Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Pequeña crueldad innecesaria

Samuel Bentolila escribe el último post de Nada es Gratis anterior al anuncio de parada biológica y lo escribe como una especie de última palabra, hasta nuevo aviso, sobre el texto de la norma laboral que finalmente será aprobado como ley. Me lo leo de cabo a rabo con la esperanza nunca frustrada de aprender algo de su tabajo solo o acompañado. Posiblemente por la época ya estival recibe solo un comentario de Solotzo quien pregunta al autor del post qué opina sobre las sombrías predicciones de Santiago Niño Becerra.

He aquí la contestación de Sam:

En cuanto a Santiago Niño Becerra, no puedo tampoco opinar porque no he leído su libro sobre “El crash del 2010″, así que no conozco sus predicciones. Imagino que deben basarse en sus intuiciones y no en ninguna metodología estadística formal, pues por lo que yo sé no tiene ninguna publicación en revistas científicas solventes. En estas condiciones, no suelo conceder mucha fiabilidad a ese tipo de predicciones (eso no impide que a veces se acierte, como el pulpo Paul).

Me parece una contestación innecesariamente desabrida. La pequeña crueldad de la misma es fácil de detectar en el tono ya desde una primera lectura y no se entiende fácilmente por qué la usa Sam en contra de alguien al que es obvio no respeta pero sobre el que no debería arrojar la especie de parecerse al pulpo Paul. A no ser que el susodicho Sr. Niño Becerra haya ofendido personalmente a Sam. Sí, personalmente, pues si la ofensa es solo general y de caracter intelectual no hace falta esa fácil ironía cruel.

Y así llego a la arbitrariedad de esa pequeña crueldad. Con haber dicho que desconocía las predicciones contenidas en el libro ya era suficiente para satisfacer a Solotzo sin quedar mal pues, si ese señor no es merecedor de ser leído, no hay porqué haber perdido el tiempo leyendo su libro que paradójicamente cita Sam por el título sin que éste le venga mencionado en el comentario al que responde

Pero Samuel va más allá y dice que no cree que su (técnica) estadística sea fiable pues no escribe en las revistas serias: malo para Niño Becerra aunque en el mundo en que funciona igual no es tan letal.

Pero no es eso lo interesante. Lo que me importa es que quizá las predicciones en que se basa el Sr Niño Becerra no son de naturaleza cuantitativa sino tienen una naturaleza más parecida a la profecía. Si ahora ya la profecía, como la parábola, no tienen sitio en la profesión habrá que decirlo así al tiempo que se trata de distinguir el trabajo pretendidamente científico de las profecías o las parábolas más o menos afortunadas, una tarea que “profetizo” no es trivial.

Bueno quizá es que el calor del Baix Empordà me bloquea la mente y me pongo estúpidamente exquisito o borde. No quiero pecar de aquello que critico y mucho menos convertir mi crítica en algo afilado pues todavía me sobra sentido práctico como para no correr el riesgo de la ironía de Sam.

«Pequeña crueldad innecesaria» recibió 0 desde que se publicó el Martes 3 de Agosto de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. pisitófilos creditófagos dice:

    La secta cuantitativista paper-maker se olvida de la diferencia que hay entre predecir y prever.

    Si durante los días de vino y rosas de la burbuja yo hubiera tenido a mi disposición dotación presupuestaria suficiente, ¿cuántos papers cuantitativistas, llenos de logaritmos neperianos y derivadas, habría habido proclamando que aquello sí era una burbuja?

    Los garbanzos.

    Que conste que no estamos contra que los profesores de macroeconomía desarrollen un aparato conceptual formal y le saquen dinerillo al asunto, normalmente firmando varios de ellos a la vez (hoy por tí…)

    ¡Faltaría más! Lo que no nos gusta es que monopolicen el discurso solo con formalismos, sin contenido, y que ello lo aprovechen de vez en cuando para mixtificar metiéndonos puro politiqueo acientífico.

    Por ejemplo, Sam va diciendo por ahí que el mercado de alquiler tiene grandes problemas regulatorios y se expandería si los caseros gozaran de una seguridad jurídica infinítamente superior a la que tienen los demás proveedores de servicios en la economía. ¿En qué análisis de series se fundamenta? Sin embargo, el sentido común dice que no se alquila porque la demanda no quiere hacerlo. En materia de arrendamientos, en nuestro país, rige la libertad de pacto más absoluta y los caseros gozan de un mercado de aseguramiento muy perfeccionado para protegerse de los riesgos de impago y daños.

    Pura adulación, me temo.

    No es cierto que los que tenemos cosas que decir en Economía tengamos que someternos a la Inquisición Cuantitativista.

    Podría ocurrir alguna vez que, a fuerza del paper making colectivo bien retribuido, terminos creando el monstruo de una red de pedantería que secuestre la ciencia economía y que ampare los robos y saqueos, como el generacional inmo-hipotecario que estamos viviendo.

