Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Los adultescentes y las rentas

Bajo el tí­tulo La destrucción o el amor Vicente Verdú nos contaba el otro dí­a en El Paí­s cómo puede ser horroroso librarte de un hijo ya mayor apalancado en casa. Si abandona finalmente el hogar, éste se convierte en el infierno de dos viejos contemplándose horrorizados por esa dejadez que les hace permanecer juntos y que no es sino signo de la impotencia.

Con independencia de que esta reflexión nos debiera hacer pensar sobre otras cosas, lo que me interesa ahora es verla como una redistribución de rentas. El hijo, o hija, adultescente se beneficia de una especie de renta de situación que le permite vivir de la sopa boba.

Y los padres ya mayores se benefician de la compañí­a quizá alegre, quizá escesivamente ruidosa, pero siempre una salvaguarda ante el peligro que representa tener que mirarse a la cara todo el tiempo. Otra renta de (la misma) situación.

Cuando el adulescente se marcha de casa, la renta total desaparece. El adulescente vive peor y los padres, el viejo matrimonio, también. El nivel de la renta de situación, como suma de ambas rentas, ha disminuido en detrimento de todos.

Un caso raro aunque uno deberí­a reconocer situaciones similares a nuestro alrededor, una situación que habrí­a que examinar con mayor cuidado para acompañarlo al estudio de la disipación de rentas en el que estoy empeñado y al que he dedicado no solo El Capitalismo que Viene ( ver archivo de publicaciones), sino también no pocos comentarios de este blog como, por ejemplo, el que seguí­a a otro más largo en el que trataba de responder a Juaristi

«Los adultescentes y las rentas» recibió 0 desde que se publicó el Martes 4 de Diciembre de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.