Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Pisitófilos creditófagos

Esta es mi última respuesta, por el momento, a un intercambio de pareceres entre varias firmas entre las que destaca la que da título a este post. Ese intercambio se produjo, en efecto, gracias al impulso de estos economistas-Lot, como ahora desean ser conocidos, por lo que bien merecen ser detacados en post aparte. La conversación hasta aquí puede seguirse en los comentarios a este post de hace unos días

Dejo aparte sus comentarios sobre Deleuze y trato de concentrarme en su argumento principal, contestando a sus afirmaciones tal como van emergiendo.

Nosotros de lo que hablamos es de cómo arrancar de nuestra mente, precisamente, (ese) totalitarismo cuando pensamos en Economía.

Hablemos de esto para tratar de acabar (también) con este totalitarismo. Para ello estaría bien tratar de identificarlo correctamente. Estos economistas lo intentan ingeniosamente, tal como ellos mismo nos dicen:

Estamos asistiendo a un intento de toma de poder (Internet incluida) por parte de lo que llamamos ingeniosamente “secta estocástica”, que incluye a los estocásticos mismos y a todos sus tiranizados. Hay en juego muchos puestos de trabajo y presupuestos, públicos y no públicos.
Es como si, en la Ciencia Jurídica, por ejemplo, los civilistas, bajo el lema “Donde más puro habita el Volksgeist es en los Códigos Civiles”, irrumpieran en escena queriendo coparlo todo, queriendo totalizar: “tú te callas, que eres un impuro”.
Estamos rozando el verdadero Islam. Nosotros solo reivindicamos la conexión de la Economía con la Filosofía Moral.

La analogía con el derecho civil como la Meca de la cultura jurídica ma gusta mucho quizá porque en su día yo casi caigo en esa atrabiliaria necesidad de pureza y de poder, en la exigencia del reconocimiento sumiso al poder de la inteligencia. Pero ya se me pasó. Ahora bien, no estoy seguro de que lo que llaman la “secta estocástica” sea la que pretende ser la piedra angular de la comprensión de los fenómenos económicos. Si por esta “secta estocástica” entendemos los llamados modelos DSGE (Dynamic Stochastic General Equilibrium models) que tanto impacto han tenido hasta ahora en macroeconomía y en política económica, entonces deberíamos reconocer que lo msmo podríamos hablar de la “secta del equilibrio general” o de la “secta dinámica” con lo que se vería que la presunta lucha por el poder no es sencilla de entender.

Pero estos economistas-Lot nos dan más pistas sobre lo que ellos aborrecen. Primero, parecería que lo que aborrecen es la cultura del paper.

Nos hemos tirado muchos años leyendo working
papers firmados (casi nunca en solitario) por economistas profesores de universidades, sobre todo americanas, y ha llegado un punto en el que estamos saturados, además de que no damos abasto.

La profesión en efecto ha crecido y es muy dificil estar al día de todo lo que se escribe, cada vez más en colaboración; pero esto no es nada malo y nestra posible incomodidad debe ser la misma que sienten otras profesiones académicas de las que sin embargo, no nos quejamos por una especie de respeto a la ciencia que, por cierto, no parece aquejar a los colegas de Lot&Cía. Su sana falta de respeto por el esfuerzo de la profesión y su rabia aparece ahora con claridad:

les reto a que me digan cuántos papers pueden ustedes leerse del Anual Meeting de 2010 de la Society for Economic Dynamics (completos, no solo Abstarct y Conlusion).
El primero que sale es este:
https://editorialexpress.com/cgi-bin/conference/download.cgi?db_name=SED2010&paper_id=1134
Tiene un título, para nosotros, arrebatador: “Emergence of Cooperation in Anonymous Social Networks through Social Capital. Immorlica, Lucier & Rogers. Universidades de Toronto y Northwestern-Evanston”. Meto los autores y la universidades en el título aposta.
Desgraciadamente, en la página 3 comienzan las malditas fórmulas. A pesar de tener solo 10 paginitas, leerlo bien leído supone muchas horas de trabajo prosaico (nada poético, como la vida, como este magnífico blog).

Perdonen que haya mantenido en la cita la alabanza a este blog. Es una concesión a mi vanidad; pero ello no me impide expresar mi desacuerdo con este párrafo. El artículo al que reenvían (gracias) me parece atractivo, tanto que lo voy a intentar leer ahora mismo. Las matemáticas no parecen a primera vista imposibles, las refrencias se me antojan prometedoras y tanto el Abstract como la Conclusion me resultan interesantes. No se cuanto tiempo me llevará entenderlo de verdad, pero ya se lo contaré.

La insatisfacción es quizá comprensible y está bien expresada en lo que sigue:

El “¿para qué?” no lo predicamos de la Ciencia Económica, sino de las horas que nos cuesta leer estos papers que nos quieren hacer creer que la Economía no es “solo” una ciencia social empírica (no experimental).
Tras años, repito, a-ñ-o-s aguantando estoicamente el ninguneo, gracias al anonimato de la red (que nos permite sobrevivir al mismo, porque, en directo, ciertamente, quien va dando codazos, te acaba echando de la acera), estamos empezando a entonar el ¡basta ya!, apoyados en la cara de acelga que se les ha quedado a todos con el crash inmo-hipotecario.

Me adhiero a este ¡Basta ya! pues la arrogancia académica no hace sino contradecir lo que significa la búsqueda de la verdad o al menos de la coherencia. aparte de que el argumento de autoridad nunca ha sido muy convincente. Aunque no sé si tanto como para adherirme también a este exabrupto:

¡Bendita sea la burbuja inmobiliaria que nos va a permitir acabar con el intento de Gleichschaltung académico!.

Pero, una vez descargada la furia, llegan donde quieren, a la existencia de tres acercamientos diferentes lo que les permitirá identificarse con mayor nitidez:

1) Primero están los negacionistas bancaculpistas; mixtificadores interesados que quieren hacernos creer que la actividad (inmobiliaria) y el empleo son víctima de los financieros (y los políticos reguladores), de modo que, cuando se cure “la enfermedad crediticia” y, además, nos quitemos de encima un puñado de malos gestores, todo volverá a su maravilloso ser “burbujil” (¡cómo le gusta la inflación a la gente!, señores… además de “rajar” contra la banca).

Bueno, a mí no me disgusta del todo pues creo que hay elementos de esto en la crisis financiera, aunque estas mismas cosas pueden ser entendidas de diversas maneras. Pero continúan:

2) Luego estamos nosotros, los pisitófilos creditófagos, que defendemos la sencilla idea de que el sistema financiero-fiscal no tiene la culpa (antes al contrario, toda vez que la situación es administrable y está embridada) y que las deformaciones económicas que se ven están provocadas exclusivamente por la burbuja inmobiliaria y terruñística (son lo mismo), que supone, además, un vasto montaje piramidal-generacional, una especie de SIDA psico-socio-económico, solo entendible desde una óptica multidisciplinar.

Pero, me digo: esto es justamente en lo que estaba de acuerdo con la postura anterior. Sin embargo yo, y otros, perteneceríamos a una tercera opción:

3) Finalmente, estáis los burbujistas bancaculpistas, para los que la crisis sería de naturaleza intrínsecamente financiera, pero no solo no negáis la burbuja inmobiliaria, sino que la consideráis el factor desencadenante de aquélla.

Sí, también me veo aquí. Pero mi ubicación no importa. Lo que creo importa es que, en lo que sigue creo que se entiende la postura de estos economistas enfadados:

Al principio del pinchazo, curiosamente, los burbujistas fuimos corridos a gorrazos por no rajar contra la banca sino seguir con nuestro sempiterno dale-que-te-pego contra El Pisito & El Terruñito. Entonces era el momento más delicado del sistema financiero, cuando tenía que transigir con daciones en pago, etc.
Pero, conforme van completándose los cuatro años de crash y nos vamos metiendo en la parte fiscal del proceso, me temo que los que vamos bien peinados somos nosotros.

