Desde mi sillón

Un blog de «El Correo de las Indias»

Grupo de Cooperativas de las Indias

Páginas en blanco

Cuando imprimo un documento largo ocurre a menudo que se cuelan varias páginas en blanco. Creí siempre que la causa era el excesivo gramaje del papel que hace difícil evitar su pegajosidad. Pero ayer empecé a recelar.

Se trataba de un documento de Giovanna Borradori en el que esta profesora de filosofía trataba de desentrañar el pensamiento de Derrida sobre el ataque a las torres gemelas hace más de diez años. Es como una continuación de su libro del 2003 Fhilosophy in a time of terror en el que entrevista a propósito de ese terrible acontecimiento a Habermas y Derrida.

Estas páginas en blanco aparecen en sitios estratégicos y son como señales de humo que te dicen en tono imperativo “quédate aquí, detente y relee”. En este documento impreso por mí hay tres de esas señales y, que a mí me parecen relacionadas.

La primera aparece en el apartado sobre el perdón y en el lugar exacto en el que de mil maneras distintas Derrida nos dice que el solo perdón que merece la pena singularizar es el incondicional, es decir el que perdona lo imperdonable. Los otros perdones serían más bien cálculos racionales de costes y beneficios. Me parece que alguien me estaba diciendo que tenga en cuenta esto al pensar sobre las víctimas del terrorismo.

Y mira por donde la segunda hoja en blanco aparece en el apartado dedicado a la tolerancia. Una vez más no es digna de consideración la mera tolerancia que solo dice “bien, haga usted lo que quiera siempre que… admita mis reglas básicas de convivencia que yo le impongo”. La verdadera tolerancia es la hospitalidad que dice “he aquí mi casa que es la suya en la que usted se rige por sus reglas que yo haré respetar. Me recuerda a la distinción de Berlin sobre la libertad negativa y la positiva y aunque se me hace duro me parece indispensable pensar sobre la aplicación de semejante idea a situaciones límite en las que la hospitalidad te obliga a sostener la vida del asesino.

Y tanto la tolerancia bien entendida, sin reticencias, como el perdón sin condiciones son dos ideas que hoy mismo deberíamos estar manejando para entender esa especie de grieta que nos presenta Europa en cuestiones económicas y financieras que, justamente, son las fáciles. En la pereza de sus dirigentes, en la mirada de cada político por el rabillo de su ojo a sus votantes nacionales, en sus reticencias a dejarse llevar por la fraternidad y en otras cosas parecidas radica la debilidad europea en estos temas de deudas soberanas nada toleradas y mucho menos perdonadas. Y es en esas páginas finales del documento donde aparece la última señal a mí dirigida en términos de página en blanco. No bastan en efecto los acuerdos firmados y ratificados, ni para la construcción de Europa ni para ninguna relación fraternal, nada son si no son la representación de una conversión que te descoloca.

Si el terror no nos descoloca, no habrá tolerancia con los inmigrantes, ni perdón a los asesinos, ni reparación a las víctimas. Si, desde Europa, no sabemos una vez más ser intransigentes con las tergiversaciones de los mensajes que nos llegan a través de nuestras palomas mensajeras, solo seremos una referencia de la historia sin ningún futuro.

«Páginas en blanco» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 11 de Agosto de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias