Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Periferia 4: Iberia vs. Barcelona

Utilizaré el asunto “Iberia vs. Barcelona” para continuar reflexionando sobre el contraste entre centro y periferia pues se trata de un caso ejemplar de esa confrontación sobre la que, de vez en cuando, pretendo reflexinar con la intención nada oculta de criticar al centro, a cualquier centro.

El caso en apariencia es muy simple. La compañí­a de aviación ha reducido los vuelos a, o desde, Barcelona de manera drástica debido a la competencia de las compañí­as de vuelos baratos y, seguramente, hasta que ponga en funcionamiento su propia compañí­a “basura”. Como la compañí­a es privada, en principio no hay caso y el asunto puede acabar redundando en beneficio de los usarios de aeroplanos para ir a, o salir de, Barcelona. Eso puede ser así­ porque otras compañí­as pueden encontrar beneficioso aumentar sus vuelos que utilicen el aeropuerto de El Prat.

¿De qué estoy hablando por lo tanto? Quizá esté equivocado; pero creo que no es solo una cuestión empresarial pues por ahí­ anda una agencia reguladora, AENA, que algo tendrá que ver con la asignación de vuelos, con la getión de los aeropueros o de los slots. Si esto fuera así­, estarí­amos ante un asunto económico un poco más complejo.

Repito que igual estoy equivocado; pero si AENA no hubiera otorgado a Iberia el uso de la terminal 4 del aeropuerto de Barajas, quizá las decisiones de la compañí­a privada Iberia hubieran sido otras. No serí­a de extrañar que esta asignación haya cambiado el precio relativo de los vuelos domésticos y los internacionales con las consecuencias correspondientes. Una vez establecida esta duda razonable, no es dificil entender la continua reivindicación catalana de gestionar directamente el aeropuerto de El Prat a fin de incidir precisamente en ese precio relativo.

Ahora bien, la pregunta que me interesa es si los problemas propios del tráfico aéreo deben ser tratados y solucionados centralmente o es mejor la competencia entre agencias reguladoras regionales. Esta es una pregunta general que se podrí­a hacer igualmente en relación a Europa y los Estados que la componen y en relación a cualquier otra agencia reguladora. Hablando pues en general, comiezo por decir que me parece posible que la solución final puede ser la misma en el caso centralizado y en el descentralizado; pero que no me cabe duda de que el método para llegar a ella es muy diferente en un caso y en otro y que esta diferencia puede transmitirse a otras cosas.

El asunto me recuerda un poco al problema de coordinación de la distribución en red de las historias clí­nicas, un asunto de vital importancia para la salud pública especialmente en el mundo de hoy en el que la gente cambia a menudo de domicilio por razones de trabajo. Los inglese lo solucionan centralizadamente con los problemas tí­picos de la planificación, especialmente que una regulación lleva a otra. Los americanos cofí­an en la competencia entre autoridades sanitarias regionales (estatales en su caso) para que, de forma espontánea, esa competencia lleve a una solución determinada.

Yo prefiero la solución americana porque creo en la competencia, especialmente para eliminar rentas como las que difruta Madrid en custiones aereas, porque no me gusta el autoritarismo del planificador central, aunque solo pretenda ordenar el tráfico aéreo y porque creo en el principio de subsidiariedad.

Y para terminar me pregunto, volviendo a declarar preventivamente mi ignorancia de hechos concretos, si en este caso no estarí­amos asistiendo, además, a la captura del regulador por parte de una compañia concreta que por, muy privada que sea, no estarí­a compitiendo en las mismas condiciones que las demás. El caso de Telefónica justifica esta sospecha. En ambos casos uno puede pensar que si esa captura no fuera posible las compañias presuntamente privilegiadas no tendrí­an más remedio que ajustarse como las demás dejando así­ de ser privilegiadas.

Pues bien, aunque pudiera parecer contraintuitivo, yo creo que es más cierto que la competencia entre agencias reguladoras regionales dificulta la captura del regulador que lo contrario. Hay un menor botí­n a repartirse entre los capturadores de rentas y las otras compañí­as, reguladas por la misma agencia, o incluso por otra distinta, perciben la discriminación a que ellas pudieran estar sometidas de una manera más ní­tida.

«Periferia 4: Iberia vs. Barcelona» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 7 de Junio de 2006 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.