  2. pisitófilos creditófagos dice:

    En general, en la evaluación de las ideas expresadas por todo aquel que se nos presenta como pensador económico, y, en especial, al enfrentarnos a la literatura de la “papersfera”, especialmente por lo que respecta a la “secta estocástica” (*), los economistas diletantes deberíamos establecer algo así como una “prueba neurolingüística”.

    No tiene sentido que aceptemos (no solo ya que aprobemos) ideas que no cuelguen de sistemas cerrados categorialmente y conectados con todo lo demás.

    ____
    (*) A ellos mismos les encanta este tipo de denominaciones, toda vez que son conscientes de que sirven a un aparato conceptual bizarro y dominador:

    http://www.economicdynamics.org/society.htm

    La secta estocástica proclama que “todo el que tiene algo que decir solo puede hacerlo a través de las modelizaciones estocástico-dinámicas de equilibrio general”, mediante el uso de:
    – una metodología estadística formal (matemáticas), y
    – la elaboración de papers parciales(normalmente, financiados mediante presupuestación ad hoc) publicados en revistas especializadas.

    Yo no digo que haya que luchar contra este sectarimso, sino que debe evolucionar. Para empezar, ¿no les parece que deberían explicarnos por qué no previeron la crisis inmo-hipotecaria?

    Como ocurrió con el Jazz tras la 2ª guerra mundial, me temo que la crisis inmo-hipotecaria les está convirtiendo en los be-bopers de la historia del pensamiento económico.

    Deberían abrirse especialmente a la Ética y al juicio internáutico, y abandonar la pose intelectual universitario-alimenticia.

  3. juan urrutia dice:

    Amigo diletante: Hay en tus comentarios dos líneas de agumentación. La primea responde a tu nombre y viene a decir que lo del mercado inmobiliario no es tan fácil de explicar o entender como parece que nos quieren hacer creer. Sin embargo, el alquiler no me parece tan fácil como dices porque gente cecana a mí tienen problemas serios con los inquilinos. Y, desde luego, no creo que Samuel Bentolila haya caído nunca en simplismos de ningún tipo auque, de forma fraterna, me meta con él por su trato a Niño Becerra. Por otro lado está tu ataque a la manera de hacer economía de los llamados Dinamic Stochastic General Equilibrium Models (DSGE) que por cierto nada tiene que ver con Samuel. Sí que es cierto que esos modelos están un poco en entredicho e incluso hay hipóteis sobre cual sería la causa de su posible descrédito; pero todo ello no quita para que economistas que se toman en serio su profesión traten de cuantificar sus modelos. Lo que sí creo que merece la pena pensar es el porqué de la deriva de la teoría macroeconómica. He dicho a menudo que ahí hay un problema de “path dependence” y que la inercia ha arrumbado vetas de conocimiento bien fructíferas sin necesidad alguna. Tomemos como ejemplo la eliminación en los modelos DSGE del aspecto financiero de un sistema económico. Alguien tan viejo como yo que todavía recuerda a Patinkin no lo puede entender.

  4. masusita dice:

    Diculpen que me inmiscuya en este ágape, pero estoy de acuerdo con pisitófilos: los alquileres son un abuso.
    Los pisos rentan un Potosí (el importe del alquiler no depende del tipo de interés del mercado) y se trata de rentas imposibles de controlar por el fisco. Resulta doloroso que, en esta situación tan asimétrica, los arrendadores eludan el fisco.
    Nadie gana. Gana el propietario. Y
    además tenemos que asegurar las ganancias a los propietarios?

    Con su actividad, los propietarios muestran ser unos amateurs. Lo demuestran como caseros que no saben:
    Pactar con los inquilinos
    Asegurar su actividad. Tienen libre contrato y no saben defenderse

    Eso si para su actividad buscan el fraude fiscal:
    Rehuyen su carga y, encima
    Reclaman una policía especializada en ejecutar sentencias (incrementando el gasto público para proteger a quien no quiere contribuir)

    Llevo muchos años como inquilina. Nunca he pensado en atarme con una cadena y una bola a un piso. Tampoco a una hipoteca.
    Ningún propietario me ha facilitado más que comunicaciones de subidas de IPC y, he cumplido con los pagos y el cuidado de sus pisos. Con qué cumplen ellos?

  5. Juan Urrutia dice:

    Yo disfruto de un alqiler y cuando hemos tenido algún problema lo hemos arreglado rápida e inteligentemente entre el arrendador y yo.

