Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Pasatiempos Vacacionales

Publicado en Expansión, miércoles 6 de agosto de 2008

Yo me dejaría de sudokus o crucigramas y para entretener las siestas veraniegas me concentraría en la lectura de aquellas publicaciones disponibles que tengan, no ya una línea editorial, sino al menos una manera coherente de pensar en la situación económica más allá de disputas políticas. Este tipo de publicación les planteará verdaderos acertijos sobre los que pretendo llamar la atención del lector una vez que haya dejado sentado que, tal como se ha podido desprender de mis últimos artículos, estamos en una crisis que no deja de serlo porque no sea fácil de diagnosticar con precisión. Entraremos o no en lo que se llama recesión; pero que la situación económica mundial pasa por un momento delicado es bastante obvio a la luz de datos adelantados y aunque no hayan sido validados por las agencias estadísticas correspondientes.

Tal como decía en el último artículo en estas páginas de Expansión (“El puzzle de las crisis solapadas“) es claro que se trata de una crisis resultado de otras crisis solapadas. Quizá porque la crisis del precio del petróleo sea la última en haber salido a la luz, buena parte del análisis se está concentrando en la subida del precio del crudo. Es un tema agradecido porque linda con asuntos relevantes como el cambio climático, el poder de la ciencia y el empobrecimiento general, amén de la dichosa y peligrosa inflación. Se trata de una cuestión que a nadie se le puede escapar por su inmediato impacto en los usuarios industriales de sus derivados, desde los pescadores y agricultores a las compañías aéreas.

Sin embargo, los que ya ni siquiera peinamos canas por falta de pelo, ya conocemos lo que es esto desde hace más de treinta años y sabemos que a corto plazo la única fuente creíble de energía es el ahorro. La experiencia de finales de los años setenta nos dice que se puede ahorrar mucha y que el tener que hacerlo es un buen ejercicio para ir preparando un futuro energético balanceado. La única pregunta un poco enrevesada es si los incrementos de precio son resultado de la especulación o simples tendencias basadas en un exceso de demanda. Que hayan aumentado mucho los contratos de futuros sobre suministros no es prueba de que la especulación sea la causante, máxime cuando las reservas acumuladas no han crecido.

Entre las crisis que se solapan para dotar a la situación de la complejidad de la que habla el vicepresidente Solbes, la que me resulta más difícil de entender y de consecuencias más preocupantes, es la crisis de demanda que hoy se plasma en la sequedad del crédito por parte de un sector bancario cuya situación es difícil de entender con claridad. He aquí un pasatiempo un poco más difícil, pero todavía asequible. Una de las notas características más recientes de la crisis general es que últimamente la cotización del sector bancario se está resintiendo muy mucho en todo el mundo. A pesar de que parecería que los principales bancos ya han cantado la gallina y que la situación estaba controlada por lo que hace al credit crunch, los bancos caen en todas las Bolsas del mundo. ¿Cómo puede ser eso? Comenzaré esta especie de sudoku endiablado a partir de mis propias palabras:

… deberíamos aceptar que lo crucial es hoy la falta de confianza de unos bancos en otros lo que ha llevado paradójicamente a una especie de equilibrio del sistema bancario que deja al sistema económico desguarnecido y desequilibrado. No hay más remedio, por lo tanto, que separar los buenos bancos de los malos y hacerlo rápido sin confiar… en que el mercado se vaya a encargar de ello porque, como acabo de decir, los bancos se encuentran en una especie de equilibrio en buena parte basado en la creencia de que algo harán los supervisores empujados por los políticos.

El pasatiempo que se propone aquí no es trivial y me propongo tratar de entretenerme con él por pasos. En el primer paso se trata de explicar cómo y porqué los bancos se encuentran en ese equilibrio perverso y no acaban de salir de él. Lo que se me ocurre de momento es apoyarme en la Economía de la Información y, específicamente, en la idea de selección adversa según la cual, en condiciones de información asimétrica, no podemos esperar que acudan al mercado los propietarios de bienes sin defectos, sino que esperamos que acudan los propietarios de bienes defectuosos. En un segundo paso tendré que intentar explicar qué está pasando con el sector bancario en el mercado de valores. Sabemos, tal como he dicho ya, que el equilibrio es de una naturaleza propia de una situación con información asimétrica en la que cada uno sabe cómo está su balance pero no el de los demás. Ahora bien, este paso de este pasatiempo consiste en entender porqué ese equilibrio es del tipo pooling es decir tal que el precio en ese mercado (es decir la cotización) no es suficiente para distinguir entre un banco que no ha cometido excesos y uno que sí los ha cometido. O equivalentemente porqué el equilibrio no es separating lo que permitiría distinguir entre bancos buenos y malos.

Para que esa situación hubiera sido la observada tendría que haber habido alguna señal que permitiera a los bancos buenos distinguirse de los malos. Los malos han pedido capital a los fondos soberanos y como se lo han concedido no podemos decir ya que son malos ni, por lo tanto, podemos decir de los otros, que no han necesitado de momento una inyección de capital, son los buenos. Y en un tercer paso me entretendré pensando en cual sería la señal que permitiría distinguir a unos de otros. La única señal posible a corto plazo consistiría en mostrar fehacientemente que sobra capital. Una señal de ese tipo sería, naturalmente, lanzar una OPA contra otro gran banco o anunciar el comienzo de negociaciones para la compra o la fusión. Si se hace no cabe la menor duda de que ese banco no tiene problemas fuera de balance porque estos aparecerían en las diligencias que hay que realizar para llevar a cabo la oferta. El cuarto paso, en caso de que los otros tres hayan sido salvados y nos aceche el aburrimiento, es describir la extraña y fascinante situación en la que nos encontramos. Efectivamente puede ocurrir que nadie pueda emitir una señal de es tipo a pesar de que los precios están muy bajos y que por lo tanto continuemos en un equilibrio pooling en el que debiéramos pensar que todos están mal.

Pero la posibilidad de entretenimiento no acaba aquí. Hay todavía un tercer posible pasatiempo quizá adecuado para las tertulias nocturnas de la luna de agosto. Se trata de saber si el Gobierno debiera actuar preventivamente de las mil maneras que están en su mano. ¿ Debería haber sostenido a Martinsa tal como aparentemente pretendía el Ministro de Industria? ¿Es buena idea compartir el espacio aéreo con el militar? Y otras tantas. Aquí el entretenimiento no tiene fin pues cada uno opina de la feria según le va en ella. Mi posición es que, en principio no hay que intervenir, pero que es difícil criticar a los que salvaron a un par de grandes bancos usando finalmente fondos de todos. La razón para hacerlo es que, si no se hace, la crisis puede extenderse como un reguero de pólvora. Pero la razón del azar moral también es seria y atendible pues si les sacamos las castañas del fuego estamos alimentado el siguiente descuido empresarial enardecido por la avaricia definitoria de su propia razón de ser. Y otra pregunta interesante para las postrimerías de esas tertulias vespertinas: si lo hizo Greenspan, si lo hace Bernanke ¿ para que sirve la independencia de un banco central que se supone tiene que frenar de raíz la inflación? Y si hay justificación para esto ¿ por qué no la hay para que intervenga seriamente el Ministerio de Hacienda correspondiente?

Y para terminar y solo para los realmente aficionados a los pasatiempos, una pregunta ingenua: ¿para qué sirve un panel de economistas competentes que asesoren al Presidente? Para eso estaba al Oficina Económica de la Presidencia, justamente la que convoca al panel de expertos.

«Pasatiempos Vacacionales» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 6 de Agosto de 2008 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.