Desde mi sillón

Un blog de «El Correo de las Indias»

Grupo de Cooperativas de las Indias

Pero ¿quién es el adversario?

La Ministra de cultura se descuelga hoy en El País con un artículo llamando a la paz entre creadores e internautas alegando que, en realidad, sus intereses están alineados y que el adversario (el enemigo vaya) es otro. Es un artículo sintácticamente correcto y hasta bello e informativo, pero la aparente buena voluntad se deshace en desinformación aunque curiosamente contiene algún lapsus revelador.

La Ministra no entra en el fondo del asunto que es, ni más ni menos, si los derechos de autor y/o los derechos de copia son adecuados para fomentar la creación cultural y da como cierta la que era la opinión generalizada de los economistas …hace más de veinte años: que la única forma de fomentar la creación y al tiempo ponerla a disposición del público es establecer un monopolio temporal que prohíbe naturalmente no solo el plagio descarado, sino también la copia no autorizada. Esta es la cuestión que la revolución de las TIC nos plantea, no tanto si la SGAE se pasa o si se pueden cerrar webs sin permiso judicial. Estas cuestiones pueden ser arregladas con el derecho en la mano, pero la cuestión principal no, exige una renovación intelectual para la que ya hay multitud de estudios, pero que no quiere ser enfrentada.

Lo que estos estudios nuevos nos dicen es que si elimináramos el copyright la producción cultural no disminuiría pues no por esa eliminación dejan de ganar los autores (como los productores de queso o los criadores de ovejas) sino que se produciría una redistribución entre los creadores que además serían más numerosos. Disminuiría el número de grandes estrellas y aumentaría el de creadores corrientes y no tan fulgurantes. A mí ya me va bien y no creo que las grandes figuras sufran mucho por lo que dejan de ganar.

La razón de este resultado es que el incentivo a crear es mayor cuando no te protege la Ley tu creación de antaño. Es por la piratería que Cervantes tuvo que escribir la segunda parte del Quijote tal como cuenta la Ministra en su lapsus al que antes me refería. La piratería sería pues innovadora y, tal como ya observamos, impulsaría un modelo de negocio distinto en el que algunos creadores quedarían desplazados lo mismo que cualquier empresario cuando su producto deja de ser demandado.

A la vista de este resultado y otros similares resulta que sí que los creadores y los internautas son enemigos o al menos adversarios por mucho que queramos suavizar el enfrentamiento. Pero la Ministra nos dice que el adversario es otro ente misterioso que no cita. Si ustedes quieren saber quien es acudan esta tarde a la presentación del último título de la Bibioteca de las Indias que se anuncia aquí al lado.

«Pero ¿quién es el adversario?» recibió 0 desde que se publicó el Martes 18 de Enero de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Héctor Navarro dice:

    Don Juan, me encanta esta reflexión pero peco de ignorante. ¿Podría orientarme sobre estos estudios de los que habla? Me interesan.

  2. Imagen de perfil de Juan Urrutia Juan Urrutia dice:

    Héctor, lo más fácil es que te hagas con el libro de Boldrin y Levine titulado Against Intelectual Monopoly. Y de ahí llegarás a otras muchas publicaciones

  3. Héctor Navarro dice:

    ¡Gracias por el consejo!

    Para quien comparta mi ignorancia e interés, el libro está disponible de manera gratuita en http://levine.sscnet.ucla.edu/general/intellectual/againstfinal.htm.
    Además y como aproximación, he encontrado un resumen hecho, en su día, por el fundador de blogoff: http://www.blogoff.es/2008/02/08/contra-el-monopolio-intelectual/

  4. lluís dice:

