Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Construcción vacía - OteizaLa campaña electoral no está siendo ni excitante ni divertida. Por otro lado no me molesta tanto como otras veces quizá porque todos los partidos parecerían querer pasar desapercibidos a pesar de los debates. Sin embargo me he sentido molesto con un par de declaraciones biográficas que supongo a nadie le han extrañado. J.M. García Margallo y F. Sosa Wagner han obviado expresamente (una contracción en los términos de esta expresión que me gusta) su paso por Bilbao y por el País Vasco como si su sola mención fuera un desdoro. Yo conocí a ambos en Bilbao y lo recuerdo muy bien. A José Manuel le conocí mucho pues empezamos juntos los estudios de Empresariales y Derecho en lo que se llamaba La Comercial de Deusto. Nos hicimos bastante amigos y le debo la poca destreza que yo pueda exhibir como proel de velero pequeño. Aunque nunca me dejó empuñar la caña pasé unos días maravillosos invitado en su casa de Donosti saliendo a navegar todos los días. Recuerdo que también discutíamos mucho sobre la fuente última de la autoridad del Derecho. Luego dejó la Comercial y se concentró en el Derecho haciendo los dos últimos cursos en uno, creo que para no perderse la convocatoria de no sé qué oposición. Luego yo me fuí a estudiar por ahí y ciertamente no Derecho ni tampoco empresariales, sino Economía. Para cuando regresé a Bilbao y tuve mi primer trabajo en la facultad de Económicas (en Sarriko) ya estaba allí Paco como profesor no numerario de Derecho Administrativo en la Cátreda de Ramón Martín Mateo, y pronto pasaría a ser nombrado Rector. Así como José Manuel vivía en el Colegio Mayor de Deusto, Paco, ya casado, vivía en una preciosa casita de Algorta, municipio de Guecho. No fueron pocos los años en los que pertenecimos al mismo claustro; hasta que la carrera académica le llevó a otros lugares que no recuerdo. Me asombra que cuando estos días ambos han tenido ocasión de comentar su procedencia y años de formación hayan mencionado de todo menos su paso por Bilbao en años que yo creería muy cruciales en su biografía. Reconozco que me indigna un poco. Me siento herido en mi bilbainismo.

«Ni rastro de Bilbao» recibió 0 desde que se publicó el jueves 22 de mayo de 2014 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.