Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

ONCE

Cualquier cosa que venga de Irlanda me gusta y me emociona. Ya se me notaba este ramalazo cuando me enfadé sobre los avisos que dio Solbes a Eire desde Bruselas.

Y no por nada me dormí­a en la niñez muy niña arrullado por los cuentos de los irlandeses heroicos en su deseo de siglos de independencia y no por casulidad ocurre que mis primeros besos con intención ocurrieron en Bail Átha Cliath.

Así­ que nadie puede extrañarse de que disfrute de una pelí­cula como ONCE, un musical fallido, una historia de amor desmadejado y un canto al amor que, como sabemos, es cosas de pobres y los irlandeses a pesar de su riqueza recién adquirida siguen siendo pobres en el buen sentido de la palabra.

Y junto a los sonidos de música de hoy están al fondo las baladas de siempre llenas de nostalgia, el alcohol ya, desgraciadamente, sin pérdida de conciencia y el mar de Killerny, county Kerry

Solo mencionaré dos detalles, justo los que me han hecho llorar. El padre que reconoce que su hijo es brillante y le echa de casa como quien dice para que haga su vida regalándole un dinero para el alquiler de un zulito en Londres. El hijo que usa ese dinero para comprar un piano a su amiga de la que se aleja.

Así­ son los pobres. Así­ era yo.

«ONCE» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 9 de Diciembre de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] de una vivacidad y fantasía que no se encuentra más que allí, en mi querida y admirada Eire. Mi amor por lo periférico, irreductible, proviene de ahí. Entre periféricos nos entendemos y nos […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.