Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Periferia e innovación

Siempre he estado convencido de que si uno quiere aprender ha de estar en la periferia del asunto sobre el que quiere aprender. Recuerdo que hace la friolera de unos 25 años unos cuantos profesores en Sarriko decidimos hacer de esa faculatad la mejor del mundo…. y casi lo conseguimos.

Fundamos una asociación de centros periféricos en Europa que denominamos ASSET donde no estaban ni Madrid ni Parí­s, y comenzamos una aventura editorial que se llamó SEEDS y que realmente dio sus frutos. Lo hicimos en Bilbao no solo porque estábamos allí­ y las distancias empezaban a acortarse; sino también porque sin saber verbalizarlo estábamos convencidos de que la periferia era buena y que enredar a lugares como Madrid o Parí­s no era estimulante aunque ninguno de ambos centros estaba falto de buenos profesionales.

Todo esto me vení­a a la memoria el pasado sábado escuchando la conferencia de Javier Viar, director del Museo de Bellas Artes de Bilbao, que inauguraba el ciclo de conferencias sobre pintura del XIX que contribuye a la celabración por la inauguración de la parte nueva del Musero del Prado.

Javier Viar en el Prado comparó el arte catredalicio que puede verse en el arte del XIX de ese museo, por fin a la vista de todo el mundo en lugar de estar en el Casón que ha estado doce años en reparaciones, con el arte de la misma época que atesora el Museo de Bellas Artes de BIlbao. En este último estarí­an los lienzos más personales y más arriesgados de un mismo pintor representado en ambos, menos solemne y catedralicio. En Madrid las colecciones proceden de una aristocracia que empieza a ser rancia; en Bilbao el arte del museo es resultado de las donaciones de una burguesí­a llena de energí­a que mira hacia afuera y curiosamente no hacia Madrid.

Esto me hace pensar que el poder no es propicio para el aprendizaje y que el hormigueo en el cuerpo sí­ que lo es. Justamente lo que pensábamos al fundar el Instituto de Economí­a pública en el que depositamos nuestras ansias renovadoras y cuyo 25 aniverasario fue celebrado hace unos meses, quizá un año.

Y todo esto me sumió en reflexiones nada profundas sino deslizantes y propicias para las ensoñaciones de una noche de verano.

¿Qué pasa en el centro? Nada nuevo. La repetición de lo mismo. Y esto es así­ porque nadie quiere cambiar nada pues si lo hiciera peligrarí­a su posición en la constelación del poder sin llegar a vislumbrar en qué quedarí­a su posición especí­fica en el entramado de las relaciones de poder. El centro es el amaneramiento y el academicismo.

¿Qué pasa en la periferia? Pues lo contrario. La inquietud que te impulsa a querer ver cosas nuevas que distorsionen lo que no te importa no conservar. Nuevas formas de hacer las cosas a menudo importadas de centros que no te atañen. Como los bilbainos que fueron antes a Parí­s y a Londres que a Madrid. Querí­a aprender a fundir no a hacer a Corte.

Una manera de mirar a este asunto es darse cuenta de que el centro es único y la periferia es siempre múltiple.En el caso de ASSET y SEEDS estaba Madrid y estaban Cataluña y el Paí­s Vasco con Alicante apuntando hasta lo que luego ha llegado a ser. En el caso de la pintura estaba la Corte y por el otro lado otra vez Barcelona y Bilbao con Sevilla indecisa y Valencia con sus sorollas luminosos.

La moraleja de todo esto es que hay que estar yéndose todo el tiempo. Una nueva versión del elogio a la traición enriquecida con el elogio a la diversidad.Traicionemos al centro, esté éste donde esté y adoptemos la forma de cualquier periferia… hasta que la traicionemos con otra.

«Periferia e innovación» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 23 de Noviembre de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] Y la falta de respeto de los grandes por el resultado del Referendum me confirma en mi pequeña ilusión. Y me hace pensar que se acaba la coartada de los burócratas además de reforzar mi convicción de que nada innovador ocurre fuera de la periferia. […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.