Bueno, su causa es la denuncia del pisito y el terruñito, expresión esta por lo que yo entiendo el provincianismo y la renuncia a viajar, la falta de movilidad geográfica. Que eso existe, de acuerdo. Que eso es la clave, pues no.

Se explican un poco más:

Y no lo digo, precisamente, porque estén triunfando cosas del tipo Animal Spirits (Akerloff & Shiller, libro que sí da gusto leer). Si no porque nuestra dinámica es mansa y nada frentepopulista. Por decirlo para que se entienda, somos Lot & Cía. mientras caía la lluvia de fuego y azufre sobre Sodoma.

Lo confieso, aquí me he perdido. Y, por lo tanto termino en la esperanza de no haber utilizado argumentos ad-hominem.

Comentaros bienvenidos.

Ahora, pido que la socarronería nos pase, de “economistas alumnos”, a “economistas-lot”, o sea, que se abandonen los argumentos ad hominem.

«Pisitófilos creditófagos» recibió 17 desde que se publicó el Domingo 8 de Agosto de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. amancio dice:

    ¿De verdad no sabía de él ? .¿No sabe de la netócracia? .¿Le sorprende que la avaricia haya provocado esta crisis ?.Pero en un país con un 89% de propietarios ,¿quien le pone el cascabel al gato?.
    Qué conste que le sigo desde hace tiempo, allá desde Mayo del 2006 .
    Un saludo

  2. Juan Urrutia dice:

    Pues fíjate que no sé si tiene nada que ver pero yo, precisamente porque estoy de acuerdo con que el problema de fondo de la economía española -aunque no desde luego de la crisis global- es la regulación del mercado del suelo y su siamés la financiación de las administraciones locales, me he alegrado mucho cuando FEDEA sacó una propuesta de reforma que tanto echaba de menos.

  3. Cortadillo dice:

    Buenos días. Por el título “Pisitófilos Creditófagos” esperaba un post interesante… esperanza en vano; se ha quedado en una simple respuesta a sus últimos comentarios, y para este contenido no había necesidad de dedicarle una entrada con un título propio… si al menos hablase de la historia que hay tras ese nick, de su leitmotiv, de la cohorte de seguidores… y porqué no de su capacidad de atraer y convencer, de su dialéctica cultivada y prosa envolvente… del misterio de quien/quienes se encuentran detrás… pero no, aquí no se habla de si la naturaleza de la crisis es inmobiliaria o crediticia, de Downshifting, NWO, escasez de recursos….ni tan si quiera se habla de si los precios inmobiliarios van a caer 2/3 partes desde máximos 2006 como se decía en Enero de este mismo año, o si lo harán sólo 1/3 como pasó a decirse hace unas semanas… o si el precio de la vivienda pasa a un segundo plano por la magnitud de los “ajustes” provocados por este gran tsunami económico y social que comienza a arrastrarnos… no, aquí seguimos mareando la perdiz y distrayéndonos de lo principal y destacando lo accesorio. Nihil novum sub sole, pueden seguir disfrutando del verano

  4. juan urrutia dice:

    Claro, David, que el problema del mercado del suelo está en el origen de muchas distorsiones y corrupciones de este país y no es de exrañar que FEDEA se haga eco de él. Gracias Amancio por tu fidelidad, pero debo decirte que no veo claro por qué me abroncas. Soy consciente de el poder que puede llegar a tener la netocracia, especialmente si se lo permitimos y de ahí pequeña ironía sobre crueldades innecesarias que ha dado origen a este rosario de comentarios y a la necesidad, en mi papel de Editor, de abrir un nuevo post, cosa que me echa en cara Cortadillo. Prometo enterarme de lo que al parecer ignoro y de postear sobre ello si así lo creo importante

  5. luisito dice:

    Desde fuera de la comunidad económica no se entiende bien cómo estos modelos estocásticos de equilibrio general han llegado a tener tanta influencia en la economía como disciplina (economics). A cualquier ingeniero o físico la basta un primer vistazo para ver lo que son: un juguete extremadamente ingenuo (Los matemáticos son ingenuos por naturaleza. Solo les importa la consistencia matemática no es uso, el significado que se intente dar a esa matemática). No es importante que sus ecuaciones estén trivialmente bien encajadas porque estas ecuaciones no se refieren a ninguna magnitud económica real. El consumo, el ahorro, el empleo, el crecimiento económico o la inversión que aparecen en esos modelos solo son ficciones contables sin relación alguna con la economía. Estos modelos no tratan de reflejar los fenómenos económicos sino que sirven para revestir de respetabilidad esa patraña que forma el punto de vista oficial y que justifica la estructura de poder en el mundo.
    (Como muestra humorística de hasta qué punto son tontos estos modelos, basta ver que el juguete dinámico que usa el Banco Central del Euro para modelizar la economía europea está formado por interacción entre tres engranajes: los consumidores, las empresas y el regulador monetario. En el intento de reflejar el funcionamiento de una economía que directa o indirectamente está estatalizada en un 85%, curiosamente, no se incluyen a los estados y horripilantes engendros destructores de riqueza como “Airbus” son consideradas “empresas” “empresas en busca de un beneficio”)
    No estoy de acuerdo con esa clasificación en tres grupos contendría todas los puntos de vista sobre esta “crisis”. Hay quien, como yo, piensa que la situación es mucho más severa, mucho más fundamental y no está embridada ni es administrable.
    Es fácil verlo si uno es un profano y no ve la economía a través del prejuicio keynesiano o a través de la “representación contable” de la economía.
    Que había una burbuja inmobiliaria era algo palpablemente evidente y que esa burbuja era insostenible y colapsaría era algo también evidente para cualquier ciudadano de a pié. Sin embargo la burbuja inmobiliaria es anecdótica aquí. Fue solo el intento desesperado (y deliberado), el último posible, de prolongar un poco más el funcionamiento de un mecanismo que lleva destruyendo la riqueza del mundo desde hace, al menos, 30 años.
    Ni el estallido de la burbuja, ni la propia burbuja inmobiliaria han causado la destrucción de riqueza que nos empuja a esta profunda y larga depresión económica que ahora comienza. Solo han supuesto el fin del espejismo, la caída del velo que ocultaba (y aún oculta para algunos) la realidad económica que se escondía tras la “bonanza” económica de los últimos 30 años. Ahora podemos ver que somos pobres, que la economía lleva contrayéndose cada año, todos los años, en los últimos 30 años, que llevamos una generación y media descapitalizando y consumiendo el ahorro que habíamos heredado.
    La depresión será larga (25 años) y profunda en el mejor de los casos (y dudo mucho que haya tanta suerte) porque requiere reconstruir, desde cero, el ahorro del mundo, un ahorro que es imprescindible para financiar el desarrollo del mundo y que hoy es inexistente. (Y no, el “ahorro” sintetizado por los bancos centrales no servirá. Y no, tampoco servirá reconstruir con papel del valor de papel de los pasivos financieros del sistema).
    Todo ahorro existente en el mundo, toda posible fuente de financiación, es solo una ficción contable. Comenzar a pensar en cómo salir de esta depresión, la mayor en la historia económica de la humanidad, requiere ver este hecho elemental aunque difícil de ver si no se desecha por completo el modelo contable al uso de la economía.

