Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Netiqueta y fraternidad

La discusión sobre la identidad de los Exploradores Electrónicos (EE.EE.) parece terminada con la idea de que deberí­a tratarse de una netiqueta más que de un tratado comercial.

Pero no es fácil rematar a no ser que sepamos con precisión lo que implica la netiqueta que buscamos. Desde luego que los puntos citados por DU son importantes, pero necesitamos algo como una función generadora de implicaciones adicionales cada vez que se necesitan.

A este efecto me permito sugerir alguna cosilla. Me gustarí­a proponer que los EE.EE. se conviertan en una comunidad fraternal. Qué es la fraternidad es cosa no muy fácil de elucidar. Hace ya años traté de circuscribirla a partir de la amistad aristotélica esa especie de argamasa de la sociedad que de existir dejarí­a sin trabajo a la justicia. En esos momentos no dejé de acordarme de la amistad que uní­a a La Boetie y a Montaigne (“C ´était lui, c ´était moi”). Pero lo que me interesaba era ser un poco más analí­tico y hablar de fraternidad como una especie de amistad (Teleia Philia) generalizada que pudiera constituir la mismí­sima base de una polis que se sostiene a sí­ misma.

Se tratarí­a de una comunidad que se rige por convenciones establecidas evolutivamente por sí­ mismas y que dotan a esa comundiada de su identidad. Cuales sean esas convenciones dependen de las condicines iniciales del un proceso deinámico que rige el contacto entre las personas que componen la comunidad y de la naturaleza especí­fica de ese proceso. Esto es lo que proporcionaba a la idea su caracter de generador de prácticas sociales.

En los tiempos en que me interesé en estas cosas me intrigó la figura del maestro de la que hablaba Emilio Lledó en Memoria de la Etica (Taurus, Madrid,1994) y que he incorporado a El Capitalismo que Viene ( que espero vea la luz pronto). Creo recordar que maestro era, para Lledó, el que, conociendo la dinánmica del proceso puede tocar una pequeña tecla y desencadenar una reacción que acabe donde él quiere. Ese maestro es lo que hoy llamamos mumi o anfitrión.

Y durante este último fin de semana las noticias sobre el congreso de teólogos Juan XXIII nos han remitido a la noción de hospitalidad como forma de generar ideas sobre la inmigración. Esto me ha hecho favorecer la idea de anfitrión. Pero con una novedad y es que el anfitrión que me interesa es el que hace la vida fácil a todos pero procura que entre ellos y, en todo caso, con respecto a él, el trato entre los invitados sea el que corresponde a extrajeros. Es decir heimatlos y siempre presto a iniciar un nuevo mito fundador.

Seguiremos.

«Netiqueta y fraternidad» recibió 1 desde que se publicó el Lunes 10 de Septiembre de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] la espera, que ésta podía haber sido mucho más breve si el culo hubiera mostrado un poco de esa fraternidad que nos distingue a los humanos de las cucarachas. Para cuando finalmente el personal que atiende a […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.