  6. pisitófilos creditófagos dice:

    Juan Urrutia,
    gracias por contestar.
    También agradezco al comentarista Masusita su intervención, que incide en la cuestión fundamental del mercado de alquiler: que es una actividad económica poco o nada interesante (desde el punto de vista de esa tumoración de la Economía del Bienestar que llamamos Capitalismo Popular), mucho menos ahora tras el crash inmo-hipotecario, con el inmenso stock de viviendas, terminadas y en curso, que, directa e indirectamente, está acumulando el Sistema Financiero.
    Me permito afirmar que la Ciencia Económica actual, en España, es esclava de la mediocridad, precisamente, por lo que podemos llamar el “peaje inmobiliario”, por causa de la mezquina presencia orgánica (cuando no dependencia) de intereses inmobiliarios e hipotecarios (nunca debe olvidarse que tres cuartas partes de la inversión crediticia total de la economía española es en estos conceptos).
    Lo mismo sucede con lo que podríamos llamar el “peaje administrativo-regional”. La pisitofilia y el terruñismo van de la mano, como sabemos gracias a la Fisiocracia.
    Y, por lo que respecta a la cuestión de la “secta estocástica”, me gustaría añadir que no hace falta ser estrictamente cuantitativista para estar secuestrado o tiranizado por ellos.
    Finalmente, gracias por citar a Patinkin, en cuanto que economista “de raza”, si se me permite la expresión, algo de cuya escasez es precisamente de lo que nos quejamos los diletantes. Necesitamos como nunca economistas con “sistema de pensamiento”. Abundan los economistas que escriben bien, que son divertidos y hasta frikis, pero que solo dan pinceladas aquí y allá; echamos en falta “sistema”, echamos en falta economistas que estén haciendo méritos para ingresar en la Academia de Ciencias Morales, que es como se llama la Academia que alberga a los economistas.
    En este afán, por tanto, no hay que olvidar que la Economía es hija de la Filosofía Moral.
    Lo que no puede ser es que expolios intergeneracionales tan obscenos como es una burbuja inmobiliaria vuelvan a ser legitimados nunca jamás con frases como:
    “Es la ley de la oferta y la demanda, muchacho”.

  7. juan urrutia dice:

    Aquí, en este último comentario hay mucha tela que cortar. No sé si seré capaz ce cortarla toda. Dejemos de lado tanto a los estocásticos y olvidémonos de Patinkin (aunque habrá que recordarlo algún día). La ciencia económica es hoy mucho menos mediocre de lo que era hace treinta años y aunque es verdad que proviene y sigue siendo una rama de la filosofía moral,se ha convertido en una manera de pensar que me parece tiene mucho recorrido siempre que sepamos a quien hay que leer y aquien no. No veo cómo podría estar influída por la explosión de la urbuja inmobiliaria. Sobre burbujas sabe mucho la economía convencional. Por ejemplque con plena racionalidad es dificil que surjan. De ahí que debams aprender a jugar con racionalidad limitada. a revisr las nociones de equilibrio o de expectativas. De acuerdo, pero sabemos que la realidad está construída por nuestras expectativas y eso es much saber especialmente si en algún momento queremos volver la atención a lo que de ahi se sigue.Por ejemplo que la comunicación, en cuanto que conforma expctativas, importa tanto que seguramente está medio comprada. En cuanto a las historias y relatos siguen ahí más o menos encubiertos. Pero no cualquier relato lleva a la Real Academia. Esta no se agota en la economía ni representa hoy lo que los economistas “de raza” o simplemente potentes desean llegar a ser.

  8. marcelo del campo dice:

    Quisiera añadir solo una observacion a los comentarios sobre la crisis, el mercado inmobiliario y la teoría económica, que apunta a algo que me temo está en el origen de muchos de los comentarios que hoy se escuchan sobre la macro dinamica: Newton no es imortante por observar que las manzanas caían al suelo, si no por formular la ley de gravitacion universal; una formulacion tediosa de comprobar y obtusa para los diletantes. Esta, junto con el cálculo diferencial fueron aportaciones significativas a la ciencia moderna. Dificilmente las podremos tachar de oscurantistas, aunque es facil imaginar el griterio que se puede formar si comenzamos a mencionar casos de aparente contradicción de la ley de marras, por el publico no especializado. De hecho, baste por empezar con las nubes y los pajaros.

    A ese tipo de griterio, siempre propenso a establecerse, se le suele denominar, en términos informaticos, ruido.

    Y, desde luego, Newton fue incapaz de prever ningun tsunami o gota fría, y cualquier tormenta, menos aún el desplome del puete de Tacoma (recomiendo ver el video en

    http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Tacoma_Narrows_Bridge_destruction.ogg

    como simbología de la crisis financiera). A pesar de ello, no me atrevería a señalar a la ley de gravitación universal como ejemplo de la ciencia inutil, fruto del egocentrismo de cualesquiera cientificos de turno.

    Así que permitaseme expresar mi opinión en contra de proponer como test de validez de la física actual, la ruptura del acelerador de particulas del CERN. Es más, tampoco confío mucho en dejar en las manos de estos la propuesta de formas de arreglar el acelerador.

  9. Juan Urrutia dice:

    Gracias Marcelo por tu comentario y por la referencia. Si quieres seguir este diálogo deseperado deberías indagar en una entrada posterior en donde el amigo diletante, según propia confesión, continúa elucubrando y echando pestes en un post completamente ajeno a esta discusión y que solo prendía al principio tomar un poco el pelo a Sam . Poniéndole un poco de humor yo solo añadiría que cuando te cae un ladrillo en la cabeza es my natural acordarte de la mamá de Newton.