  6. Juan Urrutia dice:

    Caramba, debo ser un inconsciente miembro de la comunidad de afectados por la ceguera económica pues no consigo vislumbrar el engaño en el que supones que vivimos. Trataré de escribir una cierta teoría del capital en el artículo de septiembre para Expansión siguiendo A Böhm-Bawerk

  7. amancio dice:

    Perdón , no ha sido mi intención abroncarle pero si lo ha entendido así es que lo he me he expresado mal , mil disculpas.Lo que sabemos de netocracia y plurarquia se lo debemos a usted y a David de Ugarte.
    “La situación económica actual comienza este verano pasado con el estallido de la burbuja inmobiliaria.”
    “Nos quedamos pues con la crisis inmobiliaria y la consecuente de demanda agregada efectiva.”
    Usted en muchos de sus escritos menciona la burbuja inmobiliaria y su visión casi siempre heterodoxa ,lo que creo es que otros muchos economistas no tienen “holgura” http://juan.urrutiaelejalde.org/papel/expansion/holgura.html
    Gracias y reitero mis disculpas

  8. Juan Urrutia dice:

    Querido amigo, no tienes nada de lo que disculparte. Y, por otro lado, sí que creo que la burbuja inmobiliaria está en el origen de la crisis financiera americana y también en la nuestra propia.

  9. Ramon dice:

    Nos indican ” la existencia de tres acercamientos diferentes”…tampoco sabria donde situarme….porque la crisis no es solo financiera.

    La burbuja esta en el origen de la crisis,no se puede negar el colapso financiero de 4 billones dolares, siendo 2 bill. los que.han sido titularizados en activos toxicos) ademas de la
    Crisis economica (productiva) la recesion coincide con los cambios en ciclo economico de larga duración,porque el fundamento de la economia ha dejado de ser industrial. La posible deflacion, la posible recesion de balance…nos indica una necesaria reorientacion parecida al 29.

    Hay profesores como Torrent que tambien indican una tercera -La Crisis de la globalizacion, la crisis de la superestructura (megacorporaciones se trasladan a costes mas bajos)

  10. Ramon dice:

    Este año los informes del BIS me dejan con serias dudas, uno de ellos indica que se debe seguir el ajuste duro y no aconseja mas estímulos, cuando en muchos países la economía no da muestras de tomar velocidad de crucero,al seguir el desapalancamiento, que en teoria obligaria al estado a seguir invirtiendo…

    Ahora este informe (El precio de la vivienda en España podría caer un 75% por el efecto contractivo sobre la demanda del envejecimiento de la población) que nos sitúa el tapón hasta 2050. Es cierto que en Esp. no se han solucionado los temas claves referentes al tapón inmobiliario-bancario, y entiendo que siguen ocultando la realidad, como ya paso con la ocultación del informe europeo Auken
    Me gustaría saber su opinión, porque estos últimos informes me dejan ciertas dudas al venir de una institución con acceso a buena información muy fiable, que desde el 1987, en la crisis asiática, ya nos indicaba certeramente sus consecuencias en sus informes advirtiendo de los riesgos de la crisis actual..

    http://www.invertia.com/noticias/noticia.asp?idNoticia=2386110
    El precio de la vivienda en España podría caer un 75% por el efecto contractivo sobre la demanda del envejecimiento de la población, del mismo modo que el “baby boom” provocó un incremento de su valor cuando estas generaciones alcanzaron la edad adulta y comenzaron a comprar viviendas.
    Ésta es una de las principales conclusiones que se extraen de un informe elaborado por el Banco de Pagos Internacionales (BIS), en el que se explica que, según las proyecciones demográficas para los próximos 40 años
    http://www.bis.org/

  11. luisito dice:

    “Trataré de escribir una cierta teoría del capital en el artículo de septiembre para Expansión siguiendo A Böhm-Bawerk”

    Será interesante sin duda, y muy útil para entender las actuales desgracias. Hace mucho tiempo que el mundo necesita una buena teoría del capital y una buena estimación del capital que hay y de la velocidad a que se crea o desaparece.

