Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Nostalgia de la juventud

En breve, me asegura Juan Carlos Garcí­a Bermejo, aparecerá el volumende la Enciclopedia Iberoamericana de Filosofí­a dedicado a la metodologí­a económica y en el que aparece una rtí­culo mí­o sobre Reflexividad al que tengo especial simpatí­a, un tema que estos dí­as de turbulencias aparece como especialmente relevante debido al papel que están jugando las espectativas, esas sirenas que explican cómo y porqué el futuro influye en el presente en este mundo de la economí­a.

Tampoco debe de tardar mucho en aparecer un volumen más pomposo de los Pozanam Papers que recoge mi contribución sobre leciones a derivar de la economí­a a efectos de iluminar algunos aspectos poco tratados en filosofí­a de la economí­a.

Y ahora resulta que, además, en un solo dí­a, como empaquetados en un momento corto de tiempo, me anuncian la aparición casi simultánea de otros tres artí­culos mí­os. Transatlántica de Educación y Polí­tica Exterior sacan dos piecitas, una cada una, sobre grandes instalaciones cientí­ficas y Cuadernos de Economí­a un tercer artí­culo sobre el papel de las grandes empresas en la innovación.

A diferencia de los dos primeros artí­culos mencionados, estos tres últimos son trabajos menores que no van a mejorara mi c.v; pero son tan mí­os como los otros y por eso contribuyen a una discreta euforia.

A esta edad, estar jugando con cinco publicaciones, más o menos vulgares, es como si me hubiera echado novia. Me siento como ese personaje viejo de Diary of a bad year, ese maravilloso libro de Coetze que mágicamente leemos simultáneamente mi hijo Rafa y yo, un escritor que no sabe explicarse el difuso deseo por la jóven, sencilla e irresistible vecina que le ayuda con su trabajo.

«Nostalgia de la juventud» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 31 de Enero de 2008 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Teo Millán dice:

    Querido Juan,

    Desconocedor de tus normas sobre la expiración de plazo para los comentarios, adjunto aquí el mío al post sobre Juaristi-Ugarte. Ruego disculpas poro este traspie, y espero que amplies el plazo para incluir comentarios porque tres días se me antoja breve dada la necesidad de deglutir tus jugosos posts.

    Comentario a Juaristi y Ugarte;

    Yo tambien conozco a los dos personajes. A Jon desde mi infancia, y mantengo con él, además de afectos, discrepancias respetuosas y afinidades gloriosas. A David, que le conozco menos, le frecuenté como sabes durante una (penosa) época de su curriculum profesional. Se algo más de su presente a traves tuyo.

    Por lo que a mí respecta, ni enfrentados ni arrubados, lo que están es en dos planos que no se tocan. Creo que por mucho que la prosa repiquera de David se haya ocupado, con incisión aparente, de la novela de Jon, como buen posmodernista confeso esto del analisis narrativo no es lo suyo.

    Obviamente desconoce la importancia de la tradición mitologica sobre la caza de la bestia de Colchis (que tan brillantemente utilizó haces pocos años uno de mis favoritos ingleses, Lawrence Norfolk (In the Shape of a boar)). Nos guste o no, la topografía mitológica es hace tiempo una forma de entender nuestro presente, que al menos yo estoy dispuesto a escuchar con atención sin necesidad de llevarme las manos a los oídos. Aún debe de tener algo que ver con los restos del sicoanálisis que tanto predicamento mantiene en algunos lares; ¿será entre racionalistas? y que aterriza a los pies del posmodernismo más cruento. Aunque es cierto que el que la racionalidad no se acepte como desveladora del presente, parece una tara con la que hemos de convivir los que defendemos el discurso incluyente de la racionalidad (irracionalista incluida) frente a la descomposición excluyente de la no-racionalidad (irracionalista excluida). Porque no hay que perder de vista que hay una racionalidad del racionalismo y una racionalidad del irracionalismo. Y desde ambas se construye el análisis del mito. Hacerlo narratívamente no le convierte a Jon en más moderno, si no en actual, ahora que el story telling se ha puesto de moda. Otra cosa es que podamos o sepamos discutir sobre qué sea racionalidad. El pesimismo postmodernista no parece ser capaz de describir un punto de partida, ¿quién puede entonces marcarse metas desde él, menos aún buscar algún consenso?.

    La clave de la relación entre ambos personajes la das justamente tú, quizás una revelación inconsciente (!!) cuando escribes ; “El primero es poeta y ensayista de éxito y acaba de escribir su primera(?) novela siguiendo de cerca a unas tempranas Memorias. Es, además, catedrático de filología hispánica y ha sido servidor del Estado en el ámbito cultural. El segundo no;..”. En esto sí que soy posmoderno, a cada cual lo suyo.

    Atentamente,

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] comentario de Teo Millán a mi post sobre Juaristi y Ugarte, que por error aparece como comentario a otro post, me parece conveniente copiar literalmente, aunque no en su totalidad, la contraportada del Libro […]

  2. […] info] Juan Urrutia: Hace ocho meses explicaba que me sentía hecho un chaval pues se agolpaban las publicaciones nuevas que, aunque no fueran extraordinarias, sabían a bocanada de aire fresco. Pues bien me acabo de […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.