Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Mikel Laboa

Murió ya hace un mes. Le conocía a través de su mujer- Marisol Bastida, profesora de Economía- y sentía por él una simpatía inexplicable.

No había tenido trato asiduo con él y por lo tanto nunca se presentó la ocasión de conocer bien su carácter o sus ideas. Pero escuché sus canciones hasta la extenuaión durante interminables viajes en automóvil.

Era como si me dieran un chute de alguna sustancia antidepresiva. Curioso pues su música y su letra no son especialmente alegres, sino más bien lo contrario. Quizá lo son, alegres, en un sentido nietzschiano pues su música me consuela tanto como las más lúgubres elucubraciones de aquel hombre solitario al que, sin embargo, no imagino tomando vinos en el Antiguo.

La última vez que le escuché fue como acompañante de Bob Dylan en un concierto en la noche húmeda de una palya donostiarra propicia a la verdad. Y allí cantó- creo recordar- su canción quizá más conocida. Txoria Txori.

He aquí su letra traducida al castelleno:

Si le hubiera cortado las alas
habría sido mío,
no habria escapado.

Pero así,
habría dejado de ser pájaro.

Y yo…
yo lo que amaba era un pájaro

Y como pequeño homenaje a esta gran persona; pero sobre todo porque al escucharla me enorgullezgo de ser vasco, aquí tienen la letra original de esa canción que no puede sustituir a la esperiencia de escucharla en euskera y en vivo o, al menos, en una tarde de verano conduciendo por ahí con la ventana abierta y el viento en la cara:

Hegoak ebaki banizkio
nerea izango zen,
ez zuen aldegingo.
Bainan, honela
ez zen gehiago txoria izango
eta nik…
txoria nuen maite.

«Mikel Laboa» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 18 de Enero de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.