  10. pisitófilos creditófagos dice:

    Como es facilísmo deducir, he posteado por error en un thread equivocado. Por ello, den por reproducido aquí lo dicho allí.

    Pero, ya que sale, dejénme también, por favor, defender mi presunta heterodoxia con la siguiente modesta proclamación:

    – “El error está en no querer ver que la Ciencia Económica es una ciencia social empírica”.

    ¿Que pensaríamos de quienes pretendieran “matematizar”, por ejemplo, la Ciencia Jurídica o la Antropología?

    En este post “jatorra” sobre Sam, hay mucho amor y compasión hacia Niño, con el que no estoy nada de acuerdo, por cierto (y yo sí me he leído su libro).

    Nosotros no entendemos la red como una yuxtaposición de “txokos”. La red es, de acuerdo con nuestro enfoque davideugartiano, un espacio de poder.

    Quizá lo que esté dilucidándose es la sucesión del bueno de Malo.

  11. Juan Urrutia dice:

    Gracias querido diletante presuntamente heteroxo por animar el cotarro. Por mi parte solo dos clarificaciones. Primera, no siento ni amor ni compasión por Niño, no le conozco de nada. Segunda, en todo hay cuestiones de poder; pero yo no consigo ver en el origen de esta rica correspondencia nada relacinado con la sucesión de Malo.

  12. pisitófilos creditófagos dice:

    Son los que van por la vida proclamando que la Economía son ellos, los que nos tildaron de diletantes durante la burbuja:
    – “Tú te callas, que no das clases”.
    Además, lo hicieron y pretenden seguir haciéndolo por las malas, baneándonos, o sea, no en la modalidad Pequeña Crueldad Innecesaria.
    Una vez, uno tuvo la desvergüenza de escribir en su blog (que forma parte del primer periódico económico español):
    – “Te voy a echar de mi blog a patadas “.
    Y me amenazó veladamente haciéndome ver que sabía mi nombre y apellidos y dos de mis domicilios (los dos en los que tengo conexión a Internet con un determinado proveedor).
    Mi pecado: teorizar sobre que aquello era una burbuja inmobiliaria.
    Me arrepiento de haber utilizado en este blog el término diletante, por el sentido peyorativo que tiene y las confusiones a que puede dar lugar.
    Es evidente que nosotros no somos actualmente profesores de Economía ni aspiramos a premio alguno. Pero también lo es que no somos diletantes, toda vez que salta a la vista que vivimos de la Economía, de la Contabilidad, de las Matemáticas Financieras y, sobre todo, del Derecho Financiero. Además, hace muchos años dimos clase en varias de estas materias, aunque preferimos ser alumnos eternamente.
    Por lo que respecta a la sucesión de Malo, es algo que resulta obvio atendiendo a las siguientes tres circunstancias:
    – fue militante del Partido Comunista de España;
    – este año ha cumplido 60 años; y
    – le gusta la ópera.
    Le propongo que, en vez de llamarme “economista diletante”, que no me gusta nada viniendo de usted, me llame “economista alumno”.

  13. pisitófilos creditófagos dice:

    Aristóteles y Newton nos hicieron ver que una manzana que pende de la rama de un árbol es un chichón en potencia. O sea, Newton sí previó “tsunamis”, en la medida en la que los “tsunamis” están potencialmente en las “manzanas colgadas”. Si te hubieras puesto en la vertical de su manzana, Newton te habría hecho una previsión muy precisa:
    – “¡Quítate de ahí, que te va a caer mi manzana en la cabeza!”.
    Las previsiones están implícitas en las buenas modelizaciones.
    Por otra parte, la analogía con la Física es muy desgraciada por la radical diferencia metodológica que tiene respecto de la Economía. En cualquier caso, acepto la crítica. Reconozco que se puede ser economista y no ver la burbuja inmobiliaria, pero, ¡manda huevos!, perdonadme la expresión.

  14. marcelo del campo dice:

    Recientemente comentaba con un economista de reconocido prestigio, el ehcho de que, a nivel de autoridades relevantes (lease la Fed) no había duda en el 2007 de la existencia de una burbuja inmobiliaria, que estaba tratando de controlarse sin enfriar la economía más allá de lo buscado, pero el problema de la crisis es la descompsoicion del mercaod e credito en conjuncion con dicha burbuja. a una, sin la otra, hubiese sido un episodio al estilo del de 2000. En nuestro pais, abundaron los ocmentarios sobre el hecho de la buruja inmobiliaria tanto por parte del BdE como del FMI. Yo era un creyente en la misma, pero cualquier comentario al respecto parecia, en su ía, “fuera de tono”. Dos de mis cuñados contrajeron sendas hipotecas en la fecha, y un par de colegas me expusieron el recetariod e como la suma del efecto divorcios, mas inmigrantes, mas europeos en segunad residencia, justificaban las cifras de fabricacion de pisos a que habiamos llegado. Por tanto, una cosa es predecir y otra convencer (i.e., crear opinion). A tiro pasado no resulta nunca dificil escandalizarse de la miopia del momento.

    En otro orden, el comentario sobre la reaccion de Newton ante mi hipotetica situacion bajo la manzana, me resulta altamente dudoso, como demuestra la anecdota de la criada tracia. Es más, parece más bien que la voz popular atribuye al propio Isaac el haber sufrido el mismo el accidente. Me he permitido tomar una descripcion de la historia de la criada de un portal de la red, que incluye un comentario al respecto de Deluze que desconocia. Pido disculpas por el exabrupto que contiene el texto, no siendo la intencion, por mi parte, ofensiva en absoluto, pero me parece que vale la pena respetar la cita del filosofo. (Lease economía por filosofía):

    “La anécdota es muy conocida. Tales de Mileto, uno de los siete sabios de la antigüedad, se encontraba paseando por el jardín de su casa absorto en la contemplación de las estrellas. El filósofo cae bruscamente en un pozo mientras una criada tracia se desternilla de risa. El sarcasmo es evidente y la criada pregunta en buena lógica: “¿Acaso quiere mi amo conocer los secretos del cielo si no es capaz de ver lo que hay en la tierra?”. El pragmatismo avergüenza a la sabiduría y ridiculiza la filosofía. La filosofía es ineficaz para la vida. El filósofo se olvida de vivir.

    La risa de la mujer tracia se repite maliciosamente cada vez que alguien acusa a la filosofía de inutilidad . El filósofo es improductivo por definición. Especula, retuerce el lenguaje, desquicia a sus oponentes, requiere el porqué de todo, multiplica realidades y jamás considera cosa alguna como definitiva. La pregunta escondida en esa carcajada que desde la tracia se repite es sencillamente: ¿Para qué sirve la filosofía?

    La respuesta, mejor que nadie, la dio el gran Deleuze. Es una respuesta agresiva ya que no se debe responder inocentemente a una pregunta mordaz. La filosofía sirve para que no haya idiotas que pregunten por su utilidad. Si es el pensamiento- masa el que interroga y pone en entredicho la utilidad de la filosofía, en la ignorancia de quien pregunta se esconde ya la respuesta: para huir de la masa.

    Si la inteligencia del ser humano se ve más que en las respuestas, en las preguntas que es capaz de formular, la risa de la criada manifiesta su ignorancia. Quien no sabe se ríe del sabio. En ese osado desprecio del saber la tracia provoca tristeza y sobre todo, una lástima profunda. Seguramente jamás caerá en los pozos que el sabio no sabe evitar pero tampoco verá nunca más allá de sus propias narices.”

  15. Juan Urrutia dice:

    Creo que lo mejor que puedo hacer es echarme a un lado de esta conversación entre el alumno (ex deletante) y el maestro Marecelo no sin antes afirmar que solo echaré de estas páginas al que no sepa comportarse civilizadamente, al que no sepa insultar con gracia. Ese bloquero que amenazó al alumno no es un bloguero, sino un pobre hombre. Por otro lado me aprece que viene a cuento recordar aquello de que los economistas no pueden saberlo todo y predecir sin error porque de lo contrario serían ricos y no lo son en general. Pero esto me lleva a un nivel distinto de la conversación. ¿A quién le importa ser rico? No es hora de que adoptemos una actitud sobria ante las necesidades de la vida y dejemos de inventárnoslas para estar siempre con el agua al cuello? Es rico quien no necesita más que lo elemental. Por ejemplo una buena conversación …aunque sea de economía.

  16. Parado dice:

    Caso real de alquiler:

    Teniente de alcalde de un ayuntamiento de la comunidad de madrid cuyo ex alcalde y concejala de urbanismo están siendo empurados por el Gürtel por varias cuestiones inmobiliarias, entre ellas, la recalificación de terrenos y concesiones de obras a dedo, así como regalos y prebendas millonarias.

    Dicho teniente de alcalde es propietario de un pisito en Majadahonda que alquila a una pareja recién casada. El precio acordado es de 1000 euros al mes.

    La pareja joven recibe una subvención pública de 210 euros de ayuda al alquiler por ser menores de 30 años.

    Nosotros, todos nosotros, le ‘ayudamos’ con nuestro dinero a dicho teniente de alcalde a que engorde sus arcas a razón de 210 euros al mes por el alquiler de una mierda de pisito.

    ¿Quién dice que no hace falta un debate que reconsidere toda la actividad del alquiler?

    La cuestión es por qué no se hace y quiénes tienen la obligación de impulsarlo por el bien de la sociedad porque para ello se les ha votado y se les paga. Esa es la cuestión.

  17. Juan Urrutia dice:

    Perdón, pero no entiendo que un concejal no ueda alqilar su piso y tampoco veo cómo la subvenvión engorda sus arcas.

  18. marcelo del campo dice:

    Ningun insulto intencionado!. Siento que el texto que copie aportase esa, repito que para mi desconocida, cita de Deleuze. Pero me parecio absurdo censurarla.
    Si hay cualquier asomo de ofensa, disculpas por delante. De hecho, creo que la postura de los diletantes tiene un gran merito, pero es bueno ponerla a prueba antes de abrazarla. De eso creo que se trata, de eso, y de pasar las horas muertas del insomnio generado por las noches calurosas, (que no calnturientas).
    Así que, repito, gracias a los pisitofilos por sus comentarios, y a este bloc por ofrecer interesantes aportaciones sobre las que elucubrar!!.

