Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Mafias y luchas de poder

Ya he dejado el curso de Ronda y he llegado a Estepona con una última aventura serrana. En el taxi que me volvía a la realidad hemos encontrado una pintora inglesa al borde de la carretera desesperada porque el coche no le respondía pero no podía llamar a la grúa porque ya no tenía saldo en el móvil. Le hemos recogido y le hemos llevado a la Vistilla. Así termina esta sensación que gracias a la hospitalidad de la RMR me ha hecho pasar unos días creativamente exóticos.

Ahora paso a cumplir una de mis promesas blogueras.

La semana pasada mi mujer tuvo un encontronazo con la intersección entre dos mafias. Todo comenzó con su petición al Sr.taxista de que apagara la radio para no oir un programa sobre dolores genitales. Al negarse el taxista ella se bajó del taxi negándose a su vez a pagar la bajada de bandera y los pocos céntimos que el taxímetro podría haber acumulado. La policía municipal intervino dando la razón al taxista y amenazando a mi mujer con una denunciarle si, como fue el caso, mi mujer continuaba negándose a pagar. Ella está aterrorizada ante la posibilidad de encontrarse de nuevo con un miembro de una u otra de esas dos mafias con las que le tocó enfrentarse.

Al día siguiente nos tocó ir al notario y por descuido olvidamos llevar con nosotros las escrituras que daban fe de que mi mujer era la que tenía poderes para firmar. Lo arreglamos haciendo perder el tiempo a alguien que tenía esa escritura pero la gran bronca que nos echó una de las pasantes del notario me hizo pensar en la pequeña e inofensiva mafia de ese tipo de personal laboral que se aprovechan del poder que les otorga el conocimiento de esos detalles.

Pensé que Ronda acabaría con mi paranoia pero comentarios de una ponente del curso sobre la transformación de los museos de hoy en día en una caja de exposiciones temporales montadas sobre las obras que se intercambian entre ellos y que dependen de la figura del comisario, me devolvió a la idea de luchas de poder entre mafias que matan por apoderarse de rentas allí donde éstas se generen.

No tuve más remedio que obligarme a recordar que no hay cultura que valga si no nos oponemos a esas rentas introduciendo la competencia.

Recordé a un Foucault que no se asustaría de nada de esto pues ya sabía que todo es cuestión de poder y que éste juego del poder se juega entre grupos. Y decidí llamarles mafias como una licencia que me parece expresiva.

Solo nos queda conformar nuestra propia mafia. No hay otra.

«Mafias y luchas de poder» recibió 1 desde que se publicó el miércoles 13 de julio de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] el taxista que me trajo de Ronda a este hotel Villa Padierna. No se parecía en nada al taxista al que se enfrentó mi mujer. David […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.