Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Poussin y la naturaleza

Suntuosa exposición de Nicolas Poussin en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, en ese ese central park que es el parque de D ª casilada Iturriza en medio de un Bilbao que me recuerda cada vez más a un Manhattan en miniatura, muy al contrario que Madrid.

Habí­a visto una exposición brutal de este pintor normando del XVII en Parí­s hace unos seis o siete años y gracias a M. P. Herrero salió de un mayestático anonimato en el mundo de mi atención.

Esta vez, ya prevenido, lo miro en Bilbao para ver algo especial en su relacion con el paisaje o la naturaleza. Esto le pone en relación con la exposición de Patinir que he visto esta temporada en el El Prado y con la que todaví­a se exhibe en la Fundación March sobre la abstracción y el paisaje.

Me entero ahora de que su vida pasó de la búsqueda y encuentro de protectores nobles ( confirmando así­ una vez más esta ley de que todo intelectual, cientí­fico o artista es un bufón del poder), a vivir de clientes privados adquiridos en el mercado a, finalmente, alcanzar la libertad gracias al ahorro amasado desde los ingresos del éxito.

Y esto se refleja en su manera de mirar a la naturaleza.

Cuando depende de la protección de reyes o nobles, la naturaleza arropa a los mitos que aparecen como como unidades de sentido de su discurso pictórico. La naturaleza no es algo de interés en sí­ mismo.

Cuando ya cuenta con clientes (con el mercado, dirí­amos hoy, en lugar de con las subvenciones) la naturaleza empieza a resaltarse precisamente por figuras no mí­ticas con lo que el ya maduro Nicolas comienza a no usar convencionalmente las unidades de sentido sino a ensayar su propia narrativa.

Y una vez que alcanza la libertad la naturaleza y las figuras se hacen uno con la ciudad. Hay trabajo colectivo en la ciudad que viene al campo a recojer los frutos de la tierra y la naturaleza nos da sensación de infinitud. Los cuadros se llenan de homúnculos, aparecen seres pequeñitos, como ángeles voladores, y cuando vemos a Adán y Eva tenemos la sensación que en cualquier otro recoveco de esa campiña entre agreste y dulce hay infinitud de otras parejas primitivas.

Frente a lo que dije de Patinir no hay toque alguno de surrealismo y frente a lo que me evocó el intento de relacionar el paisaje y la abstracción hay una contradicción con lo que pensé al ver la exposición de la March: no hay nada en el paisaje en sí­ que haga de Poussin un adelantado de la abstracción.

Aunque no les interese nada mi crónica, vengan y aprovechen esta ocasión única. Si no tendrán que viajar al Metropolitan de N.Y. a partir de febrero, y ya saben que Bilbao es como Manhattan y está más cerca …de todo.

«Poussin y la naturaleza» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 5 de Noviembre de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] artes de Bilbao organizó la que ha sido sin duda la mejor exposición de Poussin y el paisaje, un tema que me interesó en su día y sobre el que ahora vuelvo de manera […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.