Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

LV: Los economistas y las rentas

En los últimos años hemos aprendido que no siempre es este el caso y que hay complicadas tramas de grupos de poder que consiguen generar, capturar y sostener rentas en perjuicio de aquellos grupos que simplemente compiten en el mercado y acaban ganando solo su coste de oportunidad

DilbertUna de las razones que hacen de las crisis algo confuso para los economistas es que nunca son puramente económicas sino que, en general, son también políticas y sociales. El ejemplo del euro nos muestra palpablemente que, en la eurozona, el problema es sobre todo político. Pero es que, además, debemos profundizar en el aspecto social de toda la actividad económica y, en particular, en el entramado de lo que se llama la búsqueda de rentas (rent seeking). Las rentas son esos ingresos de un agente económico que consideramos injustificados debido a que están por encima de su coste de oportunidad. Este coste de oportunidad es lo que ese agente ganaría en competencia y coincide con lo que ganaría en lo segundo que mejor sabe hacer ya que cualquier exceso sobre esa cantidad atraería inmediatamente a la competencia. Es por lo tanto natural que sea la falta de competencia lo que genera rentas de modo que asociamos éstas inmediatamente con los monopolios y con quien, como el Estado, concede muchos de ellos. Pero en los últimos años hemos aprendido que no siempre es este el caso y que hay complicadas tramas de grupos de poder que consiguen generar, capturar y sostener rentas en perjuicio de aquellos grupos que simplemente compiten en el mercado y acaban ganando solo su coste de oportunidad.

Pensemos en los sueldos desmesurados de los CEOs de grandes empresas privadas y preguntémonos también si los economistas académicos no son también uno de esos grupos que buscan y consiguen rentas basándose en sus presuntos conocimientos cabalísticos cuya inteligencia nadie niega. Si pretendo centrarme en CEOs y en economistas es porque en ambos casos pienso que ni la resaca de la crisis va a acabar con las rentas de unos y otros. Podríamos decir, siguiendo lo que Noah Smith dice respecto a los economistas en su artículo del Atlantic de junio 4, que unos y otros, aunque como grupo no son homogéneos y aunque están a menudo equivocados en sus decisiones o sus visiones, realizan unas funciones que todavía pueden ser útiles. No discutiré la utilidad de los CEOs pues en el mundo casi todos los sectores adolecen de falta de competencia y ese toque de poder de mercado puede permitir que alguien con las dotes adecuadas pueda conseguir para la compañía que dirige y sus accionistas una renta apreciable que justificaría el componente de renta de su sueldo.

Pero hace ya tiempo que es imposible evitar la discusión sobre la utilidad de los economistas académicos como asesores de política económica. Ellos son los primeros en dudar de sí mismos. Como recuerda el citado Noah Smith, Greg Mankiw (de Harvard) dijo

«después de un cuarto de siglo como economista profesional tengo una confesión a hacer: desconozco un montón acerca de la economía. Es más, el área de la economía a la que he dedicado la mayoría de mi energía y esfuerzo -las subidas y bajadas de los ciclos económicos- es donde más a menudo me encuentro frente a importantes cuestiones sin respuestas obvias».

En estas condiciones parecería natural que la economía fuera un mundo en el que florece la competencia intelectual. Y sin embargo también aquí observamos la existencia de rentas. Y es que, a pesar de todos los pesares, hay economistas que, como un buen CEO, generan una mayor confianza entre el público. No se trata tanto de que esos economistas tengan un mejor CV que otros como de su mayor capacidad «literaria». Como nadie cuenta con datos suficientes para poder proceder a la manera de científicos duros, unos economistas académicos se distinguen de otros básicamente por su potencia narrativa reflejada a veces por su capacidad de escribir dentro de una tradición especialmente reverenciada y a veces por su osadía en romper la tradición y convertirse en heraldos de una nueva narrativa. Me atrevo a afirmar que las rentas están ahí esperando a estos últimos ante el horror de los primeros.

«LV: Los economistas y las rentas» recibió 0 desde que se publicó el sábado 22 de junio de 2013 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.