  19. pisitófilos creditófagos dice:

    En realidad, somos economistas-lot.
    En efecto, no hay nada peor que la arrogancia de los ignorantes; y, especialmente, no hay nada más repugnante que lo hortera, es decir, no hay nada peor que la soberbia del mal gusto, entendido éste en sentido amplio.
    http://cicuta.obolog.com/criada-tracia-o-ignorante-carcajada-107236
    La frase-ariete que se imputa a Deleuze (“La filosofía sirve para que no haya idiotas que pregunten por su utilidad) no es muy deleuziana, diría yo, ni por la forma ni por el fondo. Más bien, parece una frase de tipo totalitario: “tú te callas porque el que totaliza soy yo”. En este sentido, es una frase hortera, por la violencia que encierra, razón por la cual a duele leerla. Si la dijo Deleuze, se lo criticaríamos. Según mi leal saber y entender, como viejo lector de El Anti-Edipo, deleuziano sería, por ejemplo:
    – “Usted también es filósofo; la Filosofía sirve para que usted se permita tener opinión; convivamos”.
    Nosotros de lo que hablamos es de cómo arrancar de nuestra mente, precisamente, ese totalitarismo cuando pensamos en Economía.
    Estamos asistiendo a un intento de toma de poder (Internet incluida) por parte de lo que llamamos ingeniosamente “secta estocástica”, que incluye a los estacásticos mismos y a todos sus tiranizados. Hay en juego muchos puestos de trabajo y presupuestos, públicos y no públicos.
    Es como si, en la Ciencia Jurídica, por ejemplo, los civilistas, bajo el lema “Donde más puro habita el Volksgeist es en los Códigos Civiles”, irrumpieran en escena queriendo coparlo todo, queriendo totalizar: “tú te callas, que eres un impuro”.
    Estamos rozando el verdadero Islam.
    Nosotros solo reivindicamos la conexión de la Economía con la Filosofía Moral.
    Nos hemos tirado muchos años leyendo working papers firmados (casi nunca en solitario) por economistas profesores de universidades, sobre todo americanas, y ha llegado un punto en el que estamos saturados, además de que no damos abasto.
    Por ejemplo, les reto a que me digan cuántos papers pueden ustedes leerse del Anual Meeting de 2010 de la Society for Economic Dynamics (completos, no solo Abstarct y Conlusion).
    El primero que sale es este:
    https://editorialexpress.com/cgi-bin/conference/download.cgi?db_name=SED2010&paper_id=1134
    Tiene un título, para nosotros, arrebatador: “Emergence of Cooperation in Anonymous Social Networks through Social Capital. Immorlica, Lucier & Rogers. Universidades de Toronto y Northwestern-Evanston”. Meto los autores y la universidades en el título aposta.
    Desgraciadamente, en la página 3 comienzan las malditas fórmulas. A pesar de tener solo 10 paginitas, leerlo bien leído supone muchas horas de trabajo prosaico (nada poético, como la vida, como este magnífico blog).
    El “¿para qué?” no lo predicamos de la Ciencia Económica, sino de las horas que nos cuesta leer estos papers que nos quieren hacer creer que la Economía no es “solo” una ciencia social empírica (no experimental).
    Tras años, repito, a-ñ-o-s aguantando estoicamente el ninguneo, gracias al anonimato de la red (que nos permite sobrevivir al mismo, porque, en directo, ciertamente, quien va dando codazos, te acaba echando de la acera), estamos empezando a entonar el ¡basta ya!, apoyados en la cara de acelga que se les ha quedado a todos con el crash inmo-hipotecario.
    ¡Bendita sea la burbuja inmobiliaria que nos va a permitir acabar con el intento de Gleichschaltung académico!.
    Así llegamos a donde queríamos.
    Hay una tercera vía:
    1) Primero están los negacionistas bancaculpistas; mixtificadores interesados que quieren hacernos creer que la actividad (inmobiliaria) y el empleo son víctima de los financieros (y los políticos reguladores), de modo que, cuando se cure “la enfermedad crediticia” y, además, nos quitemos de encima un puñado de malos gestores, todo volverá a su maravilloso ser “burbujil” (¡cómo le gusta la inflación a la gente!, señores… además de “rajar” contra la banca).
    2) Luego estamos nosotros, los pisitófilos creditófagos, que defendemos la sencilla idea de que el sistema financiero-fiscal no tiene la culpa (antes al contrario, toda vez que la situación es administrable y está embridada) y que las deformaciones económicas que se ven están provocadas exclusivamente por la burbuja inmobiliaria y terruñística (son lo mismo), que supone, además, un vasto montaje piramidal-generacional, una especie de SIDA psico-socio-económico, solo entendible desde una óptica multidisciplinar.
    3) Finalmente, estáis los burbujistas bancaculpistas, para los que la crisis sería de naturaleza intrínsecamente financiera, pero no solo no negáis la burbuja inmobiliaria, sino que la consideráis el factor desencadenante de aquélla.
    Al principio del pinchazo, curiosamente, los burbujistas fuimos corridos a gorrazos por no rajar contra la banca sino seguir con nuestro sempiterno dale-que-te-pego contra El Pisito & El Terruñito. Entonces era el momento más delicado del sistema financiero, cuando tenía que transigir con daciones en pago, etc.
    Pero, conforme van completándose los cuatro años de crash y nos vamos metiendo en la parte fiscal del proceso, me temo que los que vamos bien peinados somos nosotros.
    Y no lo digo, precisamente, porque estén triunfando cosas del tipo Animal Spirits (Akerloff & Shiller, libro que sí da gusto leer). Si no porque nuestra dinámica es mansa y nada frentepopulista. Por decirlo para que se entienda, somos Lot & Cía. mientras caía la lluvia de fuego y azufre sobre Sodoma.
    Ahora, pido que la socarronería nos pase, de “economistas alumnos”, a “economistas-lot”, o sea, que se abandonen los argumentos ad hominem.

