Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

O lo pillo o no lo pillo

Un dí­a lejano pillé cómo jugar al futbolí­n. El problema que durante años me impidió hacerlo es que sabí­a jugar al futbol y, enredado en la representación, creí­a poder armar jugadas basadas en el posicionamiento en el campo o en el dribling individual. Hasta que un dí­a lo pillé. Se trataba de posicionar de continuo un tocho de madera frente de otro tocho de madera. Desde entonces no perdí­ ninguna partida.

Mucho más reciente es mi captación del secreto de la pintura figurativa, es decir de la representación en dos dimensiones de volúmenes del mundo natural. Desde que lo pillé me entusiasma ver, en dos manchitas oscuras entre los ojos y la boca, los seductores agujeritos de la nariz de un bello retrato de mujer. Lo pillé, pero no pinto porque no “veo” la realidad aunque podrí­a representarla si la viera.

Este verano he aprendido a nadar. Como todos los de puerto de mar sabí­a cómo flotar pero no nadar. Como los que saben andar pero no pasean, yo flotaba pero no nadaba. Porque no sabí­a respirar. Y a últimos de julio, ¿zás! lo pillé. Torcí­ un poco más el cuello en mi crawl improvisado y ahora puedo machacarme en una piscina para controlar muchos de mis males fí­sicos.

Soy muy torpe y tardo mucho en pillar cosas elementales. Sin embargo desde muy jóven supe que la matemática era cuestión de pillarla y nunca se me ha resistido una prueba, aunque a veces tarde en entonar el eureka. La música es, sin embargo, el claro exponente de mis limitaciones. Me hipnotiza y no tengo tan mal oí­d; pero no la pillo y cuando esto ocurre no hay nada que hacer. No caben acercamientos intelectuales paulatinos. No puedo decir que entiendo algo de música porque cuando no se pilla no se pilla y lo que tengo que decir es que no sé nada de música aunque la escuche a menudo y con gusto, quizá a la espera de ese momento mágico en el que algún dios caprichoso se compadecerá de mí­ y me regalará el don que anhelo.

Y ¿ de la Economí­a qué ?. Pues aprendí­ mucha en la juventud y creí­a saber algo de ese inteligéntí­simo pensamiento humano. Hasta que un dí­a la pillé. Desde entonces solo sé que no escribo más que verdades. Como dirí­a Dylan: “at times I think there are no words but these to tell what ´s true”.

«O lo pillo o no lo pillo» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 11 de Septiembre de 2006 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.