    Y estando basada en Böhm-Bawerk quizás sea la oportunidad de que logre yo, al fin, entender a qué se refiere Bawerk cuando habla de “interés” o “tipo de interés”. Porque habiendo dedicado este hombre muchos miles de páginas a refutar variadas teorías sobre el tipo de interés y otros miles de páginas a desarrollar sus propias teorías sobre el tipo de interés, nunca se molesta en explicar al profano qué es “el tipo de interés”. Sospecho que es porque no lo sabe ¿verdad? y sospecho que no lo sabe porque no sabe qué es el “valor económico” y que por eso no logra entender por qué un mismo bien tiene valores económicos diferentes en diferentes instantes del tiempo.

    Por cierto, hablando del interés según Bawerk y de la contracción/envejecimiento demográfico de los investigadores chiflados del BIS, si algo tan fundamental como el tipo de interés de una economía es solo el efecto de algo tan tonto como que “la gente prefiere los bienes presentes a los futuros” ¿El tipo de interés real se vuelve necesariamente y definitivamente negativo si hay una contracción demográfica efectiva? ¿O no tiene nada que ver?

    Sospecho que algo así iba a complicar sobremanera la tarea de nuestros banqueros centrales. Con lo aficionados que son a colocar los tipos del dinero del Gobierno siempre muy por debajo de los tipos “naturales”, que mal lo iban a pasar arrastrados por un tsunami deflacionario y obligados a mantener en su dinero unos tipos muy por encima de los naturales. Algo terrible para una economía keynesiana porque el crédito monetario “dejaría de fluir”, incluso aunque los tipos de intervención fueran bajados hasta el 3, 2 o incluso el 1% nominal.

  12. Elen dice:

    No soy ninguna experta económica, pero intentando buscar respuesta a todo lo que ocurre, encontré esta web http://www.illuzia.net
    y me dio qué pensar

  13. juan urrutia dice:

    Gracias Elena por el enlace, me parece muy interesante , bien hecho y turbador

  14. Juan Urrutia dice:

    Amigo Luisito, no esperes grandes cosas de mi post utilizando a Böhm-Bawerk. Solo quiero tratar de explicar la ola de innovaciones financieras como el nacimiento del capital financiero como una forma de “round about method of production”. Del resto ya hablaremos.

  15. luisito dice:

    Es interesante ocuparse y volver a recordar aquel proceso histórico, hoy olvidado, llamado “producción”, que se dio en algunas economías que aún creaban riqueza en fechas tan recientes en la historia como mediados del XX.

    Creo que a Böhm-Bawerk, y a cualquiera de sus contemporáneos que consideraban la economía como un proceso útil, le hubiese costado entender nuestro delirante mundo.

    Entonces, cuando existían economías de verdad, se daba por supuesto que el ahorro, el crédito, el volumen de crédito y la velocidad a que crecía el crédito eran mecanismos que producían inversión y que hacían crecer la oferta. La gente obtenía créditos con la intención de construir fábricas.

    Hoy, el crédito es siempre un crédito al consumo, aunque el nombre del consumidor comience por “República de” o termine por “Corporation” y cotice en bolsa. Hoy la ingente máquina financiera y esa otra máquina ingente llamada humorísticamente “comercio mundial” convierten eficientemente el ahorro en consumo, destruyendo todo rastro de riqueza que quedase en el planeta con eficiencia nunca antes alcanzada.

    Y el caso es que aún hay economistas que no terminan de entender por qué este proceso es irreversible. Si, cuando el ahorro era invertido en la creación de activos, siempre existía la posibilidad de, mejor o peor, liquidar esos activos, extraer ese capital y reinvertirlo en otra parte de la economía ¿Qué es lo que nos impide ahora, en la “nueva economía”, reconsumir varias veces el mismo ahorro? ¿por qué no podemos destruir varias veces una riqueza que ha sido ya destruida la primera vez que se consumió?

    Seguro que Böhm-Bawerk nunca imagino que se llegaría a una situación así.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] por otro lado, el bombardeo de los pistófilos creditófagos que se puede ver aquí y aquí, aunque muy de agradecer en un sentido, me ha empezado a resultar sospechoso pues sus […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.