    Aun estando de acuerdo contigo, hay un aspecto que en tu análisis olvidas: que la pérdida de los derechos de propiedad intelectual debe hacerse voluntariamente. No puede ni debe “eliminarse”, tal y como el blogguer enuncia,desde arriba. Que es el autor el propietario de su obra y que debe ser él quien elija voluntariamente el destino que quiera darle a su obra. Si el creador, por la razón que sea (admitiendo la cortedad de miras habitual del creador que suele inclinarse por lo contante y sonante) no quiere entregar su obra al dominio público, tiene derecho a que se le respete y a que su obra no se difunda por cauces por él no deseados. Lo que está sucediendo con el tema de Internet es una situación innegable de chantaje, que parte de una posición de fuerza de quien se sabe respaldado por una tecnología que facilita la difusión no consentida de contenidos. Primero, que se respete al creador, AUNQUE ESTE EQUIVOCADO. Si el creador quiere ser remunerado por los derechos de la propiedad intelectual, aun cuando su obra circule menos o la retrase o ponga barreras a la circulación del conocimiento, tiene que sentirse amparado por la legislación. Lo verdaderamente progresista es mantener el principio que es el creador quien tiene derecho a decidir en qué forma quiere explotar el resultado de su trabajo. No es su lector, espectador, oyente o usuario quien tiene ese derecho.

    ¿Qué hay formas mejores de explotar los resultados del trabajo intelctual? Igual sí. Hay “estudios”, como nos indica el blogguer, sí. Pero lo que no hay apenas son “estudios de caso” relevantes, que es lo que importa, donde el creador vea alternativas. Pero aun habiendo alternativas claras, repito, el creador anacrónico debería tener derecho a que se le respete.

  5. Imagen de perfil de Juan Urrutia Juan Urrutia dice:

    Creo Lluis que hablamos de cosas distintas. Está bien respetar los derechos tal como existen. ahí te doy la razón y yo no pirateo. Pero también cabe que nos preguntemos si habría que modificar la legislación en beneficio de la cultura y la creación sin necesidad de machacar al autor. Y ese debate sería de interés y debería empezar por preguntarnos si no merecería la pena abolir esos derechos que creemos, algunos, que son nocivos. Los creadores protestarían lo mismo qe los agricultores franceses cada vez que alguien amaga con abolir la PAC. Te recomiendo una lectura del libro cuyo enlace nos proporciona Hector

  6. Rubén dice:

    No nos quedemos con el chocolate del loro.
    Ya puestos en tarea empezemos por revisar la propiedad del suelo que está en el origen de la crisis actual, la financiera viene en buena medida (por lo menos en España) motivada por financiación a promotores y particulares para la adquisión de suelo/vivienda.
    Ya que la legislación actual lo único que favorece es, no ya la especualación de unos pocos sino, sobre todo la formación de enermes bolsas de corrupción y dinero negro.
    Pero está no interesa a nadie y si que Yesterday sea de dominio público y cualquiera la pueda poner en su mp3, móvil, etc. La contribución de cualquier canción pop/rockl, etc. al progreso de la humanidad ha sido tan grande que de permanecer bajo copyright todavía estariamos en la fase de desarrollo anterior al lenguaje. Vamos que Dawin se pudo haber ahorrado el origen de las especies (y esto si tiene que estar en dominio público).
    La industria músical/cultural es eso una simple industria. Entre sus objetivos no está el hacernos más sabios. Solamente quieren ganar dinero y cuanto más mejor y si tiene que recurrir a prácticas oscuras no lo van a dudar.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] perquè no entén res de res. Juan Urrutia, poc sospitós de ser el webmaster de Series Yonkis, ens ho torna a explicar, però sembla que no hi ha res a fer. Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el […]

  2. […] pueden ver aquí al lado la presentación a la que ayer les invitaba fue un éxito, tanto por el acierto en el diseño de la colección como en la […]

  3. […] El problema de la propiedad intelectual, sea cuál sea la postura que se adopte, se reduce a algo muy simple: la convergencia digital ha replanteado la necesidad de discutir la relación entre creatividad y comercio. Este es el debate de fondo. En ese debate, debido al carácter conflictivo entre la difusión de la cultura y las ideas y su protección que marcan las leyes frente al uso libre que supondría lo primero, a lo que se apela es a la creación de un equilibrio. Ese equilibrio se propone como una transacción entre la sociedad y los autores, a los que se les concede un privilegio temporal en forma de monopolio de explotación como incentivo a la creatividad. En un extremo, una especie de derecho natural. En el otro, la inexistencia de la mera idea de propiedad o posibilidad de derecho sobre ninguna idea y el cuestionamiento de que ese incentivo sea o siga siendo necesario. […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias