Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Más sabiduría del taxi

Aunque Elvira Lindo nos prevenía contra la utilización del taxi (o más bien del taxista) como inspiración del articulista, no tengo más remedio que caer en ese vicio una vez más. Debe ser porque uso mucho este servicio público. De hecho mi indice de precios al consumo (IPC) personal está basado en una cesta de la compra compuesta practicamente al 100% por libros y taxis. Y, por cierto, ha subido mucho más que el IPC general a pesar de la subida del precio de los alimentos.

Pues bien, mi conversación con un jóven taxista el otro dí­a me resultó muy reveladora en realción al mundo al que vamos y del que no nos podemos librar. Verán

Nada más empezar la carrera le avisa un compañero que la Ertzantza está en la curva de ( y aquí­ menciona un nombre que no pillo) para cazar a todos los que se desví­an de la autoví­a hacia Barakaldo y toman la variante del Txorrieri para ir, o bien hacia el aeropuerto, o bien hacia Bilbao por los túneles, y hacen la “pirula” de no meterse en la salida del desví­o hasta el último segundo para evitar la cola que se forma en ese punto.

El primer comentario del jóven taxista es muy prometedor. Comenta que lo único que quieren estos ertzainas es la recaudación de las multas por hacer esa pirula. Lo revisten de argumentos éticos y de seguridad ya que te adelantas ilegalmente a otros y pones en riesgo la seguridad vial. Pero aunque la pirula sea hecha en un momento que no hay nadie te piden los papeles y te enredan hasta que acaban multándote. No está mal visto y la imagen que proyecta de la Ertzantza se parece a la de la pollicí­a de Coslada o a la del sheriff de Honeydripping de John Sayles. No sé si es así­ en realidad pero la cosa no suena bien.

Pero me suena mejor que el segundo comentario consecuencia del anterior. La Ertzantza serí­a muy diferente de la policí­a municipal de Getxo con la que los taxista colaboran. Ellos avisan de cualquier desmán o tropelí­a de jóvenes desbocados a a los municipales y éstos hacen la vista gorda ante las “pirulas” de los taxistas. No sé si esto es colaboración ciudadana o delación de confidentes. Esta última nunca me ha gustado.

Pero la conversación continúa y, finalmente, me desvela el sentido de la crí­tica social de este jóven. Se trata de perros. Parece ser que las ordenazas municipales dicen algo sobre estos animales de compañí­a. En un piso de menos de noventa metros cuadrados solo puedes tener un perro, no dos o más. Y para sacarlo o sacarlos a pasear debes cumplir normas distintas dependiendo del tipo de perro de que se trate. Si, como el el caso del taxista, tienes varios perros potencialmente peligrosos, has de llevarlos con bozal y con una correa de menos de un metro de larga. Y esto le parece tonto al jóven que no para de hablar después de haber salvado la trampa de la Ertzantza. “Y es que eso es tonto”, me dice, “pues mi perro, que sí­ que es potencialmente peligroso, en realidad no ataca a nadie y nunca ha lanzado un bocado a ningún otro perro o animal o ser humano”.

Esta es la clave. Los jóvenes no entienden no ser tratados de manera personalizada y rechazan serlo de forma genérica. Y ¿ saben qué? Creo que tienen razón, máxime cuamdo ahora estas cosas se pueden hacer. Yo, como él, querrí­a tener un carnet de “pirulero” aceptable, otro de confidente renuente con objeción de conciencia y un tercero como extraordinario criador de perros que pueden pasearse libremente.

Y es que todo esto se puede hacer ahora ya con nuestras nuevas tecnológí­as. No es que sea un individualista desorejado. No, lo que quiero es formar pare del primer pueblo que lleva el individualismo hasta donde se puede siempre que no incordiemos al vecino: una bonita comunidad a la que me gustarí­a pertenecer.

«Más sabiduría del taxi» recibió 2 desde que se publicó el Martes 20 de Mayo de 2008 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Ya formas parte… o en realidad formas parte de su proceso de construcción. Bienvenido a las Indias Electrónicas en transición hacia nueva Venecia!

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] el blog me doy cuenta que mi interés en la sabiduría viene de antiguo (aquí y aquí) aunque muy recientemente parece que ha vuelto a mi cabeza aunque con un tinte más específico […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.