Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Mis hermanos italianos

Mi relación personal con la Internacional Situacionista (IS) es muy tenue. En mis años mozos pasé un verano en Oxford antes de ir a los USA para mi doctorado. Mr Elliot, un impresionante gentleman aburrido me enseñó casi todo el inglés que sé; pero lo que recuerdo tenuamente, pero con interés, es a un jóven tutor que no me enseñó nada de inglés pero me inició en su manera situacionista de ver la vida, una visión, más o menos relacionada con nombres italianos, que me sedujo, pero que pronto abandoné por la del 68, previo paso por la filosofí­a analí­tica que estudiaba a hurtadillas en Blackwells, esa librerí­a mí­tica en la que se deleita Alex de la Iglesia (un italiano de Bilbao) en su última pelí­cula.

Claro que más tarde leí­ la Sociedad del Espéctáculo de Debord sobre la que incluso creo haber escrito en algún lado que no recuerdo un pequeño comentario. Pero aparte de esto no me preocupé nunca más de la IS. Hasta hace unos dí­as.

Ahora estoy hojeando, una vez leí­da la contraportada, un librito (Los situacionistas, Acuarela y A.Machado) de Mario Perniola al respecto escrito en el 72, pero que me llega ahora, 10 años después de que coincidiera con él en los cursos de verano de El Escorial, organizados por Jorge Lozano con la ayuda de Amelia Osma.

Lo que ahora creo descubrir en eso que estaba en el ambiente en mi verdadera juventud, allí­ por el principio de los 60, es algo que nunca ha dejado, no ya de interesarme, sino realmente de inspirarme. Se trata del rechazo radical del poder.

Después de leer a Perniola, en este año comemorativo del mayo aquel del 68 que tanto se nos reprocha ahora, una vez muerta la nueva economí­ ­a con la explosión de la burbuja punto com y entendida finalmente la potencia de la blogosfera y, en general, de las nuevas tecnologí­ ­as, es de agradecer que alguien que ha vivido esa época que alumbró el posmodernismo con ayuda de un poco de French Theory, nos entregue un trabajo en el 2004 que nos ayuda a entender la capacidad revolucionaria de esta época de una manera más simple que la que usan Hurdt y Negri en su Imperio. Me refiero a Sabios, Comerciantes y Guerreros ( Acuarela y A. Machado) escrito por Franco Berardi (Bifo), un sobreviviente de potere operaio

No he tenido más remedio, en este caso, que ir más allá de la contraportada aunque me he limitado a leer la última parte en la que, entre otras cosas, me he encontrado con un canto a la fraternidad que ha redimido a mis ojos ese capí­ ­tulo de El Capitalismo que Viene que tanto disgusta a Natalia.

Aunque con matices que responden a diferentes historias personales , entre Bifo y yo hay una secreta fraternidad que nos hace ver la enorme potencia de un capitalismo en el que triunfa la competencia de verdad. Estoy encantado de intentar ir más lejos que mi hermano mayor en mi explicación minuciosa de cómo es este capitalismo propio de la sociedad del conocimiento, ciértamente global y que hace uso intensivo de las nuevas tecnologí­as, puede ser el que libere a los sabios de su exclavización por parte de los comerciantes que no quieren entender y de los guerreros que quieren imponer la fuerza, sin darme cuenta de que ese Capitalismo que Viene es mi explicación a mi rechazo intuitivo del poder, de todo poder incluí­do, claro está, el operaio.

El resto del libro se lo dejo a Michele Boldrin, otro hermano italiano, menor en este caso, que va integrando su pensamiento en su teorí­a económica y ésta en su vida como mejor puede sin dejar de recordar su pasado con sentimientos muy encontrados.

Es que estos italianos están muy bien. Créanme. Son como hermanos y esto es siempre algo aunque se acabe como los hijos de King Lear.

«Mis hermanos italianos» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 22 de Febrero de 2008 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] así leí en relación a los situacionistas de los que hablaba el otro día aunque no lo reflejo en ese […]

  2. […] sensibilidad está muy cerca del situacionismo y ahí nos encontramos los […]

  3. […] horas bajas no era el Libro de Job sino su glosa ensayística por parte de Toni Negri, otro de mis hermanos italianos. En segundo lugar, no lo encuentro en donde creía que estaba y no sé dónde buscar. Hasta […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.