  20. Juan Urrutia dice:

    Como estoy a punto de pedir en ingreso en Lot&Cía, he pensado que es más cómodo pasar mi respuesta a este último comentario al este post a un nuevo post que titularé Pisitófilos Creditófagos.

  21. pisitófilos creditófagos dice:

    Las redes distribuidas son tan utópicas como las centralizadas.
    Toda red es mestiza. Toda red es descentralizada. Las redes solo se diferencian por la fuerza e intensidad de las relaciones entre los nodos, nodo central incluido.
    Usted, Don Juan, no es un Dogo, en un Nodo Corpóreo. Me pregunto qué será de David y de Natalia cuando usted falte.

  22. Parado dice:

    “Perdón, pero no entiendo que un concejal no ueda alqilar su piso y tampoco veo cómo la subvenvión engorda sus arcas”

    Pues en mi opinión, primero, revisar quién es el único que dice que un concejal no pueda alquilar su piso, y segundo, las subvenciones discriminadas pagadas con nuestros impuestos para alterar artificialmente el precio de las cosas solo benefician a quienes cobran el sobreprecio burbuja artificalmente creado por ellos mismos como conjunto, lastrando así competitivamente al resto de la sociedad a la que, se debería suponer, sirven.

  23. Juan Urrutia dice:

    Estimado parado. De tu texto, una vez revisado, se desprende que, en tu opinión, la concejalía del arrendador enmarañaba el caso. Por otro lado sigosin entender que una subvención, previsiblemente del Estado o de la Comunidad engrose las arcas del Ayuntamiento o, ahora añades, incremente el alquiler de los pisos o lo rebaje a costa de nuestros impuestos. Sí, con nuestros impuestos pagamos muchas cosas que creemos son buenas para alguien. En ete caso para parejas de jóvenes. Perdón si no te he entendido bien.

  24. Parado dice:

    Estimado Editor,

    con el nexo entre el arrendador y, a la vez que por su cargo, regulador y ejecutor de las ordenanzas y leyes, pretendo extrapolar la paradoja de una clase política, que a la vez de tener una responsabilidad para con los ciudadanos en función de su cargo público electo, está frecuentemente muy cerca, cuando no salpicada, de casos de corrupción urbanística e inmobiliaria mayúsculos, y que se beneficia de actividades (en este caso las inmobiliarias) de las cuales es, como mínimo, y si dejamos a un lado indicios de información privilegiada o corrupción, árbitro mediante la configuración de las normas. Como se sabe, también los ayuntamientos conceden ayudas y subvenciones de diverso tipo según aprobación en las ordenanzas, y si, además, el ayuntamiento es del mismo partido que el gobernante en la región (legislador), el efecto catalizador queda patente. Y no es cuestión de señalar a un partido en concreto, ejemplos en diferentes sentidos hay decenas.

    En medio de la crisis provocada por la burbuja inmobiliaria que azota la economía en España en mayor medida que en otros países con las conocidas y catastróficas consecuencias para generaciones presentes y futuras, no parece muy razonable legislar de tal manera que, ante un exceso a todas luces demostrable de oferta de un bien, en este caso inmuebles, todavía se concedan subvenciones pagadas con nuestros impuestos para que parejas jóvenes accedan a una vivienda que en ningún momento baja de precio pese al sobrante de producción y stock. Las parejas jóvenes no necesitarían ninguna subvención de 210 euros mensuales pagada por todos si el precio del arriendo fuese, por ejemplo, inferior en 210 euros al mes, y ese presupuesto público podría ser reorientado en beneficio de todos y no dejar que sea administrado exclusivamente por los arrendadores en el suyo propio.

