Lo español

por | lunes 26 de marzo de 2007

J.L., mi semiólogo favorito, estaba el otro dí­a tan enfadado con la manera en que trata el paí­s a los mejores que despotricaba contra ese paí­s, España, con verdadera inteligencia.

Decí­a que se trata del efecto Manrique. Citaba como de pasada “nuestras vidas son como los rí­os que van a dar al mar”, aqui se paraba un momento y apoyándose en un gesto, añadí­a “coma, que es el morir”

Esa coma nos dio para mucho. Prepara la explicación como si fuera necesaria, como si no fuera obvio que el mar es el fin. Y por otro lado esa coma abre la puerta a lo tremendo: la muerte.

Tremendismo y obviedad hacen de este paí­s nuestro algo casi invivible.