparecerí­a inmediatamnente un mercado negro.

Mi afirmación del dí­a pasado, por lo tanto, tiene que estar basada en un argumento más sofisticado. Se tratarí­a de darse cuenta de que liberalizar el dopaje acabarí­a llevando a la eliminación del deporte de las estrellas debido al aspecto suicida del mismo y al rechazo que esto producirí­a en la mayorí­a de los deportistas prometedores. Así­ se generarí­a una única clase de deporte, el amateur, en el que no hay estrellas rutilantes universales y tampoco “rentas” altas. El deporte profesional se habrí­a convertido en un agujero en el que se entra, pero no se sale…con vida.

No estoy seguro de que mi clarificación sea muy clara; pero al menos yo me siento más cómodo.

«Profesionales y amateurs» recibió 0 desde que se publicó el Sábado 27 de Mayo de 2006 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Andrés dice:

    Yo tampoco estoy seguro de que sea muy clara…

    A veces los razonamientos deductivos llevan a conclusiones que chocan con la realidad. En economía hay ejemplos a millares.

    El tema del arte y la propiedad intelectual me parece distinto. No estoy seguro, además, de que la razóne fde la indeseable situación en los mercados del arte estribe en la existencia de derechos de propiedad intelectual (lo que no quiere decir que esté a favor de los mismos)

    Creo que en el caso de la investigación científica sucede algo parecido (existen paradigmas dominantes y un claro halo effect)

  2. Juan Urrutia dice:

    De acuerdo en que ocurre algo similar en el mundo de la ciencia; pero no se debe al copyright solo; sino también a las “cliques” de amiguetes. En cuanto al copyright puede no ser la causa de la situación del mercado del Arte- que,por cierto, no se cual es- Pero sí que creo que influye en la diferencia salarial entre artistas y en las bareras de entrada al mercado.
    Lo que sufre es la diversidad y la novedad.

  3. Andrés dice:

    Desde luego que sufren la diversidad y la novedad… lo que es una pena.

    Yo creo que el mundo artístico debería reinventar su relación con el mercado, y que cada tipo de arte debería tratarse por separado ya que los soportes y las posibilidades de difusión son muy distintas.

  4. Juan Urrutia dice:

    Cierto, no hay dos artes iguales. Y cierto también que cada uno de ellos debería encontrar su forma de imbricarse en el mercado.
    Pero, en general, cuando la calidad del bien no es fácilmente comprobable y dependemos de la opinión de expertos,las posibilidades de burbujas especulativas son evidentes. Marchantes y grandes coleccionistas pueden inlar el precio de un cierto pintor, por ejemplo, hasta cotas insospechadas.
    Coasas del mercado.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] Supongamos que realmente se forró a esteroides el dí­a de su famosa escapada.Según El Paí­s esto pervierte el deporte. Nada que objetar hasta aquí­ excepto que, como ya dije, si se permitiera el dopaje, ese deporte se dividirí­a en dos : el amateur que sirve para incitar la competitividad y el profesional que sirve para batir records, algo que expliqué un poco más en un post posterior. […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.