    ¿No sería mucho más razonable legislar o haber legislado durante todos estos años en los que se construían viviendas que a todas luces iban a ser excedentarias (toda industria tiene sus fuentes de información a modo de estudios de mercado a partir de los cuales se basa buena parte de sus decisiones estratégicas; los bancos privados bien gestionados se bajaron a tiempo, los públicos, no) de tal manera que se sacase efectivamente al mercado ese stock sobrante, lo que haría más fácil y asequible el acceso al alquiler ?

    ¿A qué se van a dedicar sino los que tienen la información de antemano de lo que en materia legal se va a publicar puesto que ellos mismos así lo han determinado? ¿Qué beneficios en términos, por ejemplo, laborales, se extraen de una actividad como un alquiler subvencionado, en definitiva, una subvención a un bien sobrante? ¿No sería más beneficioso para la sociedad legislar en otros planos y, por ejemplo, subvencionar actividades orientadas a la tecnología (en todos los campos) o la exportación que puedan dejar valor añadido y empleo futuros?

    Eso es lo que nos preguntamos muchos, y por lo que pedimos explicaciones y cuentas a los políticos que nunca llegan. Los políticos no deberían ser un gremio, como por ejemplo, el de los controladores aéreos, sino que idealmente deberían ser cargos vocacionales al servicio de los ciudadanos. Nunca juez y parte.

  25. saturno dice:

    [vengo aqui siguiendo las huellas de otros posts de ppcc]

    creo que la anécdota de la tracia
    está en la Vida de los filosofos ilustres
    Dioegenes Laercio, que es desternillante de por sí y recomiendo leer de vez en cuando para desarrugarse

    Dicho esto, yo nunca entendí la anécdota comom despectiva y no me suena haberla leido con ese espíritu (puede que sea mi lectura)
    Básicamente, la risa de la tracia viene a ilustrar el debate en torno al criterio de lo que es verdadero y falso, bueno y malo, etc.

    En este caso, el filosofo se cae en un pozo y como tal, demuestra que su buen saber no vale más que el de la criada. Dicho así es incuestionable, y además refleja bien el cachondeo permanente que se respira en la filosofía griega, donde se presentan en las ideas más sutiles como si fueran comidillas y chistes entre amigos.

    Resumiendo, la anécdota del filósofo en un pozo es que la medida del saber y del conocimiento es el propio individuo.
    Debe asociarse al debate sobre lo verdadero, lo bueno, lo útil. Y a la tradición sofista, donde los filosofos enseñaban a pensar, a discurrir. La filosofía nacio como y sigue siendo una ciencia de combate, un pugilato intelectual que acompañaba al ejercicio en el gimnasio

    De forma que la risa de la criada es irrelevante, La anécdota lo que muestra es e riesgo de caer en un pozo si se olvida que uno mismo debe ser la medida de la filosofía.

  26. Ramon dice:

    de este interesante debate, remarco la frase del sr. Juan Urrutia,”No es hora de que adoptemos una actitud sobria ante las necesidades de la vida y dejemos de inventárnoslas para estar siempre con el agua al cuello? ”
    Entiendo que la crisis tienen muchas aristas,una de ellas como me decia tambien un profesor “primero la codicia y luego todo lo demas”….Hasta que los humanos no tengamos una vision mas humanista del mundo, buscaremos culpables en uno y en otro sitio, sin solucionar los problemas raices. Seguiremos con las huidas hacia adelante, sean con burbujas o con otros nuevos metodos de huida…

  27. Ramon dice:

    Por otra parte la critica de unos economistas a otros me resulta cansina, cada teoria con mas o con menos matematica ha servido para avanzar hasta que esta teoria ha quedado en parte caduca, porque los “humanos” la han acabado pervitiendo hacia sus intereses particulares-gremiales, y la historia se repite una y otra vez. La reformulacion del capitalismo es necesaria para adaptarse a los cambios sociales, democraficos, a los limites naturales. ¿es necesaria una sintesis economica?

  28. Juan Urrutia dice:

    Gracias Ramón por tue comentarios austeros; pero todavía pareces buscar una solución definitiva al problema económico. Bueno pues yo creo que no la hay; pero que buscarla nos mantiene en forma.

  29. Ramon dice:

    Sr. Juan, en el tema economico, como en otros tema complejos..no hay una solución definitiva–hay soluciones parciales para irse adaptando a los cambios–
    Creo que la diferencia es que nos podemos adaptar de una forma poco traumatica o de una forma mas..traumatica. La unión o debate entre todas las ciencias podria ayudarnos a una transición no traumatica.

  30. belencicuta dice:

    Lo único insultante es la ignorancia de bandera

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] Esta es mi última respuesta, por el momento, a un intercambio de pareceres entre varias firmas entre las que destaca la que dá título a este post. Ese intercambio se produjo, en efecto, gracias al impulso de estos economistas-Lot, como ahora desean ser conocidos, por lo que bien merecen ser detacados en post aparte. La conversación hasta aquí puede seguirse en los comentarios a este post da hace unos días […]

  2. […] por otro lado, el bombardeo de los pistófilos creditófagos que se puede ver aquí y aquí, aunque muy de agradecer en un sentido, me ha empezado a resultar sospechoso pues